Menú
Política / 20 de octubre de 2016

El show de los “besos guionados” entre Macri y Awada

El Presidente y su esposa le copiaron a los Obama la manía de mimarse en público y frente a las cámaras. Los casos más famosos.

Por

Awada besa a Macri antes del discurso del Presidente ante la ONU, en Nueva York.

Hace algunas semanas, Macri explicó en una reunión de amigos por qué Awada será otra vez importante para apuntalar a los suyos en la campaña del 2017.
–Sin ella yo nunca hubiera llegado a ser Presidente –dijo.
La irrupción de Awada en la carrera presidencial del año pasado, el recorrido tomados de la mano por cuanto programa de televisión quisiera contar con la parejita, la manera en que ella lo convertía en un esposo enamorado y un padre embobado con su hija Antonia, todo fue pura ganancia en la aritmética electoral del gurú Durán Barba. En la biografía “Juliana”, publicada por Planeta, el ecuatoriano incluso reconoció que el apasionado beso que Awada le dio a Macri cuando terminó el debate presidencial con Scioli fue idea de ella, previamente acordada y ensayada con el equipo comunicacional del PRO. Lo mismo puede decirse del beso que acaparó, otra vez, todas las miradas antes del discurso que el Presidente brindó ante la ONU en Nueva York. Amor y marketing.
Los Macri le copiaron a los Obama esa manía de besarse en público, que estrenó la pareja estadounidense en su primera campaña presidencial del 2008. Y algo más: el uso y abuso de las redes sociales, tan criticado por los políticos nostálgicos, es otra costumbre del PRO inspirada en el marketing obamista. Al Instagram por el que Juliana hoy difunde sus actividades pronto se le agregaría una cuenta de Snapchat y una de Facebook, señal clara de que está en campaña.