Política / 13 de agosto de 2018

La entrevista de NOTICIAS al primer arrepentido de la era K, hoy prófugo

En 2009 habló en exclusiva con Adrián López, quien emitía las facturas truchas para encubrir los sobornos de Skanska. Reveló nombres y detalles del escándalo. El rol del contador Galera.

Por

Faltan minutos para que empiece la entrevista. Adrián Félix López, el ex apoderado de Infiniti Group, la empresa fantasma cuyas facturas truchas le sirvieron a la constructora sueca Skanska para encubrir parte de las coimas de US$ 5 millones pagadas a funcionarios kirchneristas, sigue pitan- do su cigarrillo en la vereda. Dentro del estudio, uno de sus abogados avisa: “Él está dispuesto a contar cómo funcionaba todo el mecanismo de la facturación y los sobreprecios, pero creo que no quiere dar nombres”.

NOTICIAS: Entonces no nos sirve la entrevista. ¿No puede convencerlo?
Abogado: Bueno… Espéreme acá.

El hombre tarda un rato en regresar a su oficina. Lo acompaña su cliente, que pide un vaso con agua y estrecha la mano del periodista. López, apodado “Pichi” y hoy procesado por su participación en el caso de corrupción más emblemático de la era K, está a punto de revelar los pormenores y las identidades que le negó al juez federal Norberto Oyarbide en su declaración indagatoria del 25 de agosto. En este reportaje, el ex apoderado de Infiniti señalará al contador Andrés Galera –un operador de perfil subterráneo que responde al Ministerio de Planificación de Julio De Vido– como el enviado oficial que le habría pedido colaboración para montar la ingeniería de las coimas encubiertas por facturas apócrifas. Y detallará, paso a paso, cómo se llevaba adelante la operatoria de los sobornos pagados por Skanska.

López está esperando que se encienda el grabador.

NOTICIAS: Empecemos por el principio. ¿Cómo llega Infiniti a trabajar con Skanska?
Adrián López: Yo entré a Infiniti en el 2005, fui sólo apoderado, no socio. El tema es que entramos en contacto con un contador que le presentaba los proveedores a Skanska, alguien externo a la constructora, Alfredo Grecco. Él manejaba toda la parte de facturación y tenía vinculación con uno de los gerentes de Skanska, Javier Azcárate.

NOTICIAS: ¿Qué le dijo Grecco?
López: Que necesitaba facturación y la empresa nuestra calificaba por una cuestión impositiva. Daba el perfil perfecto para facturar toda la parte de consultoría. En los papeles íbamos a hacer consultoría, ingeniería de obra y unos manuales de obra. Pero por un precio, obviamente, por arriba de lo que vale en realidad.

NOTICIAS: O sea, estaban pasando facturas por un servicio que no prestaban.
López: Los manuales se estaban haciendo y la consultoría también, lo que no era normal era el precio. Hicimos un contrato con Skanska de 1.200.000 pesos.

NOTICIAS: ¿Y cuánto valía ese trabajo en realidad?
López: En este caso había un 50 o 60 por ciento de diferencia.

NOTICIAS: ¿Pero llegaron a entregar algún manual?
López: No.

NOTICIAS: ¿Y en Skanska igual les seguían pidiendo facturas
López: Sí, era así. Toda esa parte operativa la manejaba Grecco.

NOTICIAS: Cuando Grecco le dijo que Skanska necesitaba facturas, ¿a qué se refería?
López: Que Skanska necesitaba facturas para encubrir otras cosas, sobreprecios, coimas, llámelo como quiera.

NOTICIAS: ¿Grecco le planteó que las facturas eran para encubrir lo que Skanska pagaba en coimas para participar de la obra pública del Gasoducto Norte?
López: Correcto. El que daba el OK para que Skanska trabajara con facturas truchas era Néstor Ulloa, el ex titular de Nación Fideicomisos.

NOTICIAS: ¿Lo conoce a Ulloa?
López: No.

Néstor Ulloa, al que echaron por el escándalo, siempre negó los cargos en su contra.

NOTICIAS: ¿Las coimas eran para funcionarios del Gobierno
López: Sí. Me enteré de que eran para funcionarios cuando me vinieron a buscar por el otro lado, del Gobierno.

NOTICIAS: ¿Cuándo?
López: Fue a los diez días de que entré en contacto con Grecco, cuando empezamos a hacerle las facturas a Skanska. Habrá sido en junio de 2005.

NOTICIAS: ¿Cómo fue el contacto?
López: Por intermedio de una persona, que me llevó a hablar con un enviado del Gobierno. No voy a decirles quién me llevó porque es un amigo y no pienso involucrarlo en esto.

