Menú
Cultura / 16 de mayo de 2018

Mariano Cohn y Gastón Duprat llevan el arte a Pakapaka

Los realizadores producen un programa para conocer museos en una aventura cultural muy entretenida. Los nuevos proyectos del canal.

Por

Dos chicos y una chica, todos de 12 años, entran al Museo Nacional de Bellas Artes y se esconden en un baño hasta la noche. Vestidos de negro, con capuchas y linternas, parecen asaltantes de una película de suspenso. Esperan a que no haya público, salen de su escondite, esquivan a los guardias y, sigilosos, se encaminan hacia el objetivo. Pero no van a robar nada. O sí. Van a robar tiempo y espacio para mirar y analizar, a solas, un cuadro de Antonio Berni. Van a robar la atención del público que, del otro lado de la pantalla de Pakapaka, observará la pintura durante un minuto. Un minuto en un canal infantil, donde la contemplación y el silencio aparecen como elementos rupturistas en un ecosistema dominado por lo efímero. A lo largo de 13 capítulos aparecerán otros pintores, otros museos, pero siempre el mismo espíritu: acercar la pintura (y el atractivo del arte en general) a los más chicos, con una propuesta atrapante desde lo visual y un código detectivesco que sostiene el ritmo de los veintitantos minutos que dura cada capítulo de “Escondidos en el Museo”, producida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, con la dirección de Jerónimo Carranza.

Premiados y reconocidos en la industria del cine con películas como “El ciudadano ilustre” o “El hombre de al lado”, es la primera vez que Cohn y Duprat se involucran en el desarrollo de contenido para el público infantil. “Diseñamos un formato mitad ficción y mitad documental, donde se puedan mostrar las obras de arte más emblemáticas de todos los géneros que están en los museos más importantes de la Argentina. Todo eso traducido en un tono para chicos”, explica Duprat a NOTICIAS.

En tanto, Cohn cuenta que “se usaron las tecnologías más corrientes, y la convergencia, porque hay muchas partes filmadas por los mismos chicos con sus celulares; lo cual hace todo muy interactivo y le da un tono de aventura”.

“La idea surgió junto con Karina Wroblewski (directora de Pakapaka) y el punto de partida fue la necesidad de tener un programa que aproxime a los chicos a la contemplación de las obras de arte, de los cuadros y de los museos pero de una manera relajada, descontracturada; más contemporánea”.

Apuntado a chicos y chicas de entre 9 y 12 años, el pasado 16 de mayo salió al aire el primer capítulo semanal y, al menos hasta ahora, sólo prevén 13 en total. Además del Bellas Artes, a lo largo del ciclo los jóvenes espías irrumpen en MAMBA (Museo de Arte Moderno), el Museo Nacional de Arte Decorativo, el Museo Histórico Nacional, el Museo Xul Solar, el CCK y MALBA, entre otros.

Proyecto. Sobre las particularidades de trabajar con este segmento por primera vez, Duprat señala que “las jornadas fueron largas como en una filmación de cine, muy cansador, pero el casting fue buenísimo y los chicos trabajaron muy bien, aportaron frescura y espontaneidad”.

Los chicos son los actores Malena Gack, Manuel Pulpeiro y Martín Miller, quienes interpretan a Luisa, Fede y Leo, tres amigos que ingresan a los museos como simples chicos curiosos por el arte, pero con el fin de esconderse para luego gozar a solas de las obras.
Aunque esta vez la dirección está a cargo de Jerónimo Carranza -que interpretó al profesor de Arquitectura en “El Hombre de al lado”, además de hacer el montaje- apenas ruedan los primeros minutos de “Escondidos” ya se pueden ver las manos de Cohn y Duprat. Las imágenes con reminiscencias de los ‘80 al estilo cine experimental y videoarte están también vinculadas a los orígenes de la premiada dupla.

“No queríamos poner esas gráficas prolijas de los banners, y entonces se creó una gráfica distinta un poco movediza, de video arte, de imagen de video un poco rota y saturada por momentos”, admite Duprat y rápidamente interviene Cohn. ”De jueguito electrónico de los 80s”.

