Menú
Personajes / 7 de septiembre de 2018

Natalia Antolín: “La necesidad me ordenó la vida”

Foto: Marcelo Escayola.

Hace 30 años que su moda se mantiene más allá de los vaivenes de la Argentina. La “China” Suárez, Verónica Lozano, Lali Espósito, Tini Stoessel, Paula Chaves, Cris Morena, Zaira Nara y Karol Sevilla (de “Soy Luna”) son algunas de las celebrities que usan sus vestidos, convirtiéndose algunas en embajadoras o musas de su marca. El talento y la suerte de la diseñadora Natalia Antolín: dar la pelea sin tirar la toalla.

Noticias: Con más de tres décadas en la moda, ¿cuáles fueron las maniobras para mantenerse?
Natalia Antolín: Primero me manejé con creatividad. Considero que la Argentina, si bien es un país difícil, tiene muchas posibilidades. Si estoy acá es porque pude cumplir sueños y metas. A veces los argentinos nos embarullamos y a las crisis y a los obstáculos hay que soportarlos con excelencia. Traté de reciclarme y reinventarme. El otro factor esencial fue tener un equipo maravilloso –Lucía, Georgina, Pía, Elizabeth y Alejandra– con el que pudimos palear situaciones y planificar los cambios necesarios. Llevamos juntas 20 años.

Noticias: Armó colecciones cápsula con la “China” Suárez y Vero Lozano. ¿Por qué con ellas?
Antolín: Yo las vestía. La “China” era una de mis musas… Las dos son de personalidad fuerte, se destacan en la moda y tienen ideas propias. Trabajé con ellas como si fueran diseñadoras. Me hicieron una bajada de línea y armamos en conjunto el estilo de cada una.

Noticias: Interesante. No es tan habitual…
Antolín: Las marcas usan la imagen de una celebridad, pero no hacen sinergia con sus ideas. La “China” viene una vez por semana al taller, se involucra. Lo mismo Vero con campañas y proveedores. Son mujeres que aman la moda y la saben representar. Me sumaron muchísimo.

Noticias: ¿Qué hacen ellas en concreto?
Antolín: La “China” va al local de Crámer (casa central y además donde vive Antolín) con sus hijas, Rufina y Magnolia. Para crear su colección, busca referencias y trae ideas concretas. Vero llega cuando termina su programa. También lo hace con su hija Antonia y con Copito, el perro que la acompaña siempre. Le encantan los bordados y muchas veces ella los diseña y pone manos a la obra.

Noticias: Vive en la misma casa, en Núñez, hace más de 20 años. ¿Allí comenzó con su primer taller?
Antolín: Sí. Mi casa tiene un sentido y una historia. Pude desarrollarme y crecer siendo mamá, teniendo la casa pegada al trabajo. ¡Dormía entre los rollos de tela porque no había espacio! Era el modo de criar un hijo y trabajar; era sostén de familia. Tuve a Matías a los 18 años (hoy tiene 31) y me divorcié a los 20. Empecé con pasión pero también con una gran necesidad. Y creo que esto te ordena mucho en la vida. Te impulsa para pasar los obstáculos con mucha más garra.

Noticias: Se quedó con un solo hijo pero con un segundo matrimonio.
Antolín: Sí, y muy feliz desde hace 15 años; estoy casada con Éber que es uruguayo. Se dedica a medios, tiene revistas… Mi hijo trabaja conmigo, se dedica a la parte mayorista y todo lo que es e-commerce on line.

Noticias: Volviendo a su casa. Se ve en ella un gusto marcado por la fusión decorativa.
Antolín: Sí. Hay mezclas de muebles y objetos mexicanos, de la India, de Marruecos. De cada viaje, donde busco la inspiración, me traigo cosas.

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Qué raro que no se le haya ocurrido salir con una línea de home?
Antolín: No estás errada. Se le ocurrió a la “China” y ya estamos haciendo muebles como ese biombo (señala uno con estampas muy originales que tiene en su escritorio). Los probadores de este local y los baños (estamos en el de Palermo, en la calle El Salvador, que es un amplísimo espacio por el que se cuela luz natural, con detalles de mármol rosado en las paredes y un primer piso para novias que balconea hacia la planta baja) tienen todas las paredes estampadas con mis diseños, están ploteadas. Queremos lanzar una pequeña línea de delicatesen para la casa. Hoy está todo muy relacionado; la moda se traslada a la gastronomía, a la decoración…

Noticias: Usted es autodidacta, al menos en sus comienzos.
Antolín: Sí, eso me gusta destacarlo. No había carrera de diseño, no existía en esa época. Hice cursos diferentes de dibujo, estampas, moldería. Empecé trabajando con modistas y tratando de superarme todo el tiempo. Últimamente estudié tecnología 3D, que es el futuro. Siempre me gustó la vanguardia. Y creo que la impresión 3D es lo que se viene. Porque es un modo constructivo de hacer ropa, no genera desperdicios. Entonces me metí muy fuerte en el tema.

