Teatro / 19 de junio de 2017

“La luz es un pozo”: Alegoría oscura e inteligente

Por

Continúan las funciones de esta propuesta. Aquí, diez engarzadores de joyas trabajan a destajo sin cobrar un sueldo desde hace meses. Ante la demora en los pagos, deciden rebelarse y se plantan en paro hasta que la situación se regularice. Los dueños de la joyería les proponen una insólita solución: aprovechar la ubicación del negocio en microcentro y armar en el sótano del local una mesa de juego clandestino para obtener dinero de manera fácil. La ecuación es riesgosa pero atractiva. La doble jornada humilla a unos y despierta en otros un espacio de liberación.

Con estos ingredientes, las autoras y directoras Paula Acuña y Laura Paredes construyen una alegoría oscura, anclada en la tradición del grotesco criollo, con doce personajes en escena.