Sociedad / 15 de noviembre de 2014

El favor de Bergoglio a la viuda de Escobar

Cuando la familia del capo narco colombiano Pablo Escobar estuvo detenida en Argentina, el hijo, Juan Pablo, prometió durante los días que pasó tras las rejas que se casaría con su novia, Andrea. En su último libro “Pablo Escobar, mi padre”, cuenta que “en la cárcel pensaba todo el día en Andrea”.

“Por estar a mi lado abandonó su carrera, su familia, sus amigas, su identidad, su patria; lo dejó todo por mí. Por todo esto, en ese primer verano en prisión decidí que era el momento de proponerle matrimonio”, relata el hijo del capo narco y relata un favor que les hizo el ahora Papa Francisco.

“En diciembre de 2002 honré mi palabra y contraje matrimonio con Andrea. Se nos ocurrió hacer la ceremonia a cielo abierto en un hotel pero surgió el problema de que ese tipo de eventos estaba prohibido por la Iglesia Católica argentina. Como siempre, mi madre intervino y logró lo imposible: el obispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio autorizó la boda. Contra toda posibilidad, mi mamá logró hablar con el ahora Papa Francisco”.