Menú
Sociedad / 29 de junio de 2018

Polémica en La Plata por pintadas a favor y en contra del aborto legal

El escenario de los cruces es la Plaza Moreno. De un lado está la Catedral y del otro, el municipio. El intendente decidió no intervenir hasta después de la votación en el Senado.

Por

Al pañuelo gigante por el aborto legal pintado en la Plaza Moreno de La Plata le escribieron “asesina”.  El autor del escrache con aerosol negro fue un joven identificado como Franco R. al que, de casualidad, una chica filmó en el momento de las pintadas. La intervención generó una catarata de críticas contra el militante “pro vida” en las redes sociales. Y despertó una disyuntiva en el municipio: limpiar o dejar todo como está.

Como cada vez que hay un graffiti, una camioneta de Espacios Públicos llegó de oficio esta mañana al dibujo del pañuelo intervenido. El personal municipal empezó a trabajar, pero sólo logró tapar la palabra “asesina” y se fue sin limpiar el resto de la pintura negra que tapaba la consigna de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.


La decisión de que se retiraran llegó desde el municipio que conduce Julio Garro (PRO). Tras una charla con algunos de sus funcionarios, el intendente decidió frenar la limpieza  y dejar todo como estaba para no quedar de ninguno de los dos lados.

Garro, que se manifestó en contra de la legalización del aborto, pidió “no alimentar una guerra entre dos bandos”. Por eso, según pudo saber NOTICIAS, ordenó conservar tanto el pañuelo como las pintadas “por lo menos hasta que pase el debate en el Senado”.

El autor de la pintada llevaba puesto un pañuelo celeste con el que se identifican los sectores en contra de la legalización del aborto. “No van a ganar”, dijo mirando a la cámara que lo filmaba mientras agitaba el aerosol para seguir pintando.

“Nacionalista, hincha de Racing, hincha de Chevrolet”, dice en su cuenta de Instagram. En las últimas horas, escribió un mensaje de agradecimiento a “todos los que apoyaron” y pidió: “No les den bola a las asesinas, dejen que se maten solas”.

La polémica se desató en una plaza emblemática de la ciudad, un escenario habitual de protestas y marchas de todos los colores. En dos de sus lados más importantes y mirándose entre sí, están la Municipalidad y la Catedral de la iglesia católica.

El pañuelo verde y las pintadas en contra, siguen frente al imponente edificio eclesiástico y a la vista de todos. Allí estarán por lo menos hasta que el Congreso resuelva el tema. Después, puede que no quede rastro de nada.

En esta nota: , ,