Menú
Política / 19 de octubre de 2017

La campaña geriátrica de Menem para extender sus fueros

Intimidad de su última campaña a los 87 años. Su salud y el factor judicial tras la habilitación de la Corte Suprema.

Por

El ex presidente Carlos Saúl Menem se pasea en una camioneta acondicionada para que los vecinos de La Rioja lo vean y lo saluden. El “menemóvil” es una de esos recursos nostálgicos que busca recordarles a sus comprovincianos que ese hombre de 87 años que va sentado y custodiado, fue en otro momento el personaje más poderoso del país.

Menem saluda con esfuerzo, no permiten que mucha gente se acerque. La puerta de la camioneta va abierta, unos plásticos funcionan de baranda y él se apoya allí para mirar a la gente. De vez en cuando hace algún chiste: no perdió el carisma ni la chispa. Pero requiere asistencia para subir y bajarse del vehículo que lo traslada.
Durante los meses previos a la elección, el ex presidente hizo campaña sin saber si la Justicia lo dejaría ser o no candidato.

Finalmente, el lunes 9 de octubre hubo una resolución: la Corte Suprema ratificó que su candidatura era legítima. Menem irá a las urnas, una vez más, para competir por una banca en el Senado.
La novela sobre su postulación empezó antes de las PASO, cuando tres dirigentes de Cambiemos plantearon impugnaciones. Parte del macrismo estaba en desacuerdo con la medida: sabían que intentar bajarlo podía generar un efecto “proscripción” y que Menem lo utilizaría para victimizarse. Aún así, llevaron a cabo la presentación judicial.

En primera instancia prohibieron su participación, pero en la Cámara lo permitieron. La Corte fue la que decidió que el ex presidente pueda volver a participar.

“Es un despropósito. Sobre todo cuando el titular del PJ, Luis Beder Herrera, dijo que lo haría candidato para darle fueros y que no vaya preso”, protesta ante NOTICIAS una de las denunciantes, la representante del Parlasur por La Rioja Marcela Crabbe.

Efectivamente, el ex gobernador Beder Herrera cometió ese exabrupto durante un acto. Y no mostró arrepentimiento meses después, cuando le preguntaron por los fueros del ex presidente. El titular del PJ riojano se sinceró en un programa de radio: “Les cuento una infidencia: en mi gobierno yo había guardado un lugar como juez del Supremo Tribunal, porque yo pensé que a Menem lo iban a querer meter preso por la causa de armas. Y no se puede morir en la cárcel”.

Campaña cuidada. Menem sale poco de su casa del Golf Club de La Rioja. A las recorridas en el “menemóvil” le suma actividades muy puntuales, como la visita a la Universidad Nacional de La Rioja, del martes 10. Siempre acompañado por su hija Zulemita o por su segunda en la lista, la intendenta de Arauco, Florencia López.

Se emociona con cada recorrida, cuando la gente le demuestra su devoción. Le besan las manos, lo abrazan y le hacen regalos.
“Menem ya no decide nada. El que digita todo es Beder Herrera”, protestan desde la oposición. La imagen negativa del propio ex gobernador y la falta de candidatos lo hicieron recurrir al símbolo histórico. Y la jugada le salió muy bien: en las PASO logró el 44,62% de los votos, muy por encima del candidato de Cambiemos, el ex ministro de Defensa Julio Martínez (36,13%).

El ex presidente todavía tiene cuentas pendientes con la Justicia. Tras las elecciones, en Casación darán una resolución por una causa de sobreprecios pagados a sus ex funcionarios durante su gestión en la Nación que lo podría complicar para asumir su banca, si consigue renovarla.

Una vez más, Menem irá a las urnas para conseguir quedarse en el lugar que ostenta desde el 2005 en el Senado. Aún con los achaques propios de su edad y una salud que amenaza, el ex presidente buscará continuar en el Congreso. Si no lo consigue, Beder Herrera tiene preparado un plan B. Sin fueros no se va a quedar.

En esta nota: ,