Opinión / 14 de junio de 2015

En un triple y polémico cabeza a cabeza, el PRO se quedó sin fiesta

Por

miguel del sel elecciones

Con un virtual doble y hasta triple empate, que se resolverá con el recuento definitivo en la semana, la tendencia -que no alcanza a definir aún legalmente al gobernador- señala una performance de Miguel Del Sel buena, aunque tibia e insuficiente. Teniendo en cuenta el desgaste del oficialismo socialista, que carga con el desborde del narcotráfico en Rosario y otros centros urbanos santafesinos, el cabeza a cabeza que marcaron las urnas evidencia la falta de impacto del candidato PRO como oferta renovadora. Tampoco es buena señal ver cómo los votos radicales del Frente Progresista Cívico y Social no parecen haber sido seducidos por el macrismo luego de las PASO provinciales. Y ni hablar del exitoso desempeño de Perotti, el tapado candidato que puso el FPV, quien logró diluir la polarización mal anunciada en Santa Fe, y le dio a la Casa Rosada otro argumento electoral para exhibir musculatura de cara a las presidenciales.

En el arranque de la semana clave en la carrera electoral nacional, donde se cierran las listas que definen las grandes candidaturas del año, el stand up medio triste de Del Sel le pincha varios globos a Macri, que si no logra negociar muy hábilmente con el massismo en fuga, se queda con pocas armas disponibles para pulsear contra el gran cuco del Cristinismo resucitado, que ya parece -una vez más- capaz de llevarse puestos a todos y todas.

En esta nota: