Menú
Sociedad / 15 de abril de 2014

¿La Biblia predijo la “luna de sangre”?

Luna de sangre: ¿presagio apocalíptico o malinterpreación de la Biblia?

Comenzó la era de las “cuatro lunas de sangre”. Sinónimo para muchos de teorías sobre el fin del mundo y profecías apocalípticas, el eclipse total de Luna de anoche fue el primero de un período poco habitual que no se producía desde hace más de una década y que no volverá a tener lugar hasta dentro de otros diez.

A lo largo de la historia, este fenómeno siempre estuvo rodeado de supersticiones y referencias a profecías sobre desastres naturales de gran magnitud y con tintes propios del fin del mundo. Aunque el color rojizo que adquiere la luna tiene una explicación física, hay quienes mantienen la creencia de que estos eclipses está relacionados directamente con fatalidades.

Si al temor que provocaba el tono rojo entre las sociedades antiguas le sumamos los pasajes bíblicos apocalípticos tenemos la combinación perfecta para la consolidación de estas teorías. En los Hechos de los apóstoles de la Biblia católica, en la que Dios dice: “Y yo te mostraré maravillas en el Cielo arriba y en la corteza de la Tierra, el sol será tapado y la luna a sangre antes del increíble día de la venida del Señor”.

Pero no hace falta remontarse a la Biblia para encontrar referencias a las lunas rojas como causa del fin del mundo. En el libro “Cuatro lunas de sangre”, el predicador estadounidense John Hagee sugiere una vinculación. Según recoge el New York Daily News, durante los sermones a sus seguidores aseguró en más de una ocasión que cada lunas de sangre sucede en un día religiosamente significativo.

Según Hagee, el eclipse total de Luna de este martes 15 de abril ocurrió durante las Pascuas. El próximo, el del 8 de octubre, tendrá lugar durante la fiesta judía de los Tabernáculos o el Sucot (esta festividad conmemora las vicisitudes del pueblo judío después de su salida de Egipto liderados Moisés). Los dos últimos, el 4 de abril y el 28 de septiembre del 2015, volverán a coincidir con Semana Santa y con el Sucot.

Hagee, que cree que Dios está tratando de comunicarse con los humanos a través de estos signos celestiales, también ha encontrado conexiones entre tétradas pasados y acontecimientos importantes de la historia del pueblo judío. Por ejemplo, en el año 1493, las cuatro lunas de sangre se produjeron durante la expulsión de los judíos de los reinos de Castilla y de Aragón. En 1949, otras cuatro lunas de sangre tuvieron lugar poco después de la fundación del Estado de Israel. Y, por último, las que ocurrieron en 1967 coincidieron con la Guerra de los Seis Días que enfrentó a Israel con una coalición árabe.

Foto: AFP.
Foto: AFP.

La explicación física.

A pesar de todas las teorías y profecías, el color rojizo de la luna durante estos eclipses tiene una explicación desde la física. Las partículas atmosféricas refractan la luz del sol y solo dejan pasar la luz roja que dará a la Luna ese extraño resplandor, algo que para algunos tiene connotaciones apocalípticas. Sin embargo, es el mismo fenómeno que tiñe el cielo de anaranjado en el amanecer o el atardecer.

Un eclipse de Luna sólo ocurre durante una noche de luna llena cuando el Sol, la Tierra y la Luna están perfectamente alineados, y la Tierra está entre el Sol y la Luna. “Describiría a las tétradas como un suceso que ocurre frecuentemente en el actual patrón de eclipses lunares”, explicó Fred Espenak, un experto en eclipses en la NASA, según publicó La Voz de Galicia.