Política / 21 de agosto de 2018

VIDEO | Así quedó el edificio de la gobernación bonaerense

Los trabajadores del Astillero Río Santiago atacaron el edificio con piedras y pedazos de baldosas e intentaron ingresar.

Por

Corridas y gritos vivieron esta tarde los funcionarios de María Eugenia Vidal y empleados que se encontraban dentro de la gobernación cuando una protesta de trabajadores del Astillero Río Santiago irrumpió ante la puerta del edificio platense.

Aunque la gobernadora no se encontraba en el lugar, varios funcionarios de segundas líneas tuvieron que dejar sus puestos de trabajo y resguardarse de los piedrazos que entraban por las ventanas. Incluso un grupo de periodistas debió abandonar la sala de prensa ante los impactos.

“Tuvimos que irnos a otra oficina porque estaban tirando piedras y cuando nos trasladábamos, justo rompieron un vidrio, nos podrían haber pegado a nosotros”, contó a NOTICIAS una de las trabajadoras de gobernación que estaba en el lugar.

Las imágenes muestran que los manifestantes tiraron pedazos de baldozas de gran tamaño contra el edificio de Gobierno e incluso intentaron ingresar al mismo por calle 6, entre 51 y 53. El predio, que suele estar vallado y custodiado por la Policía, sumó hoy una gran cadena en la puerta para impedir que los manifestantes la traspasaran.

La tensión fue más fuerte del otro lado de la reja. Los trabajadores que llegaron a reclamarle a Vidal fueron reprimidos por la policía bonaerense con balas de goma y gases lacrimógenos.

Una decena de trabajadores resultaron heridos y al menos cinco personas fueron detenidas tras el incidente que se extendió en pleno centro platense y en horas del mediodía. La protesta había comenzado por la mañana, con un corte de los trabajadores de Astillero en la autopista Buenos Aires-La Plata.

“Dejaremos bien en claro que a las conquistas históricas no hay que tocarlas y que el Astillero se va a defender hasta las últimas consecuencias ante cualquier ataque que pretenda hacer el gobierno”, dijo Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada al convocar a la protesta. Son 3.000 los trabajadores que temen por la continuidad de su puesto laboral ante lo que consideran “constantes ataques de las autoridades”.