Cultura / 29 de diciembre de 2017

Cultura: lo mejor de 2017

Por

Un panorama de todas las áreas de la Cultura con los hechos más relevantes del 2017, seleccionado por nuestros críticos.

 

Arte

La crítica de Arte de NOTICIAS, Victoria Verlichak, destacó las más importantes muestras de arte del año.

-Muestra “Xul Solar. Panactivista” en Museo Nacional de Bellas Artes


Pintor, “escribidor”, músico, astrólogo, inventor, atraído por el derecho y el sincretismo religioso, las matemáticas y la filosofía, el inclasificable Alejandro Xul Solar (San Fernando, 1887 – Tigre, 1963) volvió a sorprender con sus trabajos en Museo Nacional de Bellas Artes. Producida a propósito de los 130 años de su nacimiento y curada acertadamente por Cecilia Rabossi, la espléndida exhibición despliega la obra del místico y utópico Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari, uno de los protagonistas de la vanguardia argentina del siglo XX. Reunió 190 obras, entre acuarelas, témperas, objetos, máscaras, manuscritos, ilustraciones, fotos y documentos personales y está basada en “Xul Solar. Catálogo razonado: obra completa”, publicado en dos volúmenes en 2016, proyecto dirigido por Patricia Artundo e impulsado por la Fundación Pan Klub. La muestra ratificó lo que Borges dijo en 1949: Xul es “(…) Xul Solar es uno de los acontecimientos más singulares de nuestra época. (…) Sus pinturas son documentos del mundo ultraterreno”.

 

“Cómo atrapar el universo en una telaraña” en Museo de Arte Moderno de Buenos Aires


La maravillosa primera exposición individual de Tomás Saraceno (Tucumán, 1973) en un museo de la Argentina se desplegó en dos salas del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, que arriesgó y lo acompañó en la aventura de hacer lo impensado: permitir el trabajo de 7.000 arañas de la especie argentina Parawixia bistriata para producir una instalación con 40 millones de hilos que, bien iluminados, son dibujos en el aire interconectados. Aquí, el interés del talentoso se concentra en la aracnología y la astrofísica con el sonido y las artes visuales. Arañas, polvo cósmico y sonidos son protagonistas de las dos grandes y sutiles instalaciones, curadas por Victoria Noorthoorn y equipo. Arte y tecnología transitan caminos convergentes y el trabajo del artista encarna esa colaboración creativa para la formulación de nuevas ideas. Saraceno es autor de una obra que persigue una quimera, seduciendo y fascinando tanto al público como a la crítica que lo consagró mundialmente. En estas obras resplandecieron las telarañas, los racimos de galaxias y conjuntos que parecen nubes de materia cósmica difusa.

 

“Les visitants, una mirada de Guillermo Kuitca a la colección de la Fondation Cartier pour l’Art Contemporain” en CCK.


“Les visitants”, tiene a Guillermo Kuitca (Buenos Aires, 1961) en el centro de la imponente exhibición. “Les visitants” (palabra inexistente en francés) juega con el sonido de “Les habitants”, muestra de Kuitca con la colección de la Fondation en París en 2014, a propósito del 30° aniversario de la institución. Presenta aquí su visión sobre la colección parisina, incluyendo sus trabajos. Son 23 artistas de trayectoria internacional que dialogan entre sí; la gran cantidad de material compone casi exposiciones individuales de cada uno. Lejos de enunciados políticos, y con distinto grado de intensidad, muchos artistas se ocupan de lo privado. Retratan cierta intimidad, entrañables vínculos familiares, relatos de viaje, un mar de sentimientos como en la conmovedora instalación “Las viudas de Noirmoutier” (cine, video, auriculares, sillas) de Agnes Vardá, que reúne imágenes y testimonios de 14 viudas de marineros de esa isla, a la que la fotógrafa y cineasta iba con su marido, el fallecido cineasta Jacques Demy. Así más de 500 obras dibujan una geografía, con epicentro en Buenos Aires, que se desplaza caprichosamente hacia África, Asia, Brasil, Estados Unidos y Europa. Sí, es el empeño de Kuitca quien invita al espectador a mirar a notables artistas aquí poco difundidos, como David Lynch conocido como cineasta y creador de la serie “Twin Peaks”; sus obras -dibujo, pintura, técnicas mixtas, fotografía de desnudos- están en tres espacios del inmenso centro cultural. La pieza central de toda la exhibición: “El living room de David revisitado” es una instalación casi inmersiva y sonora, el “living room” del propio Kuitca. (hasta el 27/5/2018).