Luego de haber conquistado un espacio de reconocimiento en el cine nacional e internacional, ambos directores coinciden en el amor por la televisión argentina. “Si bien hacemos películas, nosotros venimos de la tele y no nos parece un género menor. Todo lo contrario. Nos encanta hacerla y crear formas porque ahí está todo por inventar, es más democrática y con menos dogmas que el cine”. El mítico ciclo Televisión Abierta, donde cualquier hijo de vecino podía participar, fue su piedra fundacional.

Rumbos. Durante el último tiempo, Duprat y Cohn se separaron profesionalmente. Al menos por un rato. Cuando terminaron “El ciudadano ilustre”, que llevó cinco años de trabajo, entendieron que necesitaban hacer las películas en menos tiempo. Por eso, decidieron escindirse del rol de codirección.

Así es que Duprat estrena en agosto “Mi obra maestra”, donde por primera vez está solo en la dirección. Aunque Cohn no se fue lejos. Estuvo a cargo de la producción general, mientras elaboraba su propio proyecto, “4×4”, ya rodado pero con fecha de estreno en 2019 y que contó, a su vez, con Duprat como productor general.
“Mi obra maestra” cuenta con las actuaciones de Guillermo Francella y Luis Brandoni, y aborda en clave de comedia ácida el mundo del arte. Francella interpreta a Arturo, un galerista de arte consagrado y un poco soberbio, que quiere ayudar a su amigo, Renzo, el personaje de Brandoni, quien supo ser un artista reconocido pero ahora no tiene a quien venderle una pintura y es bastante reacio a los cambios. Entre ambos van a idear un plan para salir de la crisis.
“Es una comedia dramática pero en un punto es una vuelta a la comedia de Guillermo Francella y, a su vez, representa una vuelta con todo de Brandoni. Además ellos son amigos en la vida real”, adelanta el director.

La película de Cohn se hará esperar un poco más. Si bien ya terminó de filmarla, todavía faltan los ajustes de posproducción y recién estará en las salas el año próximo. El thriller “4×4” tiene a Peter Lanzani en un mega protagónico. Su personaje, un simple ladrón de estéreos, quedará atrapado dentro de la camioneta de Dady Brieva, un médico resentido que de tantas veces que lo robaron transformó su vehículo en una trampa mortal.

Cohn devela que será un tema polémico, “el de la inseguridad y cómo está naturalizada; y los límites de la justicia por mano propia; es un tema muy ríspido y espinoso que el cine en estos últimos veinte años no se animó a tocar”.

“En la película el ladrón queda atrapado durante cinco días en la camioneta – jaula”. Por eso -continúa el director- el film “está lleno de ideas, silencios, situaciones y límites que se van corriendo entre víctima y victimario”.

La nueva programación

El canal Pakapaka renovó con nuevos títulos su programación. Además de “Escondidos en el museo”, están en el aire “Misterios submarinos”, “Experimentores”; “Minúsculos”; “Petit, el monstruo”; “Los Happets” y, por primera vez en Alta Definición, “Mafalda”.

“Misterios submarinos” es una coproducción con la Universidad de Tierra del Fuego y se propone explorar los secretos de la vida acuática del Atlántico Sur. Son 13 capítulos, todos de 13 minutos, en los que Lola, la conductora, desafía a tres buzos profesionales para conocer diferentes animales y vegetales que habitan la costa. Cada capítulo tiene un nuevo desafío y un nuevo misterio a develar.

“Experimentores”, conducido por Nazareno Casero, invita a acercarse a la ciencia a partir de experimentos sorprendentes de física y química; cuyas reacciones son grabadas en cámara superlenta para darle un especial atractivo. Plantean develar el universo cotidiano y demostrar que la ciencia puede ser una actividad divertida.

Basada en el cuento “Petit, el monstruo” de la ilustradora y escritora argentina, Isol, esta serie está protagonizada por Laura, Gregorio, Román y su perro Tadeo. Ellos son los amigos de Petit y lo acompañan en todas sus aventuras.

“Minúsculo” y “Los Happets” son producciones internacionales. El primero es una serie animada protagonizada por una vaquita de San Antonio, un mosquito deprimido, una araña un poco torpe y una mosca ambiciosa. “Los Happets” son un grupo de animales simpáticos que viven juntos en un árbol en medio de las montañas y, en cada capítulo, tienen una aventura muy particular.