Política / 2 de septiembre de 2018

Crisis: los mercados piden que Macri se olvide de la reelección

Lo hacen exigiendo el adiós a Marcos Peña y la profundización salvaje del ajuste. Carrió resiste, pero no tanto.

Por

Fin de semana tenso. Hasta casi piñas hubo entre Toto Caputo y Nicolás Dujovne.

Viernes: el núcleo más íntimo (con Carlos Grosso confirmado como estratega en las sombras) define los trazos gruesos del cambio de Cambiemos.

Sábado: se suman Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, ya corridos al “segundo círculo” que también integra Rogelio Frigerio. Avisan que con más ajuste vuela todo por el aire, empezando por el GBA.

Domingo: entran a Olivos los radicales, eternos convidados de piedra con más poder territorial que conducción. Opinan en sintonía con Larreta-Vidal. Carrió habla por sus tuits: defiende con tibieza la permanencia de Marcos Peña, cuestionando la baja de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui por obra y gracia de un lobby económico.

Mauricio Macri debe profundizar el ajuste. El problema es quién paga la cuenta. Los mercados y la población ya son mundos irreconciliables en la crisis. Los primeros piden que baje a Peña, es decir, que se olvide de ser reelecto si hace falta (aunque estalle Cambiemos y no termine el mandato) y vaya a fondo con una transferencia salvaje de recursos. El campo esta alerta frente al eventual regreso de las retenciones. Sus lideres ya avisaron que eso significaría la ruptura del pacto fundacional de gobernabilidad. Hay que ver, en ese punto, de qué lado está Lilita.

Por su parte, la población se confunde, hace cuentas angustiosas.

El peronismo extiende las redes para pescar en aguas turbulentas: en 10 días se lanzan los PJ no K, con Piccheto-Massa a la cabeza.

Macri tiene la oportunidad de pasar a la historia sólo si es capaz de convocar a un consenso amplio para enhebrar lo que no tiene. Que no es flan: es plan.

*Jefe de redaccion de NOTICIAS.