NOTICIAS: Lo cierto es que se reunió con un enviado del Gobierno.
López: Fue en un hotel del centro, el Regal Pacific, en 25 de Mayo y Córdoba. Nos reunimos un día de semana, por la tarde. En el lobby del hotel. Estábamos el enviado del Gobierno, mi amigo y yo.

NOTICIAS: ¿El hombre era del Ministerio de Planificación Federal
López: Correcto.

NOTICIAS: ¿Quién es?
López: Un contador que trabaja con la gente de Julio De Vido. Se llama Andrés Galera.

NOTICIAS: ¿Cómo sabía que Galera era un emisario del Gobierno
López: Él era muy amigo de mi amigo, el que me llevó a la reunión. Y me llevó para eso, estaba todo aclarado de antemano.

NOTICIAS: ¿Galera se presentó como funcionario?
López: No, pero yo sabía que trabajaba con José López, el secretario de Obras Públicas de De Vido, y que se dedicaba a comprar y vender facturas.

NOTICIAS: ¿Galera decía representar al Ministerio de Planificación?
López: Y claro, las obras públicas dependen de Planificación. Los gasoductos de Skanska dependían del ministerio. Lo que me planteó ese día es que ellos estaban necesitando empresas de primera línea para que le facturaran a Skanska. Empresas de transporte, constructoras y consultoras para que le facturaran a Skanska y que luego Skanska les diera el vuelto correspondiente.

NOTICIAS: ¿Por qué empresas de primera línea?
López: Y… porque hacerlo con las más chicas, las usinas, las que llaman empresas fantasma, podía despertar sospechas. Ellos querían empresas reales, no fantasmas, que pasaran facturas por un servicio que no se prestaba y que servía para justificar la salida de dinero que se destinaba a coimas. Y la promesa era que en lo sucesivo el Gobierno iba a tener en cuenta a esas empresas para ponerlas a trabajar en el sector público.

NOTICIAS: O sea, les prometían contratos o licitaciones.
López: Sí. O les decían que iban a convertirse en proveedores del Estado.

NOTICIAS: ¿Es posible que empresas importantes acepten esto
López: Sí, claro.

NOTICIAS: ¿Qué le respondió a Galera?
López: Yo le dije que no era mi trabajo y que no me dedicaba a conseguir empresas para facturar.

NOTICIAS: ¿Nada más?
López: Le dije que podía conseguirle a otro, que yo conocía usinas que se dedican a eso. Estaba haciendo una apuesta para poder trabajar con Skanska.

NOTICIAS: Infiniti recién empezaba a hacerle facturas a Skanska.
López: Sí. Yo todavía no había cobrado, pero ya había emitido una o dos facturas.

NOTICIAS: Cuando le dijo que el Gobierno buscaba más empresas para facturar servicios que no se prestaban, ¿era sólo para el caso de Skanska o eso incluía a otras constructoras que podían pagar coimas? López: Por los servicios y rubros que él me dijo, era para temas de construcción. No sé si era para otras empresas además de Skanska. No pregunté porque yo no iba a prestar otro servicio del que hacía para Skanska.

NOTICIAS: ¿Volvió a tener otro contacto después de esa reunión? López: Hablé una vez más por teléfono, a los pocos días. Me llamó Galera.

NOTICIAS: ¿De qué hablaron?
López: Necesitaba que lo vincule con esta otra persona de la que yo le había hablado para buscarle las empresas.

NOTICIAS: ¿Quién era?
López: No importa. Era alguien que le podía dar el servicio que yo no iba a brindar. Al final no le hice el nexo. Nunca llegué a establecerlo.

NOTICIAS: ¿El Gobierno buscaba el “know how” para la facturación trucha?
López: Ellos buscaban empresas para brindar consultoría y facturar. En el caso de las empresas de transporte, empezaban trabajando y después les ofrecían que sólo facturaran.

NOTICIAS: ¿Lo conocía a Galera de antes?
López: No, sólo de nombre. Era muy amigo de mi amigo cuando no tenía una moneda.

Andrés Galera, apodado “Andy”, reconoce tener una relación con el secretario de Obras Públicas del ministro De Vido, José López. Pero niega las acusaciones del ex apoderado de Infiniti. “Es un disparate, ni lo conozco al tipo”, dice. Desde que su nombre comenzó a sonar con fuerza entre los empresarios de la construcción que viven de los negocios con el Estado, y también en la Justicia, donde hay al menos una factura trucha atribuida a él en uno de los expedientes que se desprenden del caso Skanska, Galera comenzó a manejarse con más cuidado. Es un desconocido para el gran público, pero sus antecedentes lo pintan como uno de los personajes más enigmáticos del submundo K.

