Mundo / 13 de febrero de 2018

Elecciones en Paraguay: Chapulín colorado

Por

Casado en segundas nupcias, dos hijos, 45 años, Mario Benítez Abdo es el candidato presidencial del partido colorado para las elecciones paraguayas de abril. Empresario, la fortuna que posee la heredó mayormente de su padre Mario Abdo, ex secretario privado de Alfredo Stroessner, quien tras la caída de la dictadura, fue procesado por enriquecimiento ilícito (pero fue sobreseído).

Exhibido como un candidato de centro, muchos le reclaman sin embargo que nunca renegó de la dictadura. Por el contrario, la reivindicó en varias oportunidades: aseguró que Stroessner hizo mucho por el país (cuando murió el dictador en el 2006, propuso que se le rinda tributo), aunque aclara que no comparte la violación de los derechos humanos, las torturas y las persecuciones.

Su carrera política se disparó en el 2008, justamente tras la caída de los colorados del poder: fue elegido como vicepresidente del partido, cargo que ocupó hasta los comicios del 2011.En el 2013 encabezó una lista propia para pugnar por una banca en la Cámara de Senadores, y se convirtió en el líder de la disidencia colorada en el Senado, hasta que llegó a la presidencia del bloque en 2015.

Desde entonces trabajó con sus aliados partidarios (el vicepresidente de la República, Juan Afara; el expresidente Nicanor Duarte Frutos; el exvicepresidente y senador Luis Castiglioni; y el presidente de la Cámara de Diputados Hugo Velázquez), para conformar un frente para enfrentar al delfín del oficialismo, Santiago Peña, en las internas coloradas. Y lo venció en diciembre pasado, convirtiéndose en el candidato mejor rankeado para ocupar el sillón presidencial que dejará este año Horacio Cartes.

Noticias: ¿Cómo imagina que será la campaña presidencial en Paraguay?
Mario Abdo Benítez: Espero que sea construida en base a propuestas. En el Partido Colorado hoy tenemos la posibilidad, en base al proceso electoral de internas transparente que hubo, que haya una discusión más abierta, y no solamente encerrado en el partido. Y veo con muchas posibilidades que otras fuerzas políticas acompañen la propuesta colorada. Eso va a ser algo histórico. El Partido Colorado puede protagonizar un proyecto nuevo de país. Es un tiempo en donde los partidos políticos tienen que comenzar a generar consensos por fuera. Eso va también a facilitar que luego del proceso electoral, con esa misma visión, se generen consensos y podamos articular un destino único para el Paraguay. Es parte un poco de lo que yo quiere proponer como eje de una visión estratégica para los próximos años. Un país donde todas las fuerzas políticas se comprometan a liderar un proceso de fortalecimiento institucional. Instituciones fuertes, independientes y recuperadas moralmente. Y donde la nación paraguaya dependa cada vez mas de sus instituciones y cada vez menos de sus liderazgos coyunturales y momentáneos. Que fortalezcamos el concepto de la República.

Noticias: Paraguay se caracterizó muchos años por una brecha importante entre dos clases. Con una casta gobernante que está más alla de todo.

Abdo Benítez: Esa es una visión a la que yo me pongo. El desafío al que invito a que toda la clase política es dejar un país con garantía para todos y con amenazas para nadie. Donde todos seamos iguales. Y eso lo vamos a lograr con un país absolutamente institucionalizado. Este es un primer compromiso que yo tengo como una necesidad histórica de la democracia del Paraguay.
Noticias: Y desde lo económico. ¿Habrá distribución de la riqueza?
Abdo Benítez: En el campo económico hay que seguir buscando la prosperidad y mejorar la calidad de vida. Significa evidentemente construir un modelo más inclusivo. Paraguay viene creciendo en los últimos doce años a un promedio del 4.5 % anual. Sin embargo, a pesar de las crisis regionales que tuvimos, en Argentina y en Brasil, Paraguay tuvo una política económica que permitió mantener niveles de crecimiento constantes. Ahora ¿son suficientes para sacar a nuestra gente de la pobreza extrema? No. Paraguay tiene que crecer aún más, mucho más. Paraguay sigue con altos niveles de pobreza extrema y de desempleo.

Noticias: ¿Educación? ¿Salud?
Abdo Benítez: Tenemos una estructura financiera frágil en términos de inversión en el área de salud, en donde no pasamos del 4.5 % del producto bruto interno (PBI), y en el área de educación. Estos son dos ejes que nosotros tenemos como una necesidad de generar consensos para construir políticas agresivas para carticular mayor y mejor calidad de financiamiento. Es un rol esencial del Estado proveer políticas educativas y también un servicio público de salud eficiente. Y poder generar prosperidad, igualdad y crecimiento. La inversión en salud automáticamente genera mejora la calidad de vida de un pueblo.

