Personajes / 26 de marzo de 2018

Luis Majul: “No soy soberbio, es entusiasmo”

Dejó La Red para hacer “Libre” en Radio Berlín por internet y volvió con “La cornisa”. Debates familiares, las escuchas y el poder.

Foto: Juan Ferrari.

Ametralla con datos y conceptos mientras relojea la TV, sigue las noticias y el rebote mediático de las escuchas entre Cristina Fernández y Oscar Parrilli que viene poniendo al aire desde su debut con “Libre” por Radio Berlín, su radio web. Se identifica con una frase de Terry Gilliam: “Si es fácil no lo hago; si es imposible, lo intento”. “Radio Berlín y ‘Libre’ son una patriada. Me fui de La Red con el pico histórico de share, entre 5 y 6.000 contactos de audio. Media hora después de empezar el primer programa de ‘Libre’, tuvimos que llamar al proveedor para ampliar el ancho de banda, habíamos pedido de 4.000. La 990 Splendid, que nos tiene en dúplex, tiene 400% más de streaming con nosotros… para mí es una revolución. Es como contenidos de Netflix, pero diarios. Radio Berlín es una explosión, no mide como Radio Mitre, todavía (risa socarrona)… Fue un chiste eh (risas). Aclaralo porque después dicen: ‘¡Quién se cree que es!’. No es soberbia, es entusiasmo”.

Noticias: ¿Quién se cree que es?
Luis Majul: Un tipo que labura mucho. Y si le sacás el tono demagógico, que le gusta dar laburo a los demás, en el sentido de hacer equipo.

Noticias: Se define como apasionado. ¿Cuál es su principal virtud?
Majul: (Habla despacio). Es hacer posible los sueños, los que puedo cumplir. Radio Berlín y la Feria Leer y Comer son grandes ejemplos.

Noticias: Además tiene el sello editorial Margen Izquierdo y el multiespacio Margen del Mundo. Es de intereses múltiples.
Majul: Sí, multitasking.

Noticias: ¿Entonces por qué le ganó tanto la política?
Majul: ¿Viste “Philadelphia”? En una escena le preguntan a Tom Hanks por qué eligió ser abogado y responde que podía colaborar con la verdad y que eso implicaba desenmascarar a los poderosos. Empecé a hacer periodismo para hacer visible lo que los poderosos quieren ocultar.

Foto: Juan Ferrari.

Noticias: Ha dicho que su voto no sirve para modificar nada. ¿Ser periodista le da el poder que no tiene como ciudadano?
Majul: Sí, cuando mostrás las escuchas, mostrás parte de la personalidad de una ex presidenta. Vengo de ver “The Post”. Estaba escribiendo la tapa de una revista cuando nació mi hijo, estuve con “China” (su mujer, María Conte Grand) y volví al cierre. Cuando veía “The Post” con los papeles del Pentágono, las presiones que recibía la dueña… Las escuchas, el libro “El dueño” o “Los dueños de la Argentina”, la lista de los represores denunciados en el informe secreto de la CONADEP que conseguí para El Periodista en 1984; son mis papeles del Pentágono. Eso me mueve, desenmascarar al poderoso.

Noticias: Repite que si el gobierno actual se descarrila…
Majul: El gobierno actual ya tiene muchos problemas.

Noticias: Ese es el punto. Dice “vamos a investigar”, en futuro.
Majul: Olvídate de lo que digo, tomá lo que hago: en el primer programa de “Libre” empecé con un editorial en donde decía que lo mejor que podía hacer (el gobierno) era pedirle la renuncia a Triaca, a Díaz Gilligan y que Caputo tenía que explicar lo que no declaró o por qué dice que no es accionista de una offshore cuando los papeles de la SEC (Securities and Exchange Commision) que publicó Emilia Delfino, de Perfil, dicen que sí.

Si profesionalmente se muestra agresivo y provocador, en su ámbito familiar se vuelve conciliador. Irreconocible.

Noticias: Dice que su hijo se bancó llevar el apellido en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA en plena grieta. ¿Tienen posiciones ideológicas encontradas?
Majul: Sí. Pero cuando hablo con mi hijo de cosas amorosas o de cómo vemos la realidad, necesito mucho tiempo porque vamos con datos y argumentos. Octavio (24) tiene un doctorado en Ciencias Políticas en el CONICET. Es interesante porque puedo reconocer errores de observaciones apresuradas y él también. Mi hija Victoria (20) estudia Medicina y está en la primera de hockey del Club Italiano. Son absolutamente libres.