¿Hubo alguien más en el supuesto encuentro del hotel Regal Pacific que relata López? Un allegado al ex apoderado de Infiniti dice que también le habría mencionado el nombre de Roberto Baratta, el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión de De Vido. Pero López lo desmiente: “Jamás hablé de Baratta con nadie.

Sé quién es él porque una vez, hace años, un amigo me lo señaló mientras estábamos en una mesa del hotel Intercontinental. Pero jamás cruzamos una palabra”. ¿López cuenta todo lo que sabe o está dosificando sus revelaciones para guardarse alguna carta para más adelante? El procesamiento que le dictó el juez Javier López Biscayart derivará en un juicio oral por su participación en el caso Skanska. El juez lo considera el jefe de una asociación ilícita dedicada a emitir facturas falsas para distintos fines, entre ellos el de disimular coimas.

NOTICIAS: ¿Con esta denuncia busca meterle presión al poder para que se ocupen de mejorar su situación?
López: No es para meter presión. Quiero que se sepa la verdad, que yo soy un chivo expiatorio, un eslabón de una cadena y que me tocó perder. Me banqué dos años de prisión, ahora estoy en libertad condicional y no quiero seguir pagando los platos rotos.

NOTICIAS: ¿Cuál fue su rol preciso en el trato de Infiniti con Skanska?
López: En Infiniti les hacíamos las facturas, figurábamos como si fuéramos un proveedor normal de Skanska. Después yo iba una vez al mes a cobrar los cheques en la tesorería, en el subsuelo de la empresa. Me los daba un empleado, a los gerentes no los conocía. Y esos cheques los depositaba en una sucursal del Banco Supervielle y a los tres días se acreditaba el dinero y pasaba a retirarlo. Y luego le daba esa plata a Alfredo Grecco, que era el nexo con Skanska, que se la devolvía a ellos.

NOTICIAS: ¿A usted le consta?
López: Sí, me consta que se la devolvía.

NOTICIAS: ¿Infiniti cobraba una comisión por emitir facturas truchas para Skanska?
López: Sí, claro. Cuando sacaba la plata del banco, me quedaba con el 50 por ciento del IVA. Un 8 o 10 por ciento del total, más o menos.

NOTICIAS: ¿Y los cheques por cuánto eran?
López: Llegué a cobrar cuatro, eran unos 800.000 pesos en total.

Entre las pruebas que acumuló el juez López Biscayart, el primero en investigar el caso Skanska, hay un video aportado por el Banco Supervielle donde se lo observa a López cobrando uno de los cheques en cuestión. En cuanto a Alfredo Grecco, mencionado como el nexo entre la constructora sueca e Infiniti y también procesado por el escándalo, en su entorno afirman que es inocente.

NOTICIAS: ¿Fue la primera vez que Infiniti se relacionó con un negocio donde se veía la mano del oficialismo?
López: Antes de que yo llegara a la empresa, Infiniti se llamaba Calibán y estuvo metida en un tema de facturación de publicidad para una pelea del “Roña” Castro que auspiciaban muchas empresas que tenían relación con el Gobierno. Ahí hubo algo raro, los muchachos evidentemente necesitaban facturación para ese evento.

NOTICIAS: ¿Quiénes son los muchachos?
López: El Gobierno.

Un libro del periodista Pablo Abiad sobre el caso Skanska llega a la misma conclusión. Revela que las compañías que sponsorearon esa pelea de box del ícono deportivo santacruceño –concesionarias de los peajes de las rutas, como Coviares, Autopista del Sol y AECSA, y bancos como el Macro y el Galicia– recibían de parte de los enviados del Gobierno unos comprobantes de pago de Calibán, la antecesora de Infiniti. ¿También esa vez hubo plata que se desvió a funcionarios?

Tiempo atrás, el ex apoderado de Infiniti se encontró con Facundo De Vido, el hijo treintañero del ministro, en un gimnasio del barrio de Belgrano. Cada uno sabía quién era el otro por los diarios y porque la ex mujer de López atesoraba algunos contactos en Santa Cruz. “Actuaste mal”, le reprochó el joven, furioso porque López ya había mencionado a su padre ante la Justicia, cuando involucró en el escándalo a “un funcionario público que sería De Vido”, pero luego reculó: “No lo puedo asegurar”. El hijo del ministro se sorprendió ante la respuesta del otro: “Analicemos esto desde un principio, y ahí vas a ver quién actuó mal”. No hubo más palabras entre ambos.

NOTICIAS: ¿Por qué decidió dar esta nota?
López: Porque estoy cansado de ser el perejil de esta historia. El tiempo que pasé en prisión no me lo devuelve nadie. Acá hay muchos más involucrados que yo y no pasaron un solo día presos.

El hombre suspira. Sospecha que todo lo que acaba de contar tendrá consecuencias.