Política / 14 de marzo de 2014

Triunfó la barbarie

Piqueteros portuarios golpean y tiran de un puente a un muchacho que quería pasar porque llevaba al hospital a su mujer embarazada quien sufría una pérdida. No conformes con esto, le roban la moto, la plata que tenía encima, la campera y el celular. En Lanús, matan a un joven de 30 años en la […]

Piqueteros portuarios golpean y tiran de un puente a un muchacho que quería pasar porque llevaba al hospital a su mujer embarazada quien sufría una pérdida. No conformes con esto, le roban la moto, la plata que tenía encima, la campera y el celular.

En Lanús, matan a un joven de 30 años en la puerta de su casa para robarle la camioneta.

Unos 650 barrabravas, muchos de ellos con prontuarios que harían sonrojar a Al Capone, van a viajar al mundial de Brasil “bancados” con aportes de diferentes sectores ligados a la política.

El Vicepresidente de la Nación jaqueado por las denuncias de corrupción, juega al sudoku en plena sesión del Senado.

En la provincia de Buenos Aires 3 millones de chicos siguen sin clase porque los docentes se cansaron de que les paguen sueldos indignos.

El distrito gobernado por el candidato con mayor intención de voto es elegido por los narcos como cómodo y glamoroso refugio para ellos y sus familias.

Mientras tanto, los políticos continúan con su “rosca” interna unos, y otros discutiendo si se deben juntar o no con tal o cual.

Si Sarmiento pudiera ver esta Argentina, comprobaría con dolor que lejos de su anhelo, en nuestro querido país, por sobre la civilización, triunfó la barbarie.