Menú
Sociedad / 9 de mayo de 2015

Reina Victoria

Por

DESTRONADA. Dijo que no veía a la participante trans como mujer y se peleó con Sofía Gala. Enojada, dejó el reality y se llevó el sillón del panel.

Victoria Vanucci jura que fue idea de la producción de Gran Hermano y no suya. Que ellos querían diferenciarla porque no iba a ser panelista sino invitada especial. Pero el sillón en el que ella se sentaba en los debates era propio, sacado de su flamante boutique de lencería en la Avenida Alvear. Tan de ella era el sillón que lo mandó a buscar el miércoles 6 a la mañana, cuando amenazó con no volver al programa después de una acalorada pelea con Sofía Gala y una ola de repudio por su mirada sobre Valeria, la participante trans de GH. Vanucci se muestra ahora como una señora mucho más conservadora de lo que se hubiera esperado en sus tiempos de vedette y chica escandalosa.
El sillón partió, en la parte de atrás de una camioneta. La periodista Analía Franchín registró la salida del mueble en Twitter. El sillón ya era un símbolo. “No fue de cabrona, de verdad no sé si voy a seguir”, insiste Vanucci. Es que sentada en su trono, mientras el resto del panel se acomoda en sillas iguales, la ex modelo logró un ruidoso regreso y ella y el asiento ya tienen nuevas propuestas. La quieren con sillón y todo en “Showmatch”. Se reunió el jueves 7 y evalúa la propuesta. ¿Para sumarse al jurado? Ahora que lanzó su línea de ropa interior, Vanucci quiere dedicarse a criticar moda. A eso volvería a Gran Hermano, si es que logran convencerla. “Estoy viendo. Hay grandes propuestas de muchos lados. Y a la boutique le está yendo cada vez mejor y requiere más tiempo”, explica ella.
Mientras deshoja la margarita de su futuro laboral, Vanucci tiene invitación para almorzar el domingo con Mirtha Legrand. Allí no necesita llevar su propio asiento.

Seguí a Marina en Twitter: @mabiuso

En NOTICIAS de esta semana “La reconversión de Vanucci. Ahora paqueta y conservadora”.

Conseguí tu revista online

En esta nota: