Personajes / 26 de mayo de 2018

Armando Bó: “Dependo de mi instinto al ciento por ciento”

Ganó el Oscar por el guión de “Birdman” y ahora estrena “Animal”. Burocracias de Hollywood, herencia no pesada y años sabáticos.

Armando Bó
Armando Bó

Una cabellera repleta de rulos descontrolados remata el metro noventa de estatura en este Armando Bó, hijo de Víctor y nieto del otro Armando Bó, aquel cineasta que supo escandalizar, con sus filmes protagonizados por Isabel Sarli, a la sociedad argentina allá por los ´60 y ´70. Y este Armando dice que nunca vivió su herencia “como un peso sino como algo natural”, lo que parece constatarse al entrar a su productora de cine y publicidad llamada “Rebolución”. Al traspasar el umbral, reciben al visitante dos afiches: uno de “Fiebre” (1971), con la silueta de “la Coca” desnuda en primer plano, y el otro de “Pelota de trapo” (1948), filmes que hablan de dos facetas cinematográficas muy distintas de aquel patriarca del cine. “Pero este es el tiempo de ‘Animal’”. Se trata de la segunda película de Bó como director (su ópera prima fue “El último Elvis”, estrenada en 2012) luego de ganar el Oscar por el guión de “Birdman”, película dirigida por su amigo personal, el mexicano Alejandro González Iñárritu. Hoy, tres años después de aquella noche inolvidable y luego de haber vivido por casi cuatro años en Los Ángeles, Bó está en la Argentina tras haber estrenado la película protagonizada por Guillermo Francella, Carla Peterson y Federico Salles.

Noticias: ¿Cómo se siente sobre la película?
Armando Bó: Estoy muy contento. Hice la película que quería hacer. Pero también estoy expectante porque la terminamos hace nada y no tuvimos tiempo de hacer las proyecciones de prueba con público. Así que estoy así…

Ríe, un poco nervioso, mientras abre la computadora para mostrar el tráiler, y al ejecutar la pregunta de rigor sobre el género, se resiste a definirla en esos términos: “Tiene varios layers (capas), por un lado es un thriller psicológico, paralelamente es un drama y a la vez tiene mucho humor”.

Noticias: ¿Por eso eligió a Guillermo Francella?
: Por eso. Los actores que manejan el código del humor tienen un ritmo, un tono, manejan un abanico de matices que es esencial para este trabajo. A la vez, Guillermo es uno de los mejores actores argentinos y está tomando muchos riesgos en la elección de los personajes. Tiene muchas facetas y en los últimos diez años mostró un costado actoral muy profundo. Es un actor dramático tremendo cuando siempre se lo conoció en la comedia. En esta película hay mucha ironía, que es mi punto de vista sobre el mundo. Entonces me pareció importante que tuviera esa capacidad de interpretar un personaje donde en una “layer” pasa una cosa, en otra pasa otra cosa y Guillermo podía darle esas varias lecturas. Y es un profesional impresionante, obsesivo, un enfermo casi y yo también (risas). No podría imaginar la película con otra cara.

Noticias: Estuvo viviendo tres años y medio en Los Ángeles, la meca del cine, dónde ganó uno de los máximos galardones, ¿por qué vino a filmar acá?
: Uno como cineasta es nómade. Los proyectos te van moviendo. Ahora, en julio, nos vamos de nuevo. Soy un tipo que dependo mucho de mi punto de vista y allá me estaba costando poder hacer la película como quería. Sabía exactamente qué es lo que quería hacer pero había muchas interferencias de parte del estudio; de la burocracia del sistema y si seguía dependiendo de todo eso, iba a hacer una película no tan personal; y dependo de mi instinto al ciento por ciento. Paralelamente nos encontramos con Guillermo: leyó el guión y al otro día de leerlo, me llamó; entonces sucedió la magia y los astros se alinearon. Ahí me pregunté cuál sería la diferencia de contar esta historia allá o acá. Cuento la misma historia pero acá tengo todas las herramientas que quiero para hacer la película exactamente como quería. Eso me sedujo. No es que la “peli” tiene menos calidad. Está a la altura de las circunstancias después de haber ganado un Oscar.

Noticias: Cuándo dice burocracia, ¿a qué se refiere?
: Hay demasiados estratos, demasiadas personas: agentes, managers, abogados, estudios. Uno ya no habla con el actor en forma directa. Y acá, con Guillermo, la cosa fue más sencilla. Fue un “¿Te gusta?”, “Me encanta”, “Genial, ¿vamos?”, “vamos”. Y punto. Además, allá hablás de la fecha tal o cual, que entonces, que no sé qué… y comienza una danza con un sinfín de vueltas y se comienzan a adormecer un montón de cosas.

Noticias: ¿Por qué “Animal”?
: Porque en algún punto, Antonio (el personaje de Francella) está adormecido. Está en esta vida, en esta sociedad en la que encajamos en ciertos lugares… y uno hasta se olvida de que de alguna manera somos animales. Y el tipo tiene que conectarse con su estado más salvaje, que se encuentra oculto en lo profundo. Es la historia de una persona que durante toda su vida respetó todas las reglas. Ese “deber ser” alrededor del que armó toda su vida, pero este personaje se encuentra frente a un momento en el que se da cuenta de que si sigue viviendo de la misma manera, se muere. Ahí comienza a cuestionar todo. Hay algo de ese instinto animal que él cree que tiene que buscar para salvarse.

