Cine / 27 de abril de 2017

Mío o de nadie

Por

Denise Di Novi ha sido la productora de gran parte de la obra de Tim Burton, y su papel no era conseguir dinero sino aportar creativamente. Así que era interesante ver qué hacía como directora. Esta es una película en realidad “chica”, de esas que no serían demasiado conocidas a no ser por un elenco de famosos. Un hombre deja a su mujer, forma pareja con otra y, en el medio, está la hija de la primera. La ex es ultracelosa y no puede aceptar la situación. El resultado es una escalada que lleva a la violencia casi fantástica. Sí, algo como “Atracción Fatal” en tiempos de corrección política. Y aquí no es ni el elenco (que está bien, especialmente Dawson), ni la historia (con sus lugares comunes y todo) sino que el suspenso no funciona. Simple y claro: no termina de importarnos ni la ex, ni la actual, ni la hija ni el marido, cuyo temple nos recuerda el sabor del nabo. Oportunidad perdida.

En esta nota: