Economía / 19 de septiembre de 2018

En Wall Street temen que la guerra comercial y Brasil perjudiquen más a la Argentina

Un estratega argentino en el banco suizo UBS alerta sobre los riesgos externos, como la pelea EE. UU.-China y la elección brasileña.

Por

Desde Nueva York, Alejo Czerwonko, estratega de mercados emergentes del banco suizo UBS juzga “adecuadas” las medidas que está adoptando el gobierno de Mauricio Macri, pero advierte sobre riesgos: “Hay y son en gran medida externos: si Brasil elige a Fernando Haddad, el real se depreciará; si (Donald) Trump se pone mucho más agresivo respecto al comercio con China, complicaría el crecimiento chino. Cada vez más los inversores externos piensan más en las elecciones de 2019: no se descarta una victoria del PRO, pero se empiezan a conjeturar alternativas del PJ. La causa cuadernos y otras prácticamente representan la muerte política de Cristina (Kirchner)”. En Wall Street otros hablan del riesgo de que el Gobierno falle en aplicar el déficit cero.

El argentino Czerwonko también virtió otros análisis sobre su país:

  • “La Argentina pasó rápido y de forma radical de ser uno de los países favoritos para los inversores a ser considerado un destino de inversión bastante riesgoso. Hubo componentes domésticos y externos que influyeron en este cambio de suerte, pero la contribución del empeoramiento del ambiente externo fue muy significativa”;
  • “El mundo cambió de manera importante en 2018. La política monetaria global paso de ser una de abundancia de liquidez a una de remoción de liquidez por parte del banco central de Estados Unidos principalmente, y en cierta medida los de la Unión Europea y Japón. Además Trump se mostró más beligerante en cuanto a las relaciones comerciales con otros países, sobre todo con China, y eso impacta en Latinoamérica, que depende importantemente de la salud de esa relación bilateral.  En este contexto global, el dólar se fortaleció y los inversores internacionales pasaron a ser más cautos para con los mercados emergentes”;
  • “Los inversores empezaron a prestar más atención a indicadores macroeconómicos básicos como los balances fiscales y de cuenta corriente de los países. En este análisis, dos países llamaban la atención en cuento a su vulnerabilidad macroeconómica, la Argentina y Turquía. Los inversores decidieron salir de ahí primero”;
  • “Además hubo errores de política doméstica, como los anuncios de diciembre de política monetaria, un liderazgo económico diluido en muchas manos y problemas para transmitir los mensajes adecuados a las audiencias indicadas”;
  • “La Argentina, con los errores cometidos, ha tomado decisiones de política económica adecuadas en los últimos meses, como el acuerdo con el FMI, de magnitudes importantes, con términos no muy onerosos, como subir tasas de interés ante la tensión del mercado, para que la tasa de interés real sea positiva y atraiga inversiones al país”;
  • “Lo que se puede criticar es el gradualismo inicial del gobierno. Las circunstancias de este año forzaron a las autoridades a decirle adiós al gradualismo y dejar de vivir de prestado”
  • “No sin ciertos errores, las autoridades argentinas han hecho lo que tenían que hacer. Las decisiones de política son adecuadas. Las medidas deberían calmar el mercado cambiario y la tendencia del riesgo país. Dicho eso, dados los fundamentales de la economía Argentina, el peso debería mantener una tendencia a la depreciación versus el dólar en el tiempo”;
  • “El PJ tiene tiempo de reunificarse, elegir una figura y ser competitivo”;
  • “Si uno observa los desarrollos recientes en las democracias occidentales, la gente está descontenta con el status quo, y por ende está votando candidatos extremos como Trump, la coalición que gobierna Italia, Bolsonaro y el PT en