Política / 15 de noviembre de 2014

El asesoramiento político de Cirio

Por

Jesica Wanda Judith Cirio está cada día más entusiasmada con ser la primera dama bonaerense. Tiene un equipo de consultores a su disposición y decidió centralizar su agenda de actividades en el equipo de comunicación de su flamante esposo, Martín Insaurralde. Tan decidida está a meterse en el mundillo de la política que, de hecho, ya la están asesorando para que imite la campaña de Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto, presidente mexicano y primera dama de ese país. Rivera es una ex actriz y fue clave en la campaña de su marido, a través de la campaña “lo que mis ojos ven mi corazón siente”: ella lo seguía a todos lados con una camarita que registraba todo. A Cirio le encantó la idea y ya decidió que va a imitar esa campaña para tratar de sumar votos a su marido.

El giro político de la modelo y vedette ya está en marcha.

Mensaje. Cirio tiene un asesor full time. Se llama Luciano Elizalde, es investigador del Conicet y director de la maestría en gestión de la comunicación de la Universidad Austral. La acompaña desde hace casi un año y es quien le propuso que imitara la campaña de Peña Nieto y su esposa Rivera. Además de asesorarla en comunicación, el experto la ayuda a mejorar su oratoria. Algunos de los consejos de Elizalde tuvieron sus frutos. Luego del casamiento, Cirio volvió a bailar en “ShowMatch” y se animó a bromear con Marcelo Tinelli acerca del color naranja de la ropa que llevaba puesta, en una obvia alusión al tono que usa el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, en su campaña. No le importó que su marido todavía no haya definido si irá con Scioli o con el diputado Sergio Massa.

En el entorno de Insaurralde aseguran que la modelo estará muy presente en la campaña. Lo acompañará en las recorridas por el interior donde dará notas a todos los medios locales para reforzar las ideas del candidato a gobernador. A Insaurralde la gusta la idea y sabe, además, que la figura de Cirio en el interior tiene un impacto impresionante. Lo comprobaron en julio pasado cuando su ahora esposa lo acompañó a Lincoln a revolver una paella en un acto de campaña. “Se quedó impactada con el fervor de la gente”, cuentan sus asesores.

Cirio también está metida en la estrategia estética de la campaña. Le aconseja a su marido qué ropa usar. Los trajes, zapatos y camisas ahora los elige ella.

A una semana de su casamiento con poca presencia de políticos, Cirio se decide a ayudar sin concesiones a su marido para llegar a la gobernación. Su principal objetivo es convertirse en primera dama.