Blogs, Opinión / 3 de octubre de 2013

El negocio de “matar” a Scioli

Mientras Karina y Daniel juegan a convertirse en los Kennedy criollos, Sergio Massa y Cristina Kirchner preparan los disparos.

Daniel Scioli quiso que Sergio Massa hiciera el trabajo sucio de desplazar a Cristina Kirchner. Por eso le prestó al Intendente de Tigre su equipo de campaña (SAVAGLIO + Nueva Comunicación). Nunca lo blanquearon pero de ahí salió el (+a). Su idea original era la fórmula Scioli presidente y Massa gobernador. La viuda de Néstor los dejó hacer porque cualquier cosa era mejor que una unión entre el Intendente de Tigre y el Gobernador antes de las PASO. ¿Qué ocurrió? Se ve que a Scioli no le gustan las películas de terror y evitó Frankenstein: tu creación siempre te supera y se independiza. Si Massa gana por más de diez puntos quienes podrían terminar negociando son la señora de las calzas y Sergio, dejando al motonauta con el pincel en la mano. Para la presidenta seria un negocio redondo. No es lo mismo arreglar con un hombre que tiene estructura y es visto como sucesor natural, que con uno cuyas bases, más allá de todo éxito, resultan menos sólidas. Desesperado, el Gobernador volvió a prestar su equipo que en un arranque de creatividad creó el (MI) y está haciendo piezas iguales a las que diseñó para Macri y el propio Daniel (otro alarde de creatividad). Claro que hay algo que no le contaron a Insaurralde: con la excusa de “Tenés que ganar protagonismo” lo están largando a la parrilla publicitaria solo como Pinochet en el día del amigo. Saben que le costará remontar la cuesta y por eso, haciéndole creer que debe concentrar los reflectores, salen de cuadro y desaparecen de las fotos. Rápida de reflejos, Cristina ve toda esta movida como una forma de matar a Scioli, mientras Massa habla con todos y empieza a pensar que en una de esas no podría llegar a la Rosada sin pasar por La Plata. Los tríos siempre dan sorpresas y Daniel Scioli podría ser víctima de una emboscada histórica.