La Balanza / 23 de enero de 2014

Verónica Perdomo

Su hermana oficia de asistente, no la deja ni a sol ni a sombra y le sugiere lo que tiene que decir.