Menú
Sociedad, Televisión / 1 de septiembre de 2018

Marcelo Tinelli vuelve con un Bailando outlet

Retorna el show pero en formato reducido. Los golpes de la crisis económica y la incertidumbre por la finalización del certamen.

Por

El 9 de abril volvemos”. Seguro, Marcelo Tinelli cerró así la edición 2017 del “Bailando por un Sueño”. Aquel 19 de diciembre, el conductor se puso un plazo de cuatro meses para regresar con el show. Sin embargo, su proyección estuvo muy lejos de la realidad. “Showmatch” retorna a la pantalla de El Trece recién en septiembre y no sólo lo hace con una menor expectativa con respecto a otros años, sino que tanto el presupuesto como la convocatoria de figuras para bailar también menguó.

Las dilaciones y postergaciones estuvieron a la orden del día. Muchas de ellas por los juicios con Ideas del Sur y otras por cuestiones de producción y armado del programa. De abril se pasó a junio. Después se estipuló esperar hasta la finalización del Mundial. Luego agosto y finalmente el show más importante de la TV argentina fijó septiembre como fecha de debut. Con una convocatoria con menos estrellas que otros años, este regreso parece más una obligación contractual que un proyecto para ganar el rating. Tanto, que aún no se sabe fehacientemente cuándo terminará: si en diciembre, si seguirá en el verano o si cortará y retomará en marzo.

En el entorno del conductor explican que él preferiría no tener que arrancar ahora y directamente enfocarse en el próximo año, pero para poder pagarle a la planta de trabajadores de su productora Laflia es necesario facturar, y sólo “Showmatch” puede generar ese dinero.

Ni siquiera en El Trece se muestran muy esperanzados con el retorno: “Obvio que su vuelta nos beneficia, pero el año, en materia rating, ya casi está perdido, no se va a poder revertir en tres meses y medio”, confía una fuente cercana al canal del Grupo Clarín, aunque igualmente se conforma: “Pero lo bueno es que esté en nuestra pantalla y poder armar un tándem fuerte con la nueva ficción (‘Mi hermano es un clon’) para volver a ganar el prime time”.

Devaluado. La última vez que Tinelli condujo “Showmatch”, el dólar cotizó a 18,24 pesos. Al cierre de esta edición, la divisa estadounidense rondaba los 40. En un programa con un gran despliegue de producción y con la necesidad de contratar a bailarines famosos, la crisis económica argentina golpea fuerte. Con un presupuesto acotado, se decidió priorizar el show por sobre las celebrities. Así, la lista de participantes no tiene el lustre de otros años. Incluso, al contrario que ediciones anteriores, no habrá una figura extranjera como fueron Mike Tyson o Marta Sánchez. “El show es él (Marcelo) y lo que pasa en el programa es independiente de quiénes bailen”, afirman desde El Trece y explican que la nómina de participantes busca “una renovación para atraer a los más jóvenes”, algo similar a lo que fue la inclusión hace dos años de Micaela Viciconte y Flor Vigna, muy populares entre los adolescentes.

Lo que se ahorró en la convocatoria de figuras fue puesto en otro lado. Atento a la necesidad de renovar el show, Tinelli apostó fuerte a la tecnología. La pista estará rodeada de pantallas de última generación importadas de China, también habrá una consola de luces y hasta se incluirá una pileta de cinco metros de largo y dos de profundidad para realizar el ritmo de nado sincronizado.

Tantos meses con el show frenado hicieron que la flamante productora de Tinelli no tuviera prácticamente ingresos. Eso es algo que cambiará al volver “Showmatch”, ya que el programa será el que venda más caro el segundo de publicidad. “Pero si se tiene en cuenta el valor en dólares, el precio del segundo de tanda cayó”, detallaron cerca de Tinelli. Las mismas fuentes explicaron que la crisis también hizo caer muchos de los PNTs que tenía el conductor: “De 10 bajaron a 5”, señalan, al tiempo que explican que fue necesario armar planes de financiación especial para atraer a anunciantes.

Falta un gran detalle por solucionar: cuándo terminará el show. El programa suele finalizar en diciembre, algo imposible este año, por lo cual se buscan soluciones alternativas. Una que se barajó fue que el show continuara durante el verano, aunque la idea no prosperó: “A nosotros no nos convenía por una cuestión de costos tener un programa así durante el verano, que el encendido baja mucho”, contaron desde la emisora. Fuentes cercanas a Tinelli señalaron algo similar: “Por costos, no vale la pena tenerlo en verano. Sería sólo pérdida”, apuntan. Así, la solución que toma más forma es que el programa corte durante enero y febrero y retome en marzo, con las parejas que queden en competencia. Esa alternativa fue reconocida por el mismo Tinelli y a El Trece lo seduce tenerlo en pantalla desde el principio del año.

Con estas dudas y muchas menos estridencias que otros años, Tinelli volverá a la TV en septiembre. Le tocará competir con “100 días para enamorarse”, el gran éxito del año. Pero él siempre ha sabido reinventarse y sobrevivir. El show debe continuar.