Política / 16 de junio de 2014

EXCLUSIVO. DESDE NUEVA YORK.

Quién es el negociador “buitre” que desafía a CFK

Newman es el número uno del fondo Elliott. “Espero estar hablando con CFK a través de esta entrevista”, había asegurado antes del fallo.

Por

Mano a mano. NOTICIAS entrevistó a Newman en sus oficinas del centro neoyorquino. Es el lugarteniente de Paul Singer, el fundador de Elliott.

El peor de los escenarios posibles para la Argentina se conoció esta mañana. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el pedido de apelación del gobierno nacional en el caso de los denominados fondos buitres. A pocos minutos de que se supiera la decisión, uno de los titulares de los Holdouts, Jay Newman, habló con la revista Apertura y aseguró: “Esto pudo haberse resuelto en meses y no en años y años”.

Newman es el número uno de Inversiones de Elliott, que tiene cerca de US$ 1000 millones de bonos en default. Había sido entrevistado por NOTICIAS en noviembre del año pasado, y planteó la voluntad de negociación con el Gobierno argentino, y el interes, entre otras cuestiones, del yacimiento petrolífero Vaca Muerta. “Nunca quiso negociar con nosotros – dijo en referencia a Cristina Kirchner-. Esto pudo haberse resuelto en meses y no en años y años. Debería estar cerrado antes de que el actual gobierno se vaya”, aseguró Newman. “No pedimos que el país pague una deuda si no puede hacerlo. Si el Gobierno viniera y nos dijera: ‘Podemos pagar parte en cash, parte en bonos’, entonces, sería el inicio de una buena conversación”.

“Todavía, hay mucho tiempo para alcanzar un acuerdo. De hecho, un convenio negociado con los tenedores de los bonos en default es la mejor manera de que esta disputa puede resolverse. Se dio demasiada importancia al caso que llegó a la Corte. Pero cualquiera hubiera sido la decisión, la Argentina tendrá que elegir, de inmediato, cómo quiere definir el asunto. Tendrá que negociar, eventualmente, una solución”.

En el trigésimo piso de una moderna torre en la 40ª West de la calle 57 en Nueva York, a cuadras del Central Park, se encuentra la sede del enigmático fondo buitre que tantos dolores de cabeza le ha dado al Gobierno, Elliott Management. Ahí, en una oficina que se parece más a un lujoso salón VIP en un aeropuerto internacional que a la famosa bolsa de comercio de Wall Street, opera el fondo de inversión del misterioso billonario Paul Singer que, luego de una década de silenzio stampa, decidió hablar por primera vez con un medio argentino. Fue en noviembre del año pasado.

Físicamente, Newman no podría distar más del arquetípico especulador financiero o del agresivo buitre al que Cristina tantas veces fustigó desde el atril. Flaco y alto, se lo percibe un poco frágil, casi lánguido. Susurrante y tímido frente a la cámara, el buitre accedió a posar por primera vez para un medio gráfico y nerviosamente se paró frente a una ventana con Nueva York de fondo. Luego de un par de fotos, se sentó a la mesa con un vasito de plástico con café y recuperó su autoestima.

que-es-elliot

Noticias: ¿Están dispuestos a sentarse a negociar con el gobierno argentino el tema de la deuda?
Jay Newman: Hace diez años que estamos intentando negociar con el gobierno argentino. Esto viene desde antes del primer canje de deuda del 2005, cuando cené con Guillermo Nielsen y tuvimos una nutrida conversación donde le expliqué que tenía que participar la mayor cantidad de bonistas y que tenía que sentarse a charlar con ellos, que necesitaban tener una negociación de buena fe. Pero la Argentina rompió el molde. Lo que hizo el Gobierno fue algo inédito que, francamente, no se vio nunca. Fue unilateral, nos dijeron “les ofrecemos esto, acéptenlo porque es su única oportunidad. Si no lo toman, nunca les vamos a pagar un centavo y para nosotros ustedes van a dejar de existir”. El valor de aquella oferta era de más o menos 25 centavos por dólar adeudado y nosotros les dijimos que creíamos que muchos de los acreedores internacionales no iban a acceder, y que en vez de dictar condiciones deberían sentarse a negociar.

Noticias: ¿Tenían un número en mente?
Newman: Y no, sin haber hecho ningún análisis ni haber discutido la capacidad de pago de la Argentina no podés saber cuál es el valor justo, uno tiene que tener la mente abierta y darse cuenta de lo que tiene sentido y lo que no.

Noticias: Claro, pero la oferta no los convencía.
Newman: Exacto, y por eso el nivel de participación que consiguió la Argentina fue inusualmente bajo, con el 74% de los acreedores accediendo al canje, comparado con el 95% o 96% que se consigue cuando las partes negocian. Lo interesante de ese 74% de participación es que más o menos 50% eran acreedores e instituciones argentinas que no tenían opción. Del 26% restante, la gran mayoría eran acreedores extranjeros, lo que quiere decir que de los prestamistas internacionales, la mitad no accedió al canje.

