Menú
Mundo / 21 de febrero de 2018

Murió Billy Graham, pastor de presidentes que realizó “cruzadas” en la Argentina

Estuvo dos veces en el país y llegó a más de 200 millones de personas con sus eventos y programas de radio y TV.

Por

“Serán recordadas sus campañas en el país; la última vez que estuvo con una cruzada en Argentina fue en noviembre de 1991 en el estadio de River Plate”, expresó la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina en un comunicado por la muerte de William Franklin “Billy” Graham (99), el pastor evangélico más influyente de los Estados Unidos.

De base protestante, Graham nació en Charlotte, Carolina del Norte, el 7 de noviembre de 1918, y murió este miércoles en Montreat, del mismo estado norteamericano. Hijo de una familia ganadera, se unió a la Iglesia Evangélica a los 16 años y se convirtió en pastor a los 21, en la Iglesia de Convención Bautista del Sur. En 1950 fundó la Asociación Evangelística Billy Graham, cuya tarea sigue en marcha a nivel mundial, y en 2005 realizó su última gira local, a 57 años de la primera. A partir de ese año, su hijo Franklin tomó el mando de una entidad que recibe decenas de millones dólares por año en contribuciones.

El predicador, que padecía cáncer de próstata y Parkinson (había sufrido otras enfermedades en su trayecto), alcanzó a más de 200 millones de personas mediante eventos públicos, superando ese número con el uso de la televisión, la radio y el satélite. Estuvo más veces que ninguna otra persona entre las diez figuras más admiradas del mundo de la encuestadora Gallup (49 desde 1948), mientras que su imagen apareció en portadas de revistas como Time y Life.

Destacó especialmente por su relación con varios presidentes, incluyendo a Richard Nixon, George W. Bush y Barack Obama.

Su carisma atravesó varios momentos históricos de la vida estadounidense, desde las bombas atómicas y Guerra Fría de la presidencia de Harry Truman (1944-1953) hasta la inédita elección –y reelección- de Barack Obama (2009-2017). Además, tuvo una estrecha relación con Richard Nixon (1969-1974) y ayudó al cambio del estilo de vida de Bush hijo (2001-2009), quien tomó su mensaje y lo utilizó en su campañas electorales. Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, brindó el discurso principal en la Catedral de Washington.

James Carter (1977-1981) también lo reconoció: “Soy una de las millones de personas cuya vida espiritual ha sido moldeada por Graham”.

El pastor no estuvo exento de controversias: apoyó la política de su país durante la Guerra Fría, a la vez que fue el primero de su profesión que hizo llamados a la paz en la propia Unión Soviética y Europa del Este; también salieron a la luz audios en los que, en charla con Nixon, denunciaba un monopolio mediático judío de los medios de comunicación. Por otro lado, se negó a visitar Sudáfrica hasta que no acabara el apartheid, y en 1991 apoyó la Guerra del Golfo Pérsico. “Hay momentos en los que hay que luchar por la paz”, dijo en un sermón a sus líderes nacionales apenas iniciado el conflicto.

Graham demostró gran habilidad para aprovechar los medios de comunicación: su programa radial semanal “Hora de la decisión” sobrevivió por 56 años (supo replicarse en formato online y llegar a 840 estaciones en todo el planeta), publicó best sellers y una autobiografía, escribió columnas en periódicos por más de 60 años y hasta fundó una productora que, según su página web oficial, creó más de 130 películas traducidas a 38 idiomas que impulsaron “más de dos millones de decisiones de fe”. En 1969, el cineasta Woody Allen lo entrevistó en televisión respecto de asuntos teológicos.

Latinoamérica no quedó afuera de sus “cruzadas”, y la Argentina fue territorio del llamado “telepredicador” tanto en 1991 como en 1962. Incluso apoyó financieramente al predicador Luis Palau, alguna vez considerado su sucesor.