Política / 9 de diciembre de 2013

La ex de Capitanich: “Esa mujer se apropió de mi familia”

Sandra Mendoza se siente desplazada por la tutora de sus hijas, Fernanda Iogna. Se separó de “Coqui” en el 2009. Carrió es su amiga.

Por |

Sandra Mendoza, la ex de Capitanich, es amiga de Carrió. "Lilita me ayudó mucho en un momento muy difícil para mí", aseguró.

Sandra Mendoza y Fernanda Iogna eran amigas. Muy amigas. La confianza era tal que la diputada chaqueña la nombró madrina de Jorgelina, su hija menor, cuando nació en 1998 y la eligió como colega –ambas son kinesiólogas– para escribir el libro “Rehabilitación Cardiorrespiratoria”. Hoy Sandra no la quiere. Su desprecio es tal que cuando sus amigas le preguntan por Iogna ella responde sin vueltas: “Esa mujer se apropió de mi familia. Y no es la novia de Coqui. Eso es mentira”.

Atrás quedaron los años en que compartían la pasión por la kinesiología en el Hospital Durand. Esa vocación las llevó a donar 20.000 dólares para crear un centro de rehabilitación cardiorrespiratoria. “El centro de rehabilitación pulmonar más importante de Latinoamérica”, según exageró Mendoza ante la Legislatura provincial chaqueña en 2007. Hoy Sandra afirma en su entorno que Iogna conoce el mundo gracias a Coqui. “Viajó por todos lados, hasta se fue a Nueva York”, se indigna.

La tutora comparte domicilio con José María Romero, un contador de 59 años divorciado y que tiene una consultora económica. Un secretario de Capitanich confirmó a esta revista que Iogna y Romero conviven hace 15 años. “Ella es la mujer de mayor confianza de Capitanich. Creo que vienen las hijas y después ella”, detalla la voz que conoce a “Coqui” hace más de diez años. Cuidar a las hijas del jefe de Gabinete no es la única labor de Fernanda Iogna. Además trabaja en el hospital Durand como kinesióloga y suele dar charlas sobre esa especialidad.

Las diferencias entre Iogna y Mendoza comenzaron el 21 de noviembre de 2009, cuando Jorge Capitanich se quedó con la tenencia de las hijas de Sandra. Hasta ese momento, las adolescentes vivían con su madre en las torres Quartier Demaría, en Godoy Cruz y Cerviño, en Palermo.

Sandra-Mendoza-20101024

Tras la separación, las chicas se mudaron a otra torre en el barrio de Belgrano. Fue en ese momento cuando Iogna pasó a ser la tutora de Jorgelina y Guillermina.

Antes, Capitanich logró declarar a Mendoza como una persona “peligrosa para la integridad de sus dos hijas” con una pequeña ayuda de la Justicia chaqueña. La información figura en el expediente número 3.843 del Juzgado de Familia Nº 6 de Resistencia.

Lo curioso es que para la Justicia, Mendoza no está en condiciones de criar a sus hijas, pero sí puede ser diputada nacional, debatir en el Congreso y sancionar leyes. No solo eso: el propio Capitanich, que la declaró peligrosa para sus hijas, la incluyó en la misma lista de candidatos que él en las últimas elecciones legislativas. En su entorno dicen que fue porque tracciona votos.

¿Cómo se entiende que el jefe de Gabinete la considere peligrosa pero la respalde políticamente? A pesar de las restricciones, Mendoza tiene autorizadas visitas programadas para ver a sus hijas.