Menú
Personajes / 2 de septiembre de 2018

Gaby Goldman: “En España también existe la grieta”

Músico y compositor, está a cargo de la dirección musical de “Billy Elliot” en Madrid. Trabajar y vivir en España. Éxito y desafíos.

Voz e imagen llegan desde lejos. Gaby Goldman vive en Madrid desde mayo del año pasado. Fue convocado para la dirección musical de “Billy Elliot”, obra que arrasó con la cartelera madrileña. En una charla vía Skype, el prestigioso músico argentino –fanático de los sombreros negros– cuenta detalles de su trabajo y de su vida en España.

La historia de Billy Elliot –el chico inglés de clase trabajadora que sueña con ser bailarín y lo logra a pesar de la oposición de su padre– ya lo había conmovido cuando se estrenó en cine. “Me impactó muchísimo. Fui a verla un sábado en trasnoche al Abasto y salí llorando, seguí llorando en el taxi y en mi casa. Me inspiró. Esa madrugada compuse algo que terminó siendo la obertura de “Frankenstein”, musical que produjo Alicia Lectoure en homenaje a su hermano, Tito”, recuerda.

Noticias: ¿Qué sintió cuando lo convocaron para “Billy Elliot”?
Gaby Goldman: Me volví loco. Me llamó el director David Serrano, con quien ya había trabajado en Buenos Aires en “Más de cien mentiras”, musical sobre Joaquín Sabina. “Billy Elliot” es una obra prestigiosa y compleja. La música es de Elton John y soy su fan desde los ’80. Es un honor dirigir la partitura de alguien que admiro.

Noticias: ¿Cuáles fueron los mayores desafíos al abordar la obra?
Goldman: El trabajo con gente que no conocía, en otro país, con otra idiosincrasia, otra cultura. Pero fue maravilloso. Tuve una orquesta de músicos tremendos y el éxito de público, las críticas y los premios superaron las expectativas. Fue maravilloso trabajar con niños. Armamos cinco elencos con doce niños cada uno porque los chicos no pueden hacer más de dos funciones semanales. Se presentaron 200, que se formaron en una academia en danza clásica, zapateo americano, actuación y canto un año y medio antes de los ensayos. Fue emocionante ver su crecimiento, el talento, la exigencia profesional. Se me caían las lágrimas.

Noticias: ¿Tiene algo de niño?
Goldman: Sí, una especie de ingenuidad al encarar cada trabajo. Experimentar, sigue siendo un juego en el mejor sentido. Y tengo mucho humor, no es bueno, en algunos momentos mis chistes son pésimos, pero no deja de ser un humor personal.

Goldman nació en Rosario y a los dos meses, se mudó con su familia a Israel, donde vivieron diez años. De regreso en su ciudad natal, cursó en la Escuela Nacional de Música con especialidad en piano y dos años de Composición en la Universidad de Rosario. A los 18 tuvo su primer trabajo con un grupo de rock en Mar del Plata, y con el tiempo, se convirtió en un reconocido compositor, arreglador y director musical. Referente absoluto del género, participó en “Rent”, “Casi normales”, “Forever Young”, “Canciones degeneradas”, “Mina… che cosa sei?”, “Priscilla, la reina del desierto”, entre una extensa lista de obras.

Su próximo gran desafío es la dirección musical de “West Side Story”, de Leonard Berstein. Estrena el 3 de octubre en el Teatro Calderón de Madrid. “Es un hecho artístico magnífico. Berstein fusionó música latinoamericana, ópera, comedia musical y jazz con un gran contenido social sobre la discriminación y las diferencias raciales”.

Noticias: Participó en muchos proyectos exitosos. ¿Cuál es su concepto del éxito?
Goldman: Poder hacer lo que amo y que salga bien. Desde chiquito supe que quería dedicarme a la música. Me hace feliz saber que hoy mi opinión vale al momento de encarar un trabajo. También son importantes los errores y los fracasos. Uno aprende.

Noticias: ¿Tan chico descubrió que quería dedicarse a la música?
Goldman: Sí, a los tres años mis padres me pusieron un piano enfrente y entendí que mi forma de comunicarme es a través de la música. También me gustaba mucho la actuación y cuando era pequeño, no me gustaba nada la comedia musical.

Noticias: Su mamá tuvo cierta influencia, ¿no?
Goldman: En mi casa se escuchaba mucha música y mi mamá aportó su granito. Ella tenía una disquería en Rosario y yo trabajaba allí de adolescente. Lo que aprendí de música en ese tiempo fue incalculable.

Noticias: ¿Qué recuerdos tiene de sus diez años en Israel?
Goldman: Vivíamos en Bat Yam, traducido significa “Hija del mar”, una ciudad cercana a Tel Aviv. Tuve una infancia feliz y pude realizarme artísticamente desde chiquito. Estudié teatro, pantomima, música.

Noticias: ¿Cuáles son las diferencias entre España y la Argentina en la forma de trabajar y de hacer musicales?
Goldman: En Buenos Aires hay más cultura e historia de teatro musical, pero no es una industria ni un género popular, como sucede en los Estados Unidos, por ejemplo. No gusta tanto, hay ciertos prejuicios y las entradas son caras porque producir este tipo de espectáculos es extremadamente costoso. La única persona que logró popularizar el género, nos guste o no lo que hace, es Pepe Cibrián, con “Drácula”.

Noticias: ¿Qué sucede en España?
Goldman: Desde hace varios años, el público español consume teatro musical. La gente tiene más poder adquisitivo y puede pagar una entrada de 85-90 euros. Entonces la recuperación de la inversión empresaria es más fácil. En cuanto a la forma de trabajar es lo mismo. Hay gente muy talentosa y muy formada para abordar una comedia musical tanto en la Argentina como en España.

Noticias: ¿Se adaptó bien a la forma de vida, las costumbres, la idiosincrasia española?
Goldman: En España percibo una mejor calidad de vida, la tranquilidad de que no te roben en la calle, hay menos ofuscamiento, tenés la cabeza más despejada a la hora de trabajar. Por supuesto, hay problemas sociales y políticos, pero es más barato ir a comer o comprar en el supermercado que en la Argentina. Estoy contento y agradecido, aunque todavía me siento nuevo aquí. No tengo amistades, pero conozco mucha gente y tengo buena relación, me aceptaron y me gané el cariño de todo el teatro. Por ahora, sigo sin pareja. Estoy más dedicado al trabajo que al amor.

Noticias: ¿Cómo se vive la situación socio-política allí?
Goldman: Está muy dividido todo, acá también existe la grieta, especialmente con el independentismo. La destitución de (Mariano) Rajoy sacudió un poco. Existen los problemas políticos, sociales y culturales, pero no percibo que afecten la cotidianidad. La gente sigue con su vida y no está pendiente de eso. Por lo menos en Madrid, donde vivo.

Noticias: ¿Cómo ve a la Argentina a la distancia?
Goldman: Muy mal. Estoy triste por mi país. Intento estar al tanto de todo y me duele lo que pasa a nivel social y político. Soy un romántico optimista, pero me cuesta serlo en este caso. Ojalá las cosas puedan solucionarse, pero lo veo muy difícil.

Noticias: ¿Y cuál es la visión que tienen los españoles sobre nosotros?
Goldman: La mayoría me dice: “Cómo puede ser un país tan rico y que le vaya tan mal”. Y me comentan el tema de la corrupción. Cómo puede ser que se robe tanto. En España también hay corrupción y es pesada, pero me da la sensación de que no atenta contra la calidad de vida de la gente. Las cosas marchan y tratan de que la gente viva bien. En la Argentina la gente siempre paga los platos sucios de la corrupción de los políticos.

Noticias: ¿Su próximo proyecto en la Argentina será en 2020?
Goldman: Sí, estoy escribiendo, junto a Daniel Casablanca, Mario Kostzer y Guadalupe Bervih, un musical basado en el libro de Mario, “El pelotudo argentino”. Son estereotipos de personajes de nuestra cultura argentina: el taxista pelotudo, la maestra pelotuda, el banquero, la secretaria. Con esa información armamos una obra que habla de nosotros como sociedad y como país, con muchísimo humor y con mucha verdad.

Noticias: ¿Le parece que somos muy pelotudos?
Goldman: Sí. Una de las razones de por qué nos va como nos va es porque somos muy pelotudos.

Cecilia Escola