 

“Inoculación” en Fundación Proa


La exhibición de Ai Weiwei (Beijing, 1957) -uno de los artistas más célebres e influyentes del mundo-, en Fundación Proa, subraya y recupera el oficio de antiguas artesanías chinas en madera, cerámica, piedras preciosas, porcelana, seda y bambú frente a la industrialización, imitación y fabricación en serie impulsada por su país. La preocupación del artista y activista en torno a todo tipo de poder y opresión está presente en toda la muestra, “Inoculación”. Ai Weiwei llama la atención con “Por siempre bicicletas” -construida con 1254 bicicletas unidas que parecen estar en movimiento-, desde la vereda de Proa; obra que anticipa el trabajo en colaboración del artista. Reflejo de costumbres en China, la bicicleta representa un medio de transporte y recreación, máquina de producción masiva, vínculo con “Rueda de bicicleta” del Marcel Duchamp. Objetos de la vida cotidiana, aquí lucen casi como una bella escultura abstracta que deleita a los habitantes y visitantes de La Boca, que no paran de sacarse fotos delante de la obra. La exhibición, incluso, permite comprender un poco la diversidad del país más poblado del planeta. Incluso recuerda la múltiple variedad étnica de los más de mil trescientos millones de personas, que en su mayoría son de la etnia Han. “Mapa de China” es un increíble objeto escultórico armado como rompecabezas -con fragmentos del pasado: madera (tieli mu) de templos destruidos (dinastía Qing)- configurando una cartografía “multinacional” del gigante asiático; hasta el 2/4/2018.

 

Teatro

En materia teatral, la opinión del crítico de NOTICIAS Jorge Montiel sobre lo más destacado de la escena en 2017.

“Entre lo mucho, variado e inabarcable que se ofreció sobre los escenarios porteños, y a riesgo de ser injusto en esta apretada síntesis, es justo reconocer la gestión del Teatro Nacional Cervantes, a cargo del actor, cantante, dramaturgo, director y cabal hombre del quehacer escénico Alejandro Tantanian. Logró llenar de público joven el magnífico edificio de Av. Córdoba y Libertad, al incluir en su programación dos autores emblemáticos, antes ignorados en ese coliseo, como fueron la discutible pero exitosa versión conjunta de dos títulos de Copi; más la maratón de textos leídos de Eduardo “Tato” Pavlosvky, en todos los rincones de ese ámbito. Entre otras propuestas.

También corresponde destacar la mega producción conjunta de Susana Giménez y Gustavo Yankelevich para reponer el musical “Sugar” protagonizado por Griselda Siciliani, Nicolás Cabré y Federico D’Elía, con un costoso y bello despliegue, digno o incluso mejor, sin exagerar, que los de sus pares en las carteleras de Broadway o Londres.

Por su parte, el tradicional FIBA, ahora con nuevo director artístico, el periodista, escritor, investigador y gestor cultural Federico Irazabal, se expandió por toda la ciudad con una variada y nutrida agenda a la que sólo le faltó mayor difusión. Justamente en el sector cultura del gobierno porteño, queda pendiente la reapertura del Teatro Alvear, y la expectativa de que el tercer Ministro designado en apenas dos años, Enrique Avogadro, logre darle personalidad, vitalidad y calidad a la propuesta general de la cartera, hasta ahora apoyada, excesivamente, en un sinfín de eventos de dudosa efectividad”.

 

Música

Aquí la selección de nuestra crítica Margarita Zelarayan:

“Los conciertos que brindaron la soprano Diana Damrau y el tenor Javier Camarena fueron puntos muy altos de la temporada del Colón, que permitieron apreciar el arte de dos de los cantantes más extraordinarios de la actualidad.

El gran pianista András Schiff produjo una auténtica ceremonia musical con su interpretación del primer libro de “El clave bien temperado”, de Bach, en el ciclo de la asociación Nuova Harmonia. Y el CCK se consolidó como un espacio con una oferta musical nutrida y de calidad, que incluyó una serie de estupendos conciertos en homenaje a Claudio Monteverdi con dirección de Gabriel Garrido, uno de los máximos especialistas en ese repertorio”.

 

Libros

En materia de libros y literatura se pueden destacar dos premios. El Nobel que recibió Kazuo Ishiguro, un nombre un poco desplazado del centro de la escena que con el premio recuperó algo del brillo que tuvo hace dos décadas. El mayor premio en español, el Cervantes, fue para un escritor querido por todos, el nicaraguüense Sergio Ramírez. Su último libro publicado en la Argentina es “Ya nadie llora por mí”, (Alfaguara).

En cuanto a los libros que se destacaron en el año, la gran sorpresa fue “El salto de papá” de Martín Sivak (Seix Barral), primer libro literario de este periodista, que también fue personaje del año de NOTICIAS.

Otros libros que se destacaron fueron: “Las maldiciones” de Claudia Piñeiro y “La herida” de Jorge Fernández Diaz. El público los apoyo con entusiasmo.

Algunos libros notables del 2017: “Chicos de Varsovia” de Ana Wajszczuk, “El artista más grande del mundo” de Juan José Becerra y la edición del último tomo de los diarios de Piglia “Los diarios de Emilio Renzi”.

Entre las visitas internacionales notables que recibimos están Carlos Ruiz Zafón, Pierre Lemaitre, Alessandro Baricco, Arturo Pérez-Reverte, John M. Coetzee, Bernhard Schlink, John Katzenbach, Javier Cercas y Etgar Keret. Y casi a fin de año deslumbró Margaret Atwood.

También despedimos a dos de nuestros grandes escritores: Ricardo Piglia y Abelardo Castillo.