Personajes / 16 de abril de 2018

Mauro Szeta: “Acá se mete en cana por el prejuicio”

Encontró su lugar en Telefe y se anima a subirse al escenario. Las deudas de la Justicia, cambio de perfil y promesa de boda en vivo.

Cuando llegó a la televisión, le dijeron que Sztajnszrajber era impronunciable y le pidieron que lo acortara. Se transformó en Szeta. Increíblemente su apellido original se traduce como “esculpidor sobre la lápida”. Un guiño para quien es periodista policial. Sigue en C5N y se entusiasma con el espacio que le dieron en “Telefe noticias” para hacer “Yo”, sección que le permite concentrarse en las historias de los protagonistas del crimen. También es su segundo año en el panel de “Cortá por Lozano” y, como parte de la reinvención, se sumó a Verte.tv, un canal por streaming de Olavarría, donde hace un ciclo de expedientes policiales y otro de… cocina, “ReSzeta”. Y hay más carne en el asador: se sube al escenario con Paulo Kablan con “Digan la verdad. ¿Quién fue?”. Mauro Szeta está cambiando pieles.

Noticias: Empezó en la gráfica, una forma distinta de hacer periodismo que la de la televisión.
Mauro Szeta: Sí, pero puse como condición que, si bien la TV requiere de cierto acting, el contenido no se negocia. Sigo marcando la foja, lo vuelco a una placa para explicar por qué liberaron a tal o lo metieron en cana. Ese ha sido mi fuerte histórico, la certeza de que lo que cuento es fiable. El acting es medido, no me tiraría al piso a recrear un muerto.

Noticias: ¿Es difícil encontrar el equilibrio?
Szeta: Antes contaba el último momento, más que una historia. Hoy la tele del último momento ya pasó. Por eso en “Yo” puedo entrevistar desde otro lugar. Los escucho de cero, me interesa saber dónde nacieron, sus padres, qué comen. Qué tiene que ver con el Gordo Valor, por ejemplo, quiero saber cómo un tipo llega a robarse 18 blindados y 23 bancos.

Noticias: ¿Cuáles fueron las muertes que marcaron su vida? ¿Tuvo pérdidas fuertes?
Szeta: Pérdidas familiares, no. Pero gané sensibilidad en los últimos seis meses porque mi viejo tuvo una internación larga. Cuando ves más de cerca la complejidad de algo que te toca, bajás la guardia.

Noticias: ¿Cómo llegó su padre a la Argentina?
Szeta: Escapándole a la guerra, de la Unión Soviética.

Noticias: Habrá escuchado de chico el mensaje de que hay que correr para sobrevivir…
Szeta: Sí. No lo había pensado. Él tenía ocho años y vino con la familia en un derrotero de país en país hasta que entraron a la Argentina. En su internación hablamos mucho de eso. Pero no había pensado nunca en cómo me atravesó su historia.
El primer titular policial que hizo, para Diario Popular, fue: “Cayó la banda de falsificadores de cospeles de teléfono”. Otro siglo, otros delitos. Mientras, tenía rebusques, como estar con un cuenta ganado en una sala de cine. Un día, en medio de la proyección de “Pulp Fiction”, alguien se infartó. Rápido de reflejos, llamó a Popular y dictó: “Espectador muere viendo una de Tarantino” e hizo una crónica.

Noticias: ¿Cuáles son los límites, si los tiene, al abordar un caso?
Szeta: ¡Un montón, cada vez más! Dar detalles de delitos sexuales es un límite. Sólo los di cuando saqué un libro de curas que abusaron de niños porque quería demostrar la asimetría de poder. Con delitos sexuales cometidos contra niños, la ley dice que si ponés a una mamá diciendo que a su hijo lo violó el papá, estás identificando el menor, con lo cual violás su intimidad, ese es un límite. El periodismo corrió mucho los límites.

Noticias: Dice que es difícil cuando desde el control le piden que estire un caso. ¿Cómo maneja la presión del rating?
Szeta: Cuando uno es grande, puede decir que no. Digo hasta acá y vamos a la tanda, no voy a repetir la novela 800 veces.

Noticias: Se ficcionaliza al punto de la novela, ¿no?
Szeta: No. Igual es un tema muy argentino. Cuando una víctima es de clase media, se le da el doble de tiempo. El argumento es que la víctima puede ser la hija de la televidente.

Noticias: ¿Cuál es su objetivo como periodista de Policiales?
Szeta: Varios pero uno de ellos, que no debería ser, es que terminás siendo un vínculo, de sostén o vehículo con la gente que pide justicia y que, de otro modo, no la escuchan. Es valioso. Cuando un país necesita de la tele para que se haga justicia, estamos mal. Pero sentí el gusto de colaborar en resolver historias, como cuando pude salvar la vida de dos chiquitos que estaban desaparecidos en Brasil y me llama un tipo y me dice que estaban siendo explotados en Copacabana. Llamé al fiscal, mandó una comisión, detuvieron al tipo y liberaron a los chicos, eso es un placer de la profesión.

