Blogs, Opinión / 9 de septiembre de 2013

Bajo las “faldas” de Francisco

Resulta curioso: todo el mundo está tratando de buscarle explicaciones prácticas a lo ocurrido con el Doctor Tomás Campenni en la Feria del Libro de Junín quien, además de insultarme en plena conferencia, mando a su hijo con un jabón para que me lave la boca antes de hablar (bien mafioso). Dentro de la Iglesia hubo y hay personajes que yo llamaría “Los ‘odiadores’ de Bergoglio” (ahora todos reconvertido en “amantes”), gente conservadora que se escuda en los pasillos eclesiásticos para mantener el poder. Puede ser que Campenni estuviera enojado por alguna nota. Sin embargo, su discurso despectivo hacia mí, mi trabajo y el libro que se estaba presentando, delata algo más que el aprovechamiento de una situación puntual para hacer un descargo.

Estos señores se creen y creyeron siempre dueños de todo, incluso de la religión. Les molesta que alguien por fuera del círculo (este también debe ser rojo) no sólo escriba un libro sobre el Papa sino que dirija el diario católico más importante del país.

Bajo las “faldas” de Francisco viene una oleada de inquisidores que aprovechan los aires nuevos implantados por el Papa para fortalecerse y retroceder el tiempo. Hay que tener mucho cuidado con ellos y no simplificar las cuestiones.