Noticias: ¿Constructivo y sin desperdicio?
Antolín: Sí. Porque cuando realizás un vestido, agarrás una tela y lo que sobra, lo tirás. Tenés un desperdicio de un 20%. En cambio en la impresión no se desperdicia nada. Es una tecnología que va a reemplazar todo, hasta la construcción. Por ejemplo, hoy están imprimiendo prótesis en medicina. Para la indumentaria se está tardando un poco más, pero no falta tanto para que podamos imprimir un vestido.

Noticias: Estaría enrolándose en la sustentabilidad.
Antolín: Claro. Es más sustentable la construcción sin desechos, sin tirar nada. Consumís el 100% de lo que necesitás. En el futuro vas a imprimir un vestido, no te va a gustar, y lo volverás a imprimir pero diferente.

Noticias: Hay clientas suyas que siguen usando vestidos que le compraron hace diez o quince años. ¿Cómo lo explica?
Antolín: Es muy grato que eso ocurra. El estilo Antolín es atemporal. Saco prendas que yo misma tengo hace 20 años y son actuales. Pongo el foco en la calidad, en cuanto a confección y materiales, por eso una prenda de hace un par de décadas se puede volver a usar. ¡El lado negativo es que no vengan a comprar una nueva! (risas).

Noticias: ¿La influyen los diseñadores extranjeros? ¿A quiénes les pone el ojo?
Antolín: Me encanta Alexander Miceli de Gucci, Valentino, Dolce & Gabbana. Hay diseñadores que dicen que no miran nada. Pero yo digo, un médico tiene que mirar al mejor médico. ¿Cómo no voy a mirar a los mejores? Voy a tomar de los número uno el legado que dejan para todo el mundo; lo rehago, claro, con mi estilo y en mi país.

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Qué cualidades tiene que sostener un diseñador para mantenerse exitoso?
Antolín: Más allá de ser creativo, tener sensibilidad con la clienta, con el consumidor final. Es lo más importante. Perdurar en el tiempo es algo que se produce gracias al trabajo fino con el cliente, para que vuelva. Acá tengo el honor de tener mamás a las que les hice el vestido de casamiento y traen a las hijas para que les haga el vestido de quince. Es el público el que te da la posibilidad de que sigas con vigencia. Lo otro es ficticio. Que venga capital de afuera y haga una gran promoción de una marca… eso dura poco.

Noticias: La ropa buena es cara y la barata es mala. ¿Por qué no hay buen diseño a precio razonable?
Antolín: La gran contra es que tenemos gastos de infraestructura muy altos que hay que cargarles al vestido. La ropa importada que ves barata, viene de China, donde los que confeccionan no cobran sueldos como los de acá. Es a veces una competencia muy injusta.

Noticias: ¿Por qué el precio de sus vestidos es elevado?
Antolín: Mis vestidos tienen mucha elaboración, muchos detalles realizados con mano de obra calificada. Además no hago volumen, sino pocas piezas y algunas son únicas. Hay modelos exclusivos y tenemos un servicio de seguimiento de la clienta. No son caros, tienen el valor de su realización.

Noticias: Con recesión e inflación, con un dólar ascendente y liberado, ¿qué recursos implementa para mantener el negocio?
Antolín: Soy argentina, trabajo en la Argentina. Produzco todo con mano de obra argentina, cada piedrita que ves es nacional. No estoy atada al dólar. Ese es mi orgullo. Algunos insumos lamentablemente se me dolarizan. Pero pocos. Nosotros tenemos que amar a nuestro país y trabajar para él.

Noticias: ¿Qué le preocupa especialmente de nuestro país?
Antolín: La inseguridad. La he vivido varias veces. En los negocios, en casa. A consecuencia de eso, tenemos actualmente procedimientos de seguridad muy eficaces que nos protegen.

Noticias: ¿Cuál es su lugar en el mundo?
Antolín: Carmelo es mi refugio. Tengo casa allí porque conocí a mi marido en Uruguay. Y nos hicimos nuestra chacra en la naturaleza, con caballos hermosos. Voy todos los fines de semana con amigos o sola.

Noticias: ¿Su asignatura pendiente?
Antolín: Estoy cumpliendo asignaturas pendientes. Tal vez porque no tuve adolescencia, me doy gustos. Cumplí 50 años y retomé piano, una pasión que tenía de chica. En Carmelo también disfruto la música.

Sissi Ciosescu
@sissiciosescu
Fotos: Marcelo Escayola.