Cine / 24 de noviembre de 2016

Día de la Bastilla

Por

★★★1/2 Una locura: un agente duro e incorrecto debe hacer dúo con un carterista en París para evitar un atentado tremendo. Más allá de las vueltas de tuerca de la trama y malos por todas partes, el dúo es de una simpatía notable, las escenas de acción tienen nervio y en su decidido enfoque de clase B, la película se divierte con todas las variables posibles y la libertad de ir donde se desee. Hay momentos buenísimos. Si hubiera más espacio, le subiría la calificación. Haga de cuenta.