Menú
Zoom / 7 de mayo de 2017

Buen Cristiano

Odioso pero implacable, fue la pesadilla del Aleti y su arquero Jan Oblak, con un hat-trick que prácticamente pone al Real en las finales de la Champions.

“El buen cristiano debe realizar una oración al levantarse”, reza el decálogo del católico practicante. La de él es “Yo soy Cristiano Ronaldo”, que repite frente al espejo recordándose que es un número uno. “Me tienen envidia porque soy rico, guapo y un gran jugador”, dice. Odioso pero implacable, fue la pesadilla del Aleti y su arquero Jan Oblak, con un hat-trick que prácticamente pone al Real en las finales de la Champions.