Política / 30 de abril de 2018

Julio Bárbaro: “La renovación del PJ no es un hecho biológico”

El nuevo Coordinador Político del justicialismo defiende la intervención de Barrionuevo y su team septuagenario. La charla que no dio en el PRO.

Por

Tenía que dar una charla en una escuela del PRO, pero la noticia explotó en las redes sociales y generó polémica. ¿Cómo un dirigente peronista con un flamante cargo en el PJ iría a hablar a un espacio del oficialismo? Julio Bárbaro llamó al interventor del partido, Luis Barrionuevo, y decidió bajarse. “Yo estaba acostumbrado a que me llamen los radicales, socialistas o conservadores. En mi historia hablé en todos los lugares y eso me honra. Pero esta vez me olvidé de que había un cambio fundamental en mi vida: el cargo”, se excusa.
A sus 76 años, al histórico dirigente del Partido Justicialista la vida lo puso una vez más como uno de los protagonistas de su espacio. Es que Bárbaro fue elegido por Barrionuevo como su coordinador político. Desde allí intentarán rearmar al peronismo para competir en las próximas elecciones presidenciales. Todo eso, si la Justicia deja firme la intervención.

En el despojado living de su semipiso en Recoleta recibe a NOTICIAS horas después de haberse bajado de la charla fallida. “La degradación de la política hizo que se terminara en esta estupidez: creen que si hablás con alguien que piensa distinto es traición”, sostiene.

Noticias: ¿Entonces cómo fue que declinó la invitación?
Julio Bárbaro: Porque ellos hicieron publicidad. Si era una acto privado, yo iba. Recién asumí mi cargo, de hecho todavía no fui a hablar a ningún lugar peronista. Quedaba raro que lo hiciera en el PRO. Además porque la ratonería del kirchnerismo grita “traición”. Ellos tienen la lealtad a la estupidez.

Noticias: Muchos peronistas, aún quienes estaban en contra de la anterior conducción del PJ, dicen no estar de acuerdo con el modo en que se dio esta intervención.
Bárbaro: Eso es lógico. La intervención de la política nunca es consensuada, qué querés que te diga. Si no ponían a Barrionuevo, lo ponían a Duhalde. Tenían que poner a alguien que tuviera una estructura de poder para bancarla. Desde ya que a muchos no les iba a gustar. A nosotros nos expulsaron del peronismo tipos que odiaban a Perón. Yo fui amigo de Cristina: ella no quería ni verlo a Perón, le parecía que él era reformista y ella revolucionaria. Después cuando te muestran la revolución, que eran Gioja y Scioli, vos decías: “Ah, bueno, ya entendí”.

Noticias: Una crítica similar se puede hacer ahora: los que querían renovación y ven a Barrionuevo, Campolongo y Bárbaro… ¿Qué puede decir al respecto?
Bárbaro: Que desgraciadamente la política no tiene una juventud que se exprese. Yo tengo 76 años. A mí me encantaría que hubiera pibes de 30 que tuvieran el nivel de opinión de nosotros a los 30, pero no hay. La renovación no es un hecho biológico. No hay pibes de 40 años cuyo vuelo intelectual dé para recuperar el pensamiento del movimiento nacional.

Noticias: ¿No considera preparados a Urtubey o Massa, por ejemplo?
Bárbaro: Ellos son candidatos. Pero cuando vos vas a los ideólogos… ausentes. Los muchachos de La Cámpora pusieron a Gioja y Scioli. Y al lado de Gioja, Barrionuevo es Trotsky. Lo digo porque Barrionuevo peleó siempre en política diciendo lo que pensaba. Gioja es un empleado público, un burócrata. Como es Scioli, al que no se le puede sacar una idea. No es un chiste. Macri tiene una cantidad de ideas de derecha, pero Scioli nada. Y Cristina le daba al resentimiento una contextura ideológica.

Noticias: Pero ahora usted está en la dirigencia del PJ y eventualmente el kirchnerismo podría enviarle señales para unirse para las próximas elecciones. ¿Qué va a decir?
Bárbaro: No va a pasar. Cuando Cristina no le entrega los símbolos de mando a Macri define la antidemocracia. Eso es mi enemigo. Somos dos partidos distintos. Convirtieron al peronismo en un aguantadero. Los Kirchner adquirieron un pasado prestado, el de las Madres y las Abuelas. Randazzo, pobre tipo, no existe. Pero Perón nacionalizó los ferrocarriles, y este importó hasta los durmientes en nombre del peronismo. La traición ideológica existe.

Noticias: Y sin embargo Randazzo hoy está muy cerca de Massa y puede ser candidato del PJ.
Bárbaro: Yo le dije a Massa lo que pienso de Randazzo. Yo estoy adentro del partido con mi estructura mental. No me digan que eso es la renovación: si eso es importar durmientes, la idea es “colonia sí, patria no”. El kirchnerismo fue el que privatizó YPF, cómo van a hablar de Nación.

Noticias: ¿Usted se fue desilusionando con Macri?
Bárbaro: No. Nunca me ilusioné. Entre Macri y Cristina lo elegí, porque Cristina nos llevaba a Venezuela. Aunque esperaba de él un poco más. Esperaba que tuviera idea de Nación y no de mercado. Él cree en la libertad de mercado y no toma conciencia de que el mundo es proteccionista. Si vos lo ves a Trump, a los chinos y a Putin y seguís diciendo que querés ir al mercado común es porque te divierte el suicidio. A Macri yo le di mi libro “Hablemos de política”. Él lo leyó y lo subrayó, cosa que nunca logré con Scioli. Me llamó y me debatió, pero ellos creen en la concentración económica. Mi odio es Quintana: para mí Quintana es Cristóbal o Lázaro. Eso me llena de odio. Si Lázaro y Cristóbal eran dos testaferros ocultos, Quintana me parece un testaferro convertido en ministro. Hablemos en serio. Conmigo se han portado como ricos: los ricos son desagradecidos por esencia. Me han ofrecido ser de ellos, cargos: pero eso era traicionar al peronismo. Embajadas me ofrecieron todas y todos los presidentes: Alfonsín, Menem, Kirchner. Si vos pensás y hablás te dan una embajada para que no molestes. Es el precio del silencio.

Noticias: ¿Lo de Monzó, que no renovará su banca en el 2019, puede ser algo así?
Bárbaro: Lo de Monzó es triste, porque es una muestra de que también en el PRO los negocios se imponen sobre la política. Los negocios son Quintana, Lopetegui y Peña. Y ellos echan a los políticos. El PRO tiene un disfraz político que es Durán Barba, que es un travestismo.

Noticias: ¿Quién le gusta como candidato?
Bárbaro: Va a ser difícil elegir. Porque Massa juntó al mejor equipo, De La Sota tiene la mayor formación lejos y Urtubey es un tipo que supo ocupar el lugar de alternativa democrática. Cuando Alfonsín ganó, el PJ había caído en esta misma estupidez: odios y alaridos. Entonces tenía que ganar el radicalismo de nuevo. Pero Menem, un nefasto personaje, va y lo abraza. Y él es el sucesor. Hay una cosa que la izquierda no entiende, que es que el que mata no hereda. Esto es un concepto esencial: el enemigo nunca es el sucesor. Si decidiste que Macri es el enemigo, decidiste que vos no vas a ser el heredero.