Zoom / 23 de octubre de 2016

Bajo tierra

El paso del tifón Sarika obligó a más de 12 mil personas a escapar de Manila, la capital de Filipinas. Mientras tanto, una de las familias que perdió su casa debe vivir bajo un puente (foto). La tormenta, que tuvo ráfagas de más de 200 kilómetros por hora, provocó la muerte de dos personas, destruyó edificios y tumbó árboles.