Sociedad / 11 de junio de 2018

Los hijos de Di Doménico ya tienen abogado y quieren avanzar en la Justicia

Designaron al estudio de Raúl Casal, que se presentará como querellante en la investigación de la muerte y en la causa en de lavado de activos. Juan Manuel Campillo, el viudo, continúa sin comunicarse.

Por

La familia de Carlo Di Doménico está convencida del diseñador no murió por causas naturales, como había explicado su viudo, Juan Manuel Campillo. Los hijos del modisto, Stéfano y Carla, y su ex mujer, Susana Ortíz, designaron al abogado Raúl Casal para que los represente en la Justicia. En los próximos días se presentarán como querellantes en la causa que investiga la muerte y, también, en una causa en la que Di Doménico y su marido estaban siendo investigados por lavado de activos.

Casal trabajará en el caso junto a sus hijos y miembros de su estudio, Raúl, Carolina y Verónica. El equipo se dividió en áreas para de trabajo para, por un lado, involucrarse en la causa penal por su muerte y, por el otro, entender la compleja trama societaria de las firmas de Di Doménico. A su vez, como algunas sociedades habían sido puestas a nombre de Stéfano y Carla a pesar de que ellos no tenían participación, se deberá establecer qué grado de responsabilidad tienen en las empresas.

En el entorno de la familia insisten en que los hijos de Di Doménico están “preocupados y temerosos” y resaltan que todavía no pudieron hacer el duelo por el fallecimiento de su padre. Desde que conocieron la noticia, sospecharon que detrás de la muerte del diseñador estaba Campillo. De hecho, gracias a la denuncia que presentó Stéfano en la Comisaría N° 53 de Capital Federal se logró frenar la cremación del cuerpo e iniciar los trámites para que se realice una autopsia judicial.

En las últimas semanas, los amigos y ex empleados del diseñador sumaron sus sospechas contra Campillo, contaron detalles de sus últimos meses de vida y hablaron de aislamiento, amenazas y maltratos.

Campillo, señalado como el primer valijero K, “desapareció” luego de la muerte del diseñador. Cambió su número de teléfono, no responde en las redes sociales y nadie del entorno del modisto volvió a tener novedades suyas a pesar de que ya habría comenzado con los trámites de la sucesión.