Menú
Sociedad / 21 de febrero de 2018

Murió el perro que durante doce años visitó la tumba de su dueño

Se trata de “Capitán”, la mascota callejera con fama mundial, qué visitó durante casi una docena de años la tumba de su dueño en el cementerio de Villa Carlos Paz.

Por

Capitán en la tumba de su dueño.

Miguel Guzmán murió el 24 de marzo del 2006 y durante todo ese año nada se supo de su fiel compañero qué desapareció sin dejar rastros. Pero un año después su viuda junto a su hijo fueron a visitar su tumba y no pudieron creer lo que vieron, Capitán se acercó  y comenzó a ladrar como si llorara. Desde aquel día y hasta el pasado domingo, que los cuidadores del cementerio lo encontraron muerto, el perro mestizo y callejero visitó todos los días a las 6 de la tarde a la tumba de su dueño.

Su historia se popularizó en los medios argentinos y tomó fama internacional cuándo la televisión francesa se acercó al cementerio municipal de Villa Carlos Paz para relatar la historia de Capitán. El perro era cuidado por la Fundación Protectora de Animales (FUPA) qué lo alimentaba con comida especial y controlaba periódicamente su estado de salud. Según Cristian Stempels, el veterinario que  lo atendió hasta su fallecimiento, Capitán sufría problemas renales que fueron limitando sus movimientos y también se encontraba prácticamente ciego.

Su historia de vida fue tan relevante que el lugar de su entierro ha causado controversia en el municipio de la ciudad cordobesa, mientras las autoridades quieren enterrarlo en una plaza cercana y construir allí un monumento, la asociación protectora que se encargó de su cuidado (FUPA), quiere qué Capitán sea enterrado junto a la tumba de su dueño. Al respecto, Daniel Guzmán (hijo de Miguel) contó en recientes declaraciones radiales qué Capitán: “Se volvía solo a la tumba y dormía todas las noches ahí. Lo mejor sería dejarlo enterrado en el cementerio“, concluyó.

En esta nota: