Política / 5 de mayo de 2018

Domingo Cavallo, el fantasma más inoportuno

Por

Domingo Cavallo está de moda. Apareció como un rumor y se fue corporizando, primero con su blog y luego con su libro, hasta volver a dar una entrevista en televisión para aconsejar sobre una economía prendida fuego.

La supuesta reunión con Mauricio Macri, negada desde ambas partes, lo puso en agenda. Justo en un momento en el que el dólar se escapa a pesar de los esfuerzos del Gobierno y los sucesivos tarifazos caldean el humor social. Cavallo cayó, otra vez, en un momento sensible. Sin autocrítica y con la intuición de que tiene mucho para aportar.

Contactos. El jueves 26 de abril comenzó a circular un rumor que a fuerza de tuits se convirtió en noticia. ¿Cavallo se había encontrado con Macri? Decenas de fuentes lo negaron, pero el nombre del ex ministro del corralito ya estaba instalado. “Es todo un invento para atacarnos a él y a mí”, dijo Cavallo. Y completó: “Lo único que hice fue enviarle mi último libro al Presidente y a todo su equipo. Pero la última vez que vi a Macri fue hace cuatro años, afuera de mi oficina de la calle Tagle”. Funcionarios cercanos al Presidente se rieron del rumor y no le dieron crédito. Sin embargo, el daño ya estaba hecho.
El ex ministro de Economía es una mancha de la que todos escapan. Mientras los kirchneristas acusan a este gobierno de estar pidiéndole soluciones, los macristas sacan a relucir viejas fotos de Néstor y Cristina con el economista y frases de la ex presidenta elogiándolo. Se tiran con Cavallo de un lado a otro.

Lo cierto es que uno de los discípulos del ex superministro es el presidente del Banco Central. Federico Sturzenegger y él suelen reunirse. De hecho, en septiembre del 2017, se viralizó una fotografía de Cavallo entrando a esa institución. “A Sturzenegger yo lo aprecio, pero no lo asesoro. Suelo hacerle críticas, incluso”, asegura el ex ministro de Carlos Menem y de Fernando de La Rúa.
La última vez que Cavallo había sido noticia fue en el 2014, cuando intentó dar una charla en la Universidad Católica Argentina, pero sufrió un ataque a huevazos que lo obligó a atrincherarse debajo de una mesa. Ahora, resurgido de sus cenizas, se sentó en el programa “A Dos Voces” de TN, el miércoles 2, para publicitar su nuevo libro “Historia económica de la Argentina”, que escribió junto a su hija, y tirarles palos a todos. No se hizo cargo ni siquiera del corralito: “Ese no fue el error, lo que la gente sufrió fue la pesificación de Duhalde. Y de eso lo convenció José Ignacio De Mendiguren”, sentenció.

Consultado por NOTICIAS, el diputado del Frente Renovador le contestó: “Para mí es un verdadero orgullo eso. Porque él y los suyos proponían la dolarización. Fijate si nos hubiera ganado la batalla y Argentina estuviera dolarizada y con la banca extranjerizada. Así empomó a los ecuatorianos”.

Postulación. “Macri no puede ser su propio ministro de Economía, ese error ya lo cometió Néstor Kirchner”, sentenció Cavallo y dejó ver los colmillos. En días en los que el dólar ocupa la tapa de los diarios y el ministro de Hacienda hace malabares en su cargo tras las revelaciones de NOTICIAS (evadía impuestos antes de ser ministro) y del diario Perfil (hizo pagar al Estado vuelos privados y cenas en su casa), Cavallo buscó darle un golpe final de cocción: lo acusó de no tener “un equipo”. Y completó: “Hay que tener un ministro que conozca de historia, que tenga experiencia y comprenda la economía en general”. Luego, sobre una potencial pelea de cartel con el Presidente, alegó: “Menem nunca disputó poder conmigo, ni yo con él, eran todos inventos”.

El ex ministro del corralito fue por más: “Habría que tener un ministerio fuerte, que incluya el de Economía, Finanzas, Producción, Energía y Agroindutria”. El fantasma de Cavallo vuelve en versión full, incluso con la idea del superministro incorporada.

En la entrevista de TN no logró superar el rating del principal competidor del canal del Grupo Clarín, C5N, pero sus declaraciones rebotaron en todos los medios. Y como una señal fortuita del destino, al otro día el dólar pegó un salto de dos pesos para acomodarse sobre los 23.

“Ahora se va a guardar”, dicen en su entorno. La próxima aparición pública será a mediados de mayo, durante el encuentro del G30: banqueros, ex presidentes de bancos centrales y ex ministros de Economía de algunos de los países más poderosos del mundo llegarán a Buenos Aires. Cavallo es el único argentino en ese selecto grupo que preside el ex titular de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Paul Volcker. Sturzenegger será el anfitrión del encuentro. Para ese entonces, con suerte para el Gobierno, habrá pasado el tembladeral.

El ex ministro se sacó el polvo de encima y se animó a reaparecer. “Por el bien de la Argentina, aprovechen mi experiencia”, suplicó. Justo lo que nadie quiere recordar.