Noticias: ¿De qué tipo de números estamos hablando?
Newman: El número que más veces hemos escuchado es de 80.000 millones de dólares, así que tenedores de aproximadamente 60.000 millones reestructuraron, mientras que más o menos 20.000 millones quedaron afuera. Y, fiel a su palabra, a partir de la reestructuración del 2005 el gobierno de los Kirchner cortó toda comunicación con sus acreedores. Fue entonces cuando decidimos litigar.

Noticias: Vayamos a hoy, usted acaba de decir que están dispuestos a negociar, ¿qué tipo de condiciones aceptarían para llegar a un acuerdo?
Newman: No me parece apropiado negociar a través de la prensa, y comprendo que otras personas pueden pensar distinto.

Noticias: Bueno, pero hablando desde un punto de vista más amplio…
Newman: Tenemos ideas de lo que nos gustaría ver, pero no quiero especular sobre lo que el gobierno argentino pueda aceptar, ni de cómo evolucionarían esas negociaciones. Lo importante acá es que si tuviéramos la oportunidad de sentarnos con el gobierno argentino, esta disputa la solucionamos en una tarde. Y no estoy siendo metafórico, no es tan descabellado si uno acepta la premisa de que este conflicto tiene que resolverse ya.

Noticias: Imagino que está al tanto de que Axel Kicillof ha sido designado ministro de Economía. ¿Ha tenido alguna comunicación con él desde entonces, anteriormente, o en algún momento?
Newman: Con figuras del Gobierno solo hemos tenido contacto con Nielsen, con Hernán Lorenzino y con el entonces embajador Alfredo Chiaradía (fue embajador argentino en los EE.UU. del 2010 al 2011, cuando fue reemplazado por Jorge Argüello), con quien discutimos, en detalle, los beneficios para la Argentina de resolver su disputa con los bonistas holdout y las posibles formas que podría tomar tal acuerdo. Con todo respeto, no quiero hablar de un posible acuerdo aquí, con la prensa, ya que lo más apropiado sería hacerlo en conversación directa con el Gobierno y en privado.

Noticias: Pero, ¿no tuvieron otra oferta de canje en el 2010? ¿No hablaron con alguien del Gobierno esa vez?
Newman: No, otra vez fue una oferta unilateral que además no solo no era mejor que la del 2005, sino peor. En todo ese tiempo, cada vez que veía a los abogados de la Argentina, del bufete Cleary Gottlieb, les pedía que le informaran a su cliente que estábamos listos para sentarnos a hablar.

Noticias: ¿Y qué pasó?
Newman: Cada vez fue lo mismo, nos decían “se lo diremos a nuestro cliente” y después nada, ni un llamado, ni una reacción. Después de que cerrara el canje del 2010, tuve la oportunidad de reunirme con Hernán Lorenzino, quien ocupaba el cargo de ministro de Economía. Discutíamos la posibilidad de tener una negociación. No era una negociación, era una discusión sobre negociar.

Noticias: Una “metanegociación”.
Newman: (Ríe). Sí, con un ministro. Pareció siempre muy abierto a la posibilidad y yo le expliqué lo mismo que estoy diciendo aquí, es clave tener una franca discusión que involucre a todos los bonistas que quedan, porque no somos los únicos. El tema es que, y creo que la gran mayoría de los holdouts estarían de acuerdo, nadie espera que la Argentina llegue a un acuerdo que implique pagar todo en cash. La idea es que sea una combinación de cash y nuevos bonos u otros instrumentos.

Newman, ya sonriente y contento de que el camarógrafo se haya retirado, se relaja y habla con soltura. Su discurso lo viene puliendo desde hace años, haciendo sintonía fina para adaptarse a las coyunturas del momento. Lo nuevo para él es hablar con los medios, mucho más uno argentino. Hace unos meses Elliott Management finalmente decidió dar su versión a los medios, primero publicando una columna en el prestigioso Financial Times para luego dar una entrevista con la señal de cable de negocios con mayor rating en los Estados Unidos, CNBC.

Hartos de ser denostados como especuladores y buitres, en el fondo de Singer cambiaron los virulentos ataques que le propinaban al Gobierno desde el ámbito legal por intentos públicos de reconciliación y acercamiento.

Al preguntarle cuales serían los beneficios para la Argentina si el gobierno de CFK negociara un acuerdo, Newman enumera los mayores problemas del modelo económico K: inflación, escasez de dólares y la brecha con el dólar blue, baja productividad, tasas de interés altísimas que imposibilitan el financiamiento privado de inversiones productivas, falta de inversión extranjera, todos temas que mejorarían si el Gobierno se amigara con los holdouts, argumenta. Pero sus ojos brillan cuando toca un tema al que vuelve recurrentemente: Vaca Muerta.

