Menú
Opinión / 16 de agosto de 2015

Macri-Massa: el pacto para cambiar la historia

Un triunfo de la oposición en primera vuelta parece imposible. Por qué Massa no se baja. ¿Hay acuerdo con Macri?

Por

elecciones 2015 macri massa
PASO A PASO. Macri, Michetti, Carrió y aliados el domingo 9. Los contactos con Massa comenzaron esa misma noche. El triunfo no parece tan fácil.

Mauricio Macri se clava los ojos eléctricos en el espejo, acomoda el saco desde las solapas con un gesto mecánico y suspira, ensayando la sonrisa de rigor. Más allá del pasillo, la sala está repleta de periodistas, de curiosos y de activistas del PRO alarmadísimos por el rumor sobre lo que va a suceder en minutos más. Desde el comando de campaña macrista llamaron con urgencia a una conferencia de prensa con la única y misteriosa promesa de “hacer un anuncio que va a cambiar la historia”. Se especula con una jugada marketinera de campaña, también con un “carpetazo” contra Daniel Scioli y con dos palabras que nadie puede creer y ningún vocero confirma: “Se baja”.
Macri entra sin mirar especialmente a nadie, se agarra del atril y va derecho al grano:
-La República nos exige darlo todo sin pensar en nuestras ambiciones ni costos personales. Hay que cambiar la historia, ése es el mensaje de la mayoría de los argentinos en las urnas. Resigno mi candidatura a Presidente de la Nación para garantizar un triunfo contundente de la oposición y llamo a votar por Sergio Massa el 25 de octubre…
La escena precedente jamás va a ocurrir. Sin embargo, en un sentido estrictamente matemático, representaría la única chance considerable de que la oposición triunfara en primera vuelta. El propio Sergio Massa, mientras explica que no abandona la carrera porque buena parte de sus votos irían a parar a Scioli, sostiene que, por el contrario, los de Macri irían casi por completo a su boleta, porque son anti K puros, y esa circunstancia le permitiría también mantener en gran medida los cosechados por José Manuel de la Sota contra él mismo en las PASO (y que en el escenario actual podrían migrar en interesante proporción al Frente para la Victoria).
Claro que, en política, rara vez dos más dos resulta cuatro. Lo más seguro es que semejante actitud le reportaría a Macri más fama de cobarde que de patriota y ello pondría fin a una carrera por el poder que, aun perdiendo, lo ubicaría como virtual máximo jefe opositor y presidenciable para la próxima.
De todos modos, lo que más se hace a estas horas en los equipos de campaña son cuentas. Las matemáticas son como las brujas: que las hay, las hay.

* JEFE de redacción de NOTICIAS.

Seguí a Edi en Twitter: @zuninoticias