Noticias: ¿Apoya el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea?
Abdo Benítez: Definitivamente. Porque son modelos complementarios. Latinoamérica o el Cono Sur han evolucionado mucho, pero sigue siendo proveedor de materias primas, de granos y alimentos. Aunque se ha fortalecido todo un proceso de industrialización de nuestras materias primas. El mundo cada vez más va a ir requiriendo alimentos, de eso hay proyecciones. Y nosotros podemos ser los grandes productores con valor agregado para complementar nuestras economías con las del mundo. De la Unión Europea podemos recibir enorme apoyo en términos de tecnología.

Noticias:¿Cuán importante es el tema corrupción en la campaña?
Abdo Benítez: Es un tema central. Es necesario que se construya una justicia independiente, valiente y comprometida con la Nación y no subordinada al poder. Porque no podemos negar que también es auspicioso, sin hablar de nombres ni de apellidos, cuando la justicia comienza a intervenir e investigar a los poderosos. Yo creo que eso también es un mensaje importante para mejorar la calidad de nuestra representatividad y para que el pueblo vuelva a creer en sus instituciones. Que la justicia funcione fuertemente también es un mensaje interesante para luchar contra la corrupción, que es lo que ha destruido la capacidad de mayor prosperidad de nuestros pueblos. Corrupción e impunidad.

Noticias: Y, pensando en el impeachment a Dilma Rouseff en Brasil, la remoción del ex presidente Lugo en Paraguay, y los procesos judiciales jaquean a Lula Da Silva y Cristina Fernández en Argentina, ¿qué opinión tiene de que los presidentes puedan ser juzgados en ejercicio?
Abdo Benítez: Los juicios políticos son elementos constitucionales. Pero lo bueno para cualquier democracia, para consolidar nuestra consciencia democrática, es que esas herramientas no sean fácilmente utilizables. Y lo que mejor le viene a cualquier proceso democrático es que inicie y que culmine sin ningún sobresalto. Pero son herramientas validas y no podemos cuestionar su legalidad. Pero como demócrata que quiere construir una democracia consolidada e institucional, yo prefiero que los procesos constitucionales culminen.

Noticias: Piñera en Chile; Macri en Argentina; Cartes en Paraguay y Trump en Estados Unidos. Algunos ejemplos de empresarios en el poder. ¿Se viene una época de candidatos que no son nativos de la política?
Abdo Benítez: Es una tendencia. Tal vez también sea consecuencia de las frustraciones. Paraguay hace poco eligió a un cura (Ndr: Lugo), un cura con un modelo populista. Luego el electorado paso a un empresario (Ndr: Cartes). Yo creo que el electorado busca algo diferente cuando no se siente satisfecho por la manera en que se conduce su nación. Y son tendencias que se van moviendo. En un momento, América del Sur tenía una tendencia muy diferente a la de hoy. Refleja un electorado que está en constante búsqueda de algo en lo que se pueda sentir satisfecho. Es parte de cierta madurez no tener problema en cambiar o modificar su visión ideológica. Demuestra que la ideología ya es algo obsoleto para el debate. Ahora se busca más creatividad para solucionar los problemas cotidianos. Y ha habido modelos que se han construido sobre una línea de políticas asistencialistas y populistas que no han prosperado. Y generan hoy que el electorado busque un modelo alternativo con una cultura productiva.

Noticias: Probar constantemente tampoco es tan maduro…
Abdo Benítez: Hoy hay más rechazo a liderazgos momentáneos que no han cumplido. Despojados de una cuestión ideológica, y con una búsqueda constante de mejorar la calidad de vida. Hay un electorado más participativo que va tomando opciones y va buscando alternativas para cambiar o ajustar el modelo todas las veces que sea necesario.

Noticias: Siguiendo con el tema ideológico, a usted se lo vincula por su padre (Ndr: Mario Abdo, secretario privado de Alfredo Stroessner) y algunas declaraciones, con la dictadura que gobernó Paraguay.
Abdo Benítez: En Paraguay todavía estamos en un proceso de reconciliación. Como Argentina estamos a casi tres décadas de la vuelta de la democracia. En Paraguay van a ser veintiocho años. Y todavía las pasiones están, porque hay todavía protagonistas de aquellos años que son protagonistas hoy. Yo creo que los pueblos se van a ir reconciliando a través del tiempo, cuando haya actores menos apasionados. Ahí recién se va a poder hacer una lectura y poder cerrar un capitulo e iniciar otro. Solamente el tiempo va a posibilitar que eso sea parte de la historia para unirnos en los objetivos futuros.