Newman: La Argentina ganaría mucho resolviendo este tema, ya que demostraría frente al mundo, y no solo ante posibles prestamistas sino también ante instituciones y grandes empresas a las cuales les interesa invertir en el país, que la política económica estimula la inversión. ¿Por qué importa esto? Porque la Argentina tiene uno de los mayores yacimientos de petróleo y gas del mundo.

Noticias: Vaca Muerta.
Newman: Sí, Vaca Muerta. Los datos que hemos visto indican que para poder explorar y finalmente comercializar esos recursos hacen falta inversiones de entre 50.000 y 100.000 millones de dólares. Eso no va a suceder hasta que la Argentina demuestre que es un destino amistoso para el capital extranjero. Hoy en día, el Gobierno gasta más o menos 10.000 millones de dólares importando gas para abastecerse. Para nosotros, no tiene sentido que la Argentina sea un importador neto de hidrocarburos, sino que debería estar exportándolos.

Carta de presentación. Pero, ¿qué es exactamente este fondo buitre? Elliott es un “hedge fund”, un tipo de fondo de inversión que se dedica a manejar plata propia y ajena aplicando estrategias financieras “alternativas”. Elliott tiene una cartera de aproximadamente 22.000 millones de dólares y se dedica a todo tipo de inversiones, pero es más conocido por sus agresivas apuestas en deuda de países en default o al borde de él.

“Elliott maneja el dinero de miles de inversores entre los cuales se encuentran fondos de jubilaciones y pensiones de empleados municipales, estatales, y de empresas privadas. También invertimos el dinero de fundaciones filantrópicas y de universidades”, explica Newman ante la pregunta de qué piensa cuando escucha que CFK los acusa de ser especuladores financieros radicados en las Islas Caimán que buscan apropiarse de las riquezas de países al borde del abismo, comprando bonos por un valor de remate o embargando bienes ilegítimamente, como se dio con la Fragata Libertad en Ghana.

“Se ha personificado la lucha entre el gobierno argentino y los holdouts hablando de nuestro fondo, mientras que existen miles de bonistas italianos que invirtieron mucho antes del default, algunos de ellos poniendo gran parte de sus ahorros. También están metidos varios acreedores argentinos y otros fondos de inversión”, cuenta Newman.

Cuando se le pregunta quién es Paul Singer, Newman responde diplomáticamente y con pocas palabras. “Paul fundó nuestro fondo”, explica, “y en una manera más amplia está involucrado en todo lo que hacemos. Pero este fondo lleva más de 35 años haciendo lo mismo, somos mas de 300 personas con oficinas en Nueva York, Londres, Hong Kong y Tokio”. Singer, un billonario de bajo perfil cuya fortuna valuó la revista Forbes en 125.000 millones de dólares, se hizo conocido invirtiendo en bonos de países en bancarrota, ganándole un millonario juicio a Perú en el 2000 y, luego de descubrir casos de corrupción, forzando pagos del Congo.Más allá de que representa un pequeño porcentaje de su cartera, la Argentina sigue siendo una espina clavada para Singer y Newman.

Elliott ya cuenta con varios triunfos legales contra la Argentina, desde los fallos del juez Thomas Griesa a los de la cámara de apelaciones en Nueva York. En octubre, la Corte Suprema de los Estados Unidos decidió no tomar el caso, abriéndoles la puerta a los abogados del Gobierno a seguir buscando alternativas. Newman muestra optimismo: “La estrategia legal de los abogados del Gobierno está fracasando”, dice. Pero él no quiere ganar en la Corte, quiere sacarse la espina y cobrar.

Noticias: Después de las elecciones parlamentarias de octubre, donde el oficialismo sufrió una dura derrota, Sergio Massa y Daniel Scioli, sumados a Mauricio Macri, surgen como los mayores candidatos a quedarse con la presidencia en el 2015. Si pudiera hablar con alguno de ellos, o con Cristina Kirchner ahora mismo, ¿qué les diría?
Newman: Espero estar hablando con ellos a través de ustedes, y con la misma presidenta Kirchner. Les diría que estamos con ganas de sentarnos a resolver esta disputa y explicaría que es un tema de suma importancia para el desarrollo económico de la Argentina. El Gobierno puede decidir si quiere o no acceder a los mercados internacionales de deuda, pero resolviendo este pleito daría una señal positiva a inversores extranjeros, ayudaría a reducir la inflación, a que entren más dólares y, sobre todo, abriría las puertas al desarrollo de Vaca Muerta, creando miles o tal vez decenas de miles de puestos de trabajo. Nos beneficiaría a nosotros, sí, pero mucho más al Estado argentino, a las provincias, las ciudades, los empresarios, y la gente del país.

(*) El autor es PERIODISTA de NOTICIAS. Escribe desde Nueva York. Fotos: Miguel Rajmil (Desde Nueva York)