Empresas / 26 de julio de 2018

Convergencia y telefonía: el desafío de comunicarse

Por

Las empresas de telefonía móvil tienen como condición el expandir la frontera tecnológica día a día. Solo aquellos operadores que pueden sostener los niveles de inversión y reconversión de las redes serán quienes aseguren la continuidad de los servicios. Según las tres empresas de mayor peso en el país, las economías de escala son condiciones necesarias pero no suficientes para hacer posible esta evolución. La convergencia de servicios resulta un factor clave para el desarrollo del mercado en la Argentina para lo cual es necesario un nuevo marco regulatorio que proponga una mirada integral sobre las comunicaciones, contemplando a todos los actores con capacidad de invertir en redes modernas y potentes para brindar a los argentinos productos y servicios de alto nivel. Las dificultades en el despliegue de la red móvil son producto de normativas restrictivas para la instalación de antenas; deficitaria asignación de espectro y ausencia de políticas públicas que favorezcan la inversión en fibra óptica. “En este sentido entendemos que los avances en materia regulatoria indican un impulso favorable para el mercado de comunicaciones, si continúan realizándose ajustes a las reglas del sector que favorezcan la convergencia de servicios TIC y la competencia de la industria. Contemplamos con optimismo la vocación gubernamental de renovar el marco regulatorio y debatir los fundamentos de una ley convergente, que representará un gran avance para el país”, afirman desde la empresa Personal.

Movistar se adjudica ser la primera operadora argentina en apostar por el 4G. Por tal motivo, lo que desataca en su plan de inversiones es “la constancia en sumar valor a esta iniciativa”. En la misma dirección, Claro tiene planeado destinar USD 400 millones anuales para ampliación de red hasta el año 2020. Por su parte, el plan de negocios de Personal se concentra en la continuidad a los planes de tendido de fibra óptica para unificar las diferentes tecnologías de acceso, reconvirtiendo las redes fijas de cobre a redes de fibra o híbridas fibra-coaxial. Personal integra los recursos de la red de Nextel y la fibra óptica de Fibertel y Arnet. El plan de transformación de los servicios de contenido y video IP tienen en Flow su máxima expresión.

Claro compite con este producto en términos de servicios de valor agregado y rescata que la compañía ofrece Claro música y Claro video. El primero es una plataforma regional a través de la cual los clientes de Claro pueden disfrutar de millones de títulos –de discográficas como Universal, Sony o Warner, así como artistas independientes- para escuchar online o descargarlos en sus dispositivos. El segundo servicio, Claro video, ofrece a sus clientes acceso ilimitado a una amplia programación de entretenimiento.
Para Movistar, su caballito de batalla es que junto a Ericsson instalaron el primer laboratorio de prueba de tecnología de 5ta generación del país que alcanzó una velocidad de conexión récord de 20 GBps. La compañía hoy cuenta con más de 25 millones de accesos de banda ancha fija y telefonía móvil y fija a través de su marca comercial Movistar y lidera el desarrollo de las redes de comunicaciones 4G y FTTH.

Quejas. Según las estadísticas de la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor para el ejercicio anual 2017, el sector de las comunicaciones está al tope del ranking con un 27 por ciento del total de las denuncias recibidas, lo sigue muy pegadito el sector financiero con un 21 por ciento. Sin embargo las perspectivas para el corriente año ya evidencian una tendencia a la baja.

Dentro del rubro, telefonía fija y móvil, servicios de Internet, streaming de contenidos, TV abierta, por cable y satelital, y correo postal, los principales reclamos fueron: cumplimiento parcial o defectuoso del servicio, falta de procesamiento del pedido de baja incumplimiento total del servicio contratado, facturación excesiva o de cargos no convenidos e incumplimiento de oferta, promociones y bonificaciones.

Para Diego Rossi, Profesor de Políticas de Comunicación de la UBA y asesor de la Comisión de Comunicación de la Cámara de Diputados, la sensación sobre la calidad de servicio en telefonía móvil es la de “un país mediano con aspiraciones” El problema de conectividad de internet es parte de lo mismo. Como presenta grandes asimetrías en capacidad de consumo, muestra por ende diferencias en la vocación de las empresas a brindar el servicio en diferentes zonas del país. La ecuación no dicha entre compromiso de calidad y compromiso de inversión es que con un nivel de rentabilidad garantizado, la variable de ajuste es la calidad del servicio.

Las tres empresas que controlan el mercado disputan frecuencias, un recurso que si bien se puede optimizar es escaso, cuando el problema central son las antenas.

“Faltan antenas hasta en zonas urbanas. Ese es el problema de conectividad. Es cierto que en Buenos Aires vive mucha gente, pero en Tokyo y Nueva York también, y el servicio muestra estándares realmente altos”, señala Rossi.

Según el especialista, los limitantes tienen un origen histórico que sitúa con la privatización de Entel y las consecuentes dificultades del ente controlador del mercado cuyo comportamiento sistémico es habilitar a las empresas niveles altos de autonomía para la toma de decisiones. La telefonía móvil nunca fue considerada un servicio público. “Este gobierno heredó una base muy endeble de calidad de servicio y también tiene un techo muy bajito. Por parte de esta gestión el plan no parece ser más que tomarse cuatro años para que apenas se pueda hablar por teléfono”.