Noticias: ¿Con su padre tuvo las diferencias que su hijo con usted?
Majul: Papá era de pocas palabras pero con respeto por la libertad. Ni a él ni a mi mamá le gustaban muchas cosas mías. Me fui de casa a los 17. Antes de casarme, tuve un par de convivencias. Los periodistas teníamos una vida agitada. Luis Novaresio me preguntó: “¿Fumaste marihuana?”. Le dije: “El que no probaba marihuana era un marciano”. Siempre estuve lejos de ser un fumón.

Noticias: ¿Ahora es de los que comparten con sus hijos?
Majul: ¿Qué?

Noticias: Un porro.
Majul: No. Hice un viaje a Ámsterdam con mi hija, otro con Octavio a Berlín y “China” fue a París con Victoria.

Noticias: ¿Qué pasó con su hija en Ámsterdam?
Majul: Ámsterdam es la invitación a fumarte un porro entonces le dije: “Fijate cómo te sentís, tenés la libertad para fumar. Si lo hacés, necesitamos una charla larga. Pero no siento que nos vayamos a divertir”. Prefirió que no.

Foto: Juan Ferrari.

Noticias: Su mujer trabajó con Gabriela
Michetti…
Majul: (Interrumpe) No hablo de eso porque hace años que dejó de trabajar con ella.

Noticias: ¿Pero Michetti es la madrina de su hija o tengo mal el dato?
Majul: Sí, es la madrina. No tenemos un vínculo tan cercano. Mucho antes de que Gabriela fuera vicepresidenta, pusimos reglas claras.

Noticias: ¿Cómo maneja la libertad profesional cuando tiene lazos afectivos con los “poderosos a desenmascarar”?
Majul: Nunca tuve problemas. Cuando salió la denuncia contra Gabriela, la reflejé. Me suele decir que la trato peor. El primer cara a cara con Macri fue cuando lo incluí en el libro “Los dueños de la Argentina” y me re puteó. Cuando supe que iba a ser Presidente, tomamos un café y le planteé reglas de juego.

Noticias: ¿Qué reglas?
Majul: Cuántos encuentros off the record y el tipo de comunicación. Le dije que esperaba que no tomara represalias con los periodistas. Y que si encontraba a cualquier funcionario, incluido él, con una valija con un palo y tenía evidencias, iba a tardar un minuto en contarlo. Me dijo: “Discutamos el punto”.

Noticias: ¿Discutir qué?
Majul: Me dijo: “Si es un altísimo funcionario, me podrías avisar al mismo tiempo que lo ponés al aire”. No, primero lo pongo al aire.

Noticias: Qué poderoso que es Luis Majul.
Majul: Nooo (se ríe).

Noticias: Si el voto no sirve; como periodista le fija pautas al Presidente.
Majul: Es a favor de los dos y saqué una ventaja periodística: el compromiso de que “La cornisa” sea el primer programa del año al que le dé entrevista (tal como sucedió el 18 de marzo).

Noticias: ¿Qué relevancia tienen las escuchas CFK-Parrilli?
Majul: Mucha. Tienen interés público por las definiciones políticas, por el tratamiento personal, porque es una ex presidenta.

Noticias: ¿Cómo explica que Margarita Stolbizer, mencionada por Cristina, diga que la AFI sólo sirve para persiguir a la oposición y que está de acuerdo con Parrilli?
Majul: ¿Lo dijo ahora? Como dijo Fayt, las opiniones son libres, los hechos son sagrados. Los hechos: son escuchas judiciales, no son conversaciones privadas, las tienen por lo menos cuatro juzgados diferentes, son fuentes múltiples.

Noticias: ¿No pareciera que se saben escuchados?
Majul: Parece de ciencia ficción; otros, la novela de la tarde… Cuando dice que se suturen el orto… Qué recursos tan variados para putear y cuánta carga de trato autoritario.

Noticias: Pero no hay delito.
Majul: No, pero, ¿por qué me preguntás si hay delito?

Noticias: Porque al ser escuchas judiciales, buscan probar delito.
Majul: Tienen interés periodístico. Cristina lo manda a hacer operaciones a Parrilli. Cuando se publicaron los papeles del Pentágono, sabés las discusiones profundas que había.

Noticias: ¿Compara las escuchas con los papeles del Pentágono?
Majul: La libertad de expresión está por encima de consideraciones políticas. No defiendo a la AFI pero no es espionaje ilegal. Si me lo hacen a mí, es legal. Si hablo del patito inflable que me compré, ¡y bueno!

 

Valeria García Testa
@valgarciatesta