Menú
Política / 5 de febrero de 2016

Alejandro Biondini: “Estoy más equilibrado y maduro”

Por

BIONDINI HOY. Más “equilibrado y maduro” y con la ilusión de que la sociedad lo absuelva.

Alejandro Biondini, quizás el político más odiado de la historia del país, hoy sueña con cambiar su imagen.”Ahora estoy más equilibrado y maduro”, se sincera. Una y otra vez, niega cualquier afiliación al nazismo.

Lo rechaza desde el momento en que, hace más de veinte años, se dio cuenta que ese brazo en alto y la esvástica iban a perdudar en la retina de la sociedad durante más tiempo de lo que había imaginado. “A mí me gustaría que cuando alguien me vea piense: ahí va Biondini, un profundo nacionalista con amor por la Patria”, se ilusiona el político. Según su versión, el pecó de inocente al hacer gestos y afirmaciones que se podían malinterpretar. La endeble excusa es que en verdad representaban símbolos milenarios, hindúes y romanos, y no reivindicaciones del Tercer Reich. “El problema es que con temas tabú fui demasiado sincero. Y en la sociedad hay una doble vara: no se juzga las cosas que se dicen sino quién las dice”.
Noticias: Entonces, ¿está en contra del nazismo?
Biondini: Estoy en las antípodas de eso. No coincido en absoluto con la política racista o antisemita que se aplicó durante el hitlerismo.
Noticias: ¿Fue malo Hitler?
Biondini: Estamos totalmente en contra del genocidio que hizo en Alemania. Siempre lo he dicho.
Noticias: Si siempre lo dijo, ¿por que se piensa que usted es nazi?
Biondini: La verdad no lo sé. A mi me parece un disparate que yo haya estado más años proscripto que Perón. Hubo una desproporción exagerada con mi persona que no se comparece con la realidad. Siempre fui un tipo absolutamente común. No puedo creer que haya gente que piense que soy un monstruo o un peligro para el país, si toda la vida viví bajo la doctrina de Perón.
Sin embargo reconoce que el retrato que la mayoría tiene de él justamente es el que pretende borrar. Le duele. “Quiero cambiar mi imagen. Muchos fueron injustos conmigo”, sostiene el político. Biondini, que afirma que llegó al otoño de su vida, sueña con dejar la conducción de su partido, Bandera Vecinal –que hoy en día cuenta con 25 mil afiliados en el país y un periódico mensual–, libre de toda sospecha. “Ahora que tengo 60 años, y con tanta agua bajo el puente, espero que estos próximos años me dejen un poco más tranquilo”, dice, transformado.

Seguí a Juan Luis en Twitter: @juanelegonzalez