Menú
Política / 18 de diciembre de 2017

Victoria Donda llevó el cacerolazo al recinto

La diputada, luego de dar su discurso durante el debate por la reforma previsional, sacó la tapa de una cacerola, una cuchara y comenzó a golpeala.

“Espero que el gobierno no sea sordo y escuche lo que está pasando en la calle y evite aumentar el número de pobres en este país”, afirmó la diputada Victoria Donda minutos después de haber cerrado su discurso con un cacerolazo adentro del recinto de la Cámara de Diputados, emulando lo que estaba sucediendo en muchos barrios de la Ciudad de Buenos Aires, del conurbano bonaerense y en las capitales de varias provincias del interior del país. Incluso, las cacerolas llegaron hasta la puerta de la Quinta de Olivos.

La diputada tomó la palabra cuando le tocó su turno, durante el debate por la reforma previsional. Habó de los tristes incidentes que se dieron la semana pasada y el lunes por la tarde, que dejó cientos de heridos (civiles e integrantes de la fuerza de seguridad a cargo del operativo policial). También criticó duramente el proyecto del oficialismo. “Nos quieren tomar de boludos, dicen que beneficia a los jubilados, pero si le vas a pagar menos y las cosas suben y las tarifas suben que me expliquen ¿de qué manera beneficia a los jubilados?”, ironizó.

Mientras tanto, en las calles los cacerolazos comenzaban a escucharse e, incluso, los vecinos del barrio de Congreso decidieron acercarse a las vallas policiales golpeando sus cacerolas y cantando en contra del proyecto que, puertas adentro del recinto el oficialismo seguía haciendo el esfuerzo por aprobar. Donda pidió que el Gobierno escuche a los ciudadano, pero, increíblemente, algunos voceros y diputados del oficialismo enviaron mensajes a algunos periodistas diciendo que “el cacerolazo era a favor en contra de la violencia”. Afuera, los caceroleros le afirmaban a los periodistas que estaban reclamando en contra de la reforma.

Ni bien terminó su discurso, Donda sacó la tapa de una cacerolla, una cuchara y comenzó a golpear ante la vista atónita de todos los diputados presente. Igualmente, su acción no tuvo ningún efecto sobre el oficialismo, quienes continuó sesionando.