Noticias: Dice que nunca contesta a la reiterada pregunta de quién es el asesino.
Szeta: En una charla de café, puedo decir que me dio la sensación de que tal me mintió pero nunca lo diría públicamente porque mi obligación no es transmitir mi sensación. En 15 años, Carlos Carrascosa pasó de ser el asesino de María Marta a ser inocente. Luciano Sosto, de ser el asesino de su madre con cadena perpetua a que le anulen la condena… entonces, con qué derecho voy a decir quién fue. Lo más sagrado de mi profesión es decir quién dice cada cosa.

Noticias: ¿Nunca quiso ser detective?
Szeta: No, cero.

Noticias: En el teatro le propone ese juego al público.
Szeta: Es al revés, el público juega al detective. Uno puede tener ideas, sospechas o sensaciones pero la Justicia no se trata de eso, es un tema de prueba y en la Argentina, en general, se investiga al revés, desde el prejuicio. Se mete en cana por el prejuicio y así está lleno de casos que se caen por arbitrarios.

Noticias: O sea, la Justicia no garantiza la verdad.
Szeta: Cada vez menos. Es tremendo porque le mostrás a alguien una resolución con la prueba contundente y no te cree. Además, el que mira noticias policiales, como pasa en todo en la Argentina actual, mira desde su prejuicio de quién cree que es el asesino.

Noticias: ¿Cuánta responsabilidad tienen los medios en instalar un culpable?
Szeta: Ninguna. No instalamos un culpable. Yo invito al acusador y a la defensa, el público tiene que sacar sus conclusiones. Los que me miran me destacan que no juzgo la información, que escuchan a quien acusa y al acusado. Lo que pasa es que hoy, en esta cosa de partido de fóbal que hay que estar de un lado o del otro hasta cuando se habla de una muerte…

Noticias: Además ahora en un noticiero se novelan todas las noticias.
Szeta: ¡El periodismo policial ha quedado recatado! Se novela la corrupción, todo. El periodismo policial hoy es el menos amarillo. Sin desmerecer, pero la cobertura de televisión nos mostró la búsqueda del tesoro de Lázaro Báez, una producción perfecta en términos televisivos, pero nos asomábamos todos los días como si fuéramos buscadores de oro oculto a una búsqueda que terminó de forma infructuosa. Por eso “Yo” es lo que quiero para este momento de mi vida, con mi edad, 45, con un nieto, no sé cuánto tiempo más me va a dar el balero para seguir chequeando el muerto o el choque del día… Me gusta lo que pasa en Telefe y la apuesta que hicimos con Paulo de ir al teatro, una cosa bastante exótica, que fue una propuesta de Daniel Dátola pero lo elegimos para disfrutar, para no tener la presión del estrés de la tele, un lugar más interesante.

Noticias: En el teatro hablan de casos reales, ¿tuvieron conflictos con los familiares de las víctimas?
Szeta: No porque con eso no se jode, no es una teatralización ni una actuación, elegimos contar los mitos y verdades de los casos. Después el humor pasa por cosas nuestras y porque hacemos un acertijo con un caso imaginario.

Noticias: ¿Cómo es ser abuelo sin haber sido padre?
Szeta: Extraño pero muy lindo. Mi novia desde hace 6 o 7 años se llama Clarissa y tiene una hija que se llama Camila y ella fue mamá hace 4. El papá de Camila murió ni bien nació el bebé, nosotros ya convivíamos y se dio así.

Noticias: A la fiscal Clarissa Antonini la conoció en Tribunales, mientras cubría un caso.
Szeta: Sí. Pero no es un tema del que hable, no me atrapa hacerlo público, aunque haya cambiado mi perfil, tengo un tope de hasta dónde me quiero exponer. Nos sacaron fotos y salieron publicadas. Si mirás las notas, salió el nombre, nada más.

Pero hace un par de semanas, Szeta terminó aceptando la propuesta de matrimonio que su mujer le hizo al aire en “Cortá por Lozano” y firmó en cámara (del lado de atrás de la hoja de una declaración de Natacha Jaitt y apoyado en el piso) el compromiso de que se casará el 26 de octubre. Aceptando el juego televisivo, dijo que le gustaría una luna de miel en Sierra Chica.

Noticias: ¿Le interesa la política?
Szeta: De chico estaba interesado, me gustó siempre la ayuda social. En algún momento en los medios van a primar los matices, esta lógica de las pantallas partidarias, de un lado y del otro, no se puede soportar más. Da rating y la gente no mira el matiz, quiere tomar partido por uno u otro, incluso en el policial, pero…

Noticias: El caso Nisman es todo un paradigma que reúne lo político y lo policial.
Szeta: Ahí tenés un ejemplo histórico, cómo contás el caso Nisman, con la pericia uno o con la dos, por qué una tiene menos importancia que la otra. Tu relato tiene que ser: “Para un grupo de médicos del cuerpo forenses, no hubo elementos que mostraran un homicidio. Para una repericia de Gendarmería, fue un homicidio”. El problema que tenés hoy es que nada te garantiza la verdad. Pero en la pantalla, debería llegar la razón y el equilibrio.

 

Valeria García Testa
@valgarciatesta