On Demand / 5 de febrero de 2017

Miedo profundo

Por

★★★★ Collet-Serra filma cada vez mejor. Después de la excelente “Una noche para sobrevivir”, hace este cuento aparentemente simple: una surfista queda a unos 150 metros de la playa, en una roca, y aparece un tiburón blanco asesino que le impide salir de ahí. Elementos mínimos implican que hay que manejar mucho el suspenso para que sigamos viendo, y eso sucede. No sólo Blake Lively tiene una actuación extraordinaria dándole realidad a la situación y al mundo que la película presenta con contundencia ante nuestros ojos, sino que el realizador no se priva de la ironía y del humor negro para mantener nuestra atención. Al mismo tiempo una enorme fantasía oscura rodada a pleno sol y una declaración de amor por el arte cinematográfico. Puro juego que deja sin aire al espectador. El tiburón mete miedo en serio, buen discípulo del abuelo que creó Spielberg.