Política / 30 de diciembre de 2017

Relax PRO: el poder de vacaciones

Dónde veranea el macrismo. Punta del Este, la meca oficial. Las escapadas de Dujovne y Caputo y el adiós de Lilita “hasta marzo”.

Por

Elisa Carrió ya se siente de vacaciones. Sigue en Buenos Aires, pero está más distendida: considera que cumplió su tarea de ponerse al hombro la campaña legislativa y ser un factor fundamental para la victoria amarilla. Aflojó con las tensiones que la tenían a maltraer y ahora se dedica a recibir amigos e invitarlos a comer: sus actividades preferidas. Planea pasar año nuevo en el país y luego viajar a Uruguay, el destino preferido de Cambiemos. “Va a estar todo enero desconectada”, dicen en su entorno. Pero ella se anima a más: “Los veo en marzo… yo creo que hasta marzo no me encuentran”, asegura.
Su descanso no terminará luego de cruzar el charco. Intentó organizar un viaje de un mes a Europa con sus hijos, pero lo suspendió. Se irá a México a ver a Enrique, el mayor.

Pero si el objetivo de Lilita es desconectarse en Punta del Este, tendrá algunos inconvenientes: el vecino país es el destino al que la mayoría del Gabinete piensa ir.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, y su par de Hacienda, Nicolás Dujovne; el secretario presidencial, Fernando de Andreis; el jefe de asesores José Torello; el director de la AFI Gustavo Arribas y su segunda, Silvia Majdalani, son algunos de los funcionarios que eligieron el destino top de Sudamérica.

Luis Caputo en José Ignacio

El ministro de Finanzas, Luis “Toto” Caputo, fue un adelantado. Mientras los demás terminaban de apagar incendios y empezaban a armar las valijas, el funcionario ya descansaba con su familia en las aun más exclusivas playas de José Ignacio. Se hospedaba con amigos en la casa más cercana al faro, esa donde el cocinero Francis Mallmann tuvo su famoso restaurante “Los Negros” y donde una vez paró el mítico Ron Wood, músico de los Rolling Stones. Poco importó que el país estuviese al rojo vivo con las idas y vueltas de la reforma previsional: el ministro de Finanzas lo vivió de lejos.

Dujovne también inauguró la temporada, aunque en su caso irá sólo los fines de semana. Pasó Navidad, hizo ejercicios y disfrutó de las playas de Punta, y el martes 26, de regreso en Capital, defendió a regañadientes la reforma tributaria en la reunión de Comisión en el Congreso. Coincidió en el deporte playero con Caputo: los dos jugaron con sus hijos a la paleta. Tal como sucede con los últimos aumentos del dólar, el ministro también tiene sus escapadas.
Marcos Peña irá a Uruguay. En su entorno son reticentes a dar información, aunque aseguran que estará lejos de las luces de Punta: lo suyo es el relax en los pequeños balnearios de pueblo. El año pasado, NOTICIAS lo encontró en Guazuvirá, a 60 kilómetros de Montevideo.

Marcos Peña en Uruguay

Otro que vuelve al exclusivo destino del Este es Cristian Ritondo, quien por muchos años veraneó en Pinamar. Cansado de los gastos y el mantenimiento que demandaba su casa de la costa, terminó por venderla.

Jorge Macri recibirá el año nuevo en Punta, aunque luego irá a la costa argentina. En el verano 2018 no tendrá el alto perfil del año anterior, cuando empezaba a hacer una campaña que luego sería truncada por Carrió. Ahora, el primo del Presidente sólo se dedicará a descansar.

Pinamar, otro destino predilecto del poder, estará casi desértico en este rubro. Símbolo de esa debacle es que al único que esperan por allí es al siempre polémico diputado salteño Alfredo Olmedo.

Elisa Carrió en Uruguay y México.

Barrio privado

Para el presidente Mauricio Macri ya es un clásico de fin de año. Tras pasar Navidad en su quinta de Los Abrojos se fue hasta Villa La Angostura para internarse en el Country Cumelén, el primer barrio privado del país, adonde el Presidente suele recibir los años nuevos. Junto a la primera dama Juliana Awada y a su hija Antonia, descansan en ese lugar idílico que cuenta con muelle propio y más de 30 hectáreas de bosques de araucarias y arrayanes. Allí también suele descansar su amigo Nicolás Caputo, la reina de Holanda Máxima Zorreguieta y los empresarios Pablo Roemmers, Ignacio Blaquier y Carlos Miguens.

Al cierre de esta edición, el miércoles 27, la gobernadora María Eugenia Vidal emprendía viaje hacia Mar del Plata, adonde hará base durante la primera quincena de enero. El plan es comenzar el año gobernando desde la ciudad balnearia. Luego, el 14, se irá a descansar a Cumelén. La sintonía PRO en su máxima expresión.
El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, buscó un destino más original, aunque también estará encerrado en un country. Irá al club Marayui, cerca de Mar del Plata.

En el Poder Judicial también se toman sus vacaciones, además de la feria de enero. El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, se fue a Rafaela a pasar las fiestas. En su ciudad suele distenderse. Los vecinos están acostumbrados a verlo en bermudas haciendo las compras o trotando cerca de su casa, en el “barrio de las quintas”. Visita bares y se junta con amigos. Todos lo conocen, pero nadie lo molesta.

Ricardo Lorenzetti en Rafaela.

La ministra de Desarrollo, Carolina Stanley, y su marido, el jefe de Gabinete de la Provincia y mano derecha de Vidal, Federico Salvai, son los que más viajarán. Recorrerán los 12.000 kilómetros que separan Buenos Aires de Sydney para hacer un recorrido familiar por Oceanía.

Los que menos se trasladarán son Emilio Monzó y Rogelio Frigerio. Los funcionarios, que forjaron una gran amistad, alquilaron casa en un country de Pacheco. El destino se debe a que el ministro del Interior estará en enero en la Casa Rosada, por lo cual debe ir y venir a la ciudad. Será el bombero de guardia, para apagar un posible incendio.

Otro que no se moverá de su función es Horacio Rodríguez Larreta. En su entorno esperaban ansiosos que su jefe anunciara sus vacaciones para descansar, pero las postergó para más adelante. El jefe de Gobierno de la Ciudad será uno de los pocos de la mesa chica que recibirá el año nuevo en la Capital.