Noticias: ¿Cuánto tiempo va a estar esta vuelta en los Estados Unidos?
: La verdad es que nos venimos moviendo bastante. Hay un montón de proyectos dando vueltas de los que no puedo hablar mucho pero también familiarmente nos resulta interesante ahora que los chicos tienen 8 y 4 años.

Noticias: ¿Y el que está en edad escolar?
: Tiene que desarrollar el músculo de la adaptación. Creo que es una buena arma para su futuro. Para los dos. Por suerte tengo la libertad de poder moverme en base a lo que sentimos. Dónde más cómodo me siento sin duda es en la Argentina, porque soy muy argentino. Además, el haberme ido no porque “me tengo que ir” sino porque nos gusta esta cosa de ir y venir, nos parece muy interesante.

Noticias: Su hijo más chico se llama Torino, ¿por el auto?
: Eh, es una mezcla de cosas. El auto… tuve un Torino así que sí. El nombre nos gustaba con esa cosa medio italiana que nos pareció interesante. Lo loco es que uno le encuentra un montón de explicaciones y después, es Torino y punto. Él es Torino y ya casi no me acuerdo por qué le pusimos ese nombre.

Noticias: ¿Y el más grande?
: Amador.

Noticias: No Armando pero casi…
: Alguien tenía que tomar la decisión de romper con la tradición. Aunque no rompo del todo porque hay algo que se lee igual pero no es lo mismo. Está bueno, para él sobre todo.

Noticias: ¿Le pesa esa herencia?
: No. Es la única manera que conozco. Nunca lo viví como un peso y pasó tanto tiempo a lo que hacía mi abuelo, incluso a lo que hacía mi papá. Así que lo vivo como algo muy natural. Por suerte empecé a viajar mucho de chico filmando comerciales y me despojó de un montón de sensaciones que podrían haber sido opresoras… Afuera, cuando cuenta la historia, se quedan congelados. No pueden creer que soy de una quinta generación de cineastas.

Noticias: Aparte de contar, ¿mostró las películas de su abuelo?
: No, no mucho.

Noticias: ¿Qué le parecen las películas de su abuelo?
: Algo en lo que me veo reflejado es que él hacía lo que sentía y quería y eso le daba un punto de vista autoral que lo hizo único. En sus películas con Isabel o con películas como “Pelota de trapo”. Siempre estuvo en la búsqueda de un nuevo lenguaje y tenía un olfato que desarrolló a su manera, en el oficio y no estudiando. Ahí también me veo reflejado. Paralelamente me ocupo de que esto sea mi propia vida, mi propia carrera.

Noticias: ¿Cómo pudo acceder a Hollywood?
: Fue por la conexión con Alejandro (González Iñárritu). Desde chico dirigí comerciales en su productora y en los Estados Unidos está muy conectado el cine con la publicidad. Además, a “Elvis…” la produjo Steve Golin, un productor muy importante. En Los Ángeles siempre están buscando gente que traiga algo para decir. No viven sólo de los estadounidenses. Hollywood siempre se nutrió de gente de afuera. Parece muy grande pero al estar ahí, al conocerla, se achica.

Noticias: Iñárritu no tiene buena fama como persona. ¿Cómo logra llevarse bien con él?
: Alejandro es un amigo. No puedo ser objetivo. Es un tipo del que aprendo muchísimo: lo bueno y lo malo. Es un profesional con todas las letras. Nunca vi trabajar a alguien como a él. Es un tipo fuerte que está en todos los detalles. Puede suceder que la gente que trabaja a su alrededor le impacte las situaciones o formas de hablar que tiene. Yo estoy agradecido, le tengo muchísimo afecto. Y tengo una mirada completamente diferente de la fama de la que hablás.

Noticias: ¿Siempre trabajó con su primo, Nicolás Giacobone?
: Sí. Tenemos como una conexión de afecto interesante. Vemos cosas desde puntos de vista similares. Es una buena combinación y cada uno aporta lo que tiene que aportar.

Noticias: ¿Sigue casado con Mariana Genesio Peña?
: Sí. Está buenísimo no sólo que se hayan podido casar (N de la R: Mariana es trans, tiene un pequeño rol en “Animal” y aparece en el spot televisivo “Juana” de un portal de búsqueda de trabajo) si no, la libertad con la que vivieron todo. Es raro que estemos hablando de esto. Que la pregunta tenga que ser hecha, habla de cómo somos hoy.

Noticias: Si no se hubiera dedicado al cine, ¿qué hubiera hecho?
: Todos los días me planteo el haber hecho otra cosa. Estoy experimentando esta crisis de los 40. Aunque me gusta lo que hago, el proceso de hacer una película es muy sufrido. No es un disfrute. Uno tiene que sangrar para que las cosas salgan. Me gustaría tomarme un par de años sabáticos.

Noticias: ¿Y hacer qué?
: Nada.

Constanza Guariglia
@congua