Menú
Personajes / 14 de mayo de 2018

Bernarda Llorente y Claudio Villarruel: “Somos outsiders y amamos la TV”

La dupla volvió a la TV pero frente a cámara. Conduce “Detrás de lo que vemos”. La vida en común tras una década de éxito en Telefe.

Muchos creen que Claudio Villarruel y Bernarda Llorente son un matrimonio. En realidad, están casados desde hace décadas –él con Francisca Baudrand y ella con Jorge Taiana–, los dos tienen un hijo –Sofía (13), Villarruel; Francisco (24), Llorente–, y se definen como una pareja profesional que encastra a la perfección del yin y el yang.
Manejaron los hilos de Telefe durante exactos diez años, renunciaron y se asociaron en la productora ONTV Contenidos. En 2011, armaron 360TV, el primer canal de televisión digital. “Hicimos lo que nos propusimos pero no lo vio nadie”, resume Villarruel. En paralelo dirigieron la programación de Radio del Plata que, como 360TV, era propiedad de Electroingeniería. En 2014 la cosa se fue al tacho. “Veníamos sin cobrar hacía un año y terminaron echándonos”. Ahora hacen “Detrás de lo que vemos” en la AM750 y acaban de debutar con un programa del mismo título en Crónica HD, como conductores. Saben del contigo, pan y cebolla y renuevan sus votos de unión profesional.

Noticias: De Telefe a Crónica, ¿cómo viven el salto?
Claudio Villarruel: La pasión es absolutamente la misma.
Bernarda Llorente: Pero hay un cambio fundamental, somos conductores, además de producir el programa. Siempre buscamos desafíos porque si no nos aburrimos.
Villarruel sufre la abstinencia de disponer de un canal. Cuando vio “La casa de papel”, pensó lo genial de comprar los derechos y hacerla en la Argentina como telenovela.
Villarruel: No paro. Con el pibe de “Traeme la copa, Messi”, ¡lo que me río! Le regalaron un pasaje a Rusia, lo llevó Rial a su programa… Vi sus videos hace un mes, y si hubiera estado en Telefe, le hubiera dicho a Susana: “Contratalo y llevalo al mundial”. Si me divierto, puede funcionar…

Noticias: ¿En Crónica piensan divertirse?
Villarruel: Sí, es analizar el país y el mundo con un poco de humor.
Llorente: Hace tiempo que tenemos la sensación de que la gente quiere reírse más. Queremos ser capaces de reírnos desde un humor distinto.
Villarruel: El programa va a ser un exitazo.
Noticias: ¿Qué sería un exitazo hoy y en Crónica?

Villarruel: Que la gente hable, se va a ver en YouTube, no pasa por el rating. Desde el humor se puede opinar más, sin ofender a nadie.
Llorente: Se puede opinar descontracturadamente. En la Argentina hay demasiada opinión solemne y los opinólogos se toman demasiado en serio a sí mismos. Podés tener una opinión relajada y liviana sin perder profundidad.

Noticias: ¿Cómo construyeron este encastre profesional?
Villarruel: Fue confianza, lealtad, admiración. Si fuéramos dos hombres, seríamos más competitivos. Somos el yin y el yang, yo soy una chispa y ella es racional y comprensiva de mi locura. Y hay afecto. Nos conocemos hace 25 años.
Llorente: Nos conocimos en Canal 13, en el equipo de (Juan Alberto) Badía. Después estuve fuera del país. Claudio siguió su carrera y se convirtió en el productor más importante de la Argentina. Cuando le ofrecieron Telefe, me propuso volver.

Ella se había ido siguiendo a su marido, Jorge Taiana, que en los ´90 fue Embajador de Guatamela. “Le dije que si no venía, no firmaba. Yo era un lobo solitario y necesitaba a alguien como Berni. Somos outsiders y amamos la TV. Estaba todo por hacer, había un recambio generacional, el contexto y el mundo habían cambiado. Le dije que si no nos echaban en tres meses, renunciábamos a los diez años. Y así fue”, cuenta Villarruel.

Noticias: El primer año, la familia de Bernarda se quedó en Washington y ella viajó cuando podía, ¿no?
Llorente: Fui educada por una madre feminista y, cuando decidí irme para acompañar a mi marido, que no era una opción para el feminismo ortodoxo, él me dijo: “Cuando haya una oportunidad igual para vos, voy a hacer lo mismo”. Fui madre, terminé de recibirme, estudiaba pero era inventarme una vida. Quería que mi hijo fuera culturalmente argentino. Cuando Claudio me llamó, mi marido me dijo: “Me hago cargo”. Mi hijo tenía siete años, recuerda la situación pero no como algo traumático.

Noticias: ¿Han tenido crisis entre ustedes?
Llorente: Cuando discutimos, es como dentro de las familias.
Villarruel: En el vestuario, pero salimos y somos equipo.

Noticias: ¿Estuvo en riesgo el matrimonio profesional?
Villarruel: Hace un ratito (se ríe). No, para mí no. ¿Para vos?
Llorente: No. Antes todos los proyectos los hacíamos en conjunto. Ahora hacemos mucho en conjunto y otras cada uno. No vivimos ni pegados ni compartiendo todo.
Villarruel: Bernarda quiere hacer cosas que pospuso, como escribir. A mí me dan ganas de estudiar dramaturgia, canto. Pero somos una marca, una mezcla interesante que es indefinible.

Noticias: También hacen radio en AM750. En el programa anterior al de ustedes, Luis Majul puso al aire las escuchas a Cristina en las que decía que Taiana era un pelotudo. ¿Qué le pasó a usted, Bernarda?
Llorente: Nada. Antes de que saliera esa escucha, habíamos decidido no incluirlas porque es ilegal que las saques de una causa y las difundas en un medio. Los medios están traspasando las fronteras de la legalidad y la ética y se va a volver en contra. Ahí aparece la señora Mirtha Legrand y todo el mundo dice: “¡Oh, qué pasó!”. Esa escucha es de cuando estaban distanciados y eso fue público. Cristina habla así, no es especialmente dirigido el calificativo.
Villarruel: Publicar esas cosas es de una bajeza, de gente que ya sabemos cómo piensa y a qué responde, no tiene ningún sentido.

Noticias: El sentido es que ella construyó una carrera despegándose de la carrera política de su marido.
Llorente: Ayer comí con Cristina, con Dilma (Rousseff) y dos Premios Nobel, no uso esas cosas. En la época de Telefe, Jorge fue canciller y nunca usé nada. Era una laburante más.
Villarruel: En el canal querían que colaboráramos con el noticiero y Bernarda dijo: “No podemos porque soy la esposa del canciller”.

Noticias: La salida de 360TV y de Radio Del Plata fue compleja. Claudio dijo en Twitter que la empresa no pagaba aportes y que habían usurpado una propiedad. Muchos le respondían si recién se había dado cuenta.
Villarruel: Yo era empleado, nos contrataron para dirigir la radio.
Llorente: Esos son trolls, la gente que trabajó con nosotros, sabe nuestro nivel de responsabilidad. Nunca hemos querido entrar en operaciones.

Noticias: Claudio, refiriéndose al FPV, dijo: “A los que acompañamos y somos independientes, nos cuesta cuando vemos cosas que antes no veíamos”. ¿Qué piensa ahora?
Villarruel: Después de ver lo que hacen estos, me retracto. La autocrítica es a puertas cerradas. Al lado de las heridas que van a dejar con los 130 millones de deuda que pidieron en tres años, no hay comparación con las pocas diferencias que tuve con el gobierno anterior.

Noticias: ¿Hay algo de lo que se arrepientan profesionalmente?
Villarruel: (Silencio). Qué buena pregunta. De algo pero no me acuerdo de qué.
Llorente: (Risas). Va a sonar a resentimiento… De confiar o depositar afecto en personas que te decepcionan. Hay experiencias de las que no se puede aprender porque aprendés a ser desconfiado y especulador.
Villarruel: ¿Tenés una persona en la cabeza o son varias?
Llorente: (Se ríe). Varias.
Villarruel: Mirá vos, tengo a las mismas (carcajadas).

 

 

Valeria García Testa
@valgarciatesta
Fotos: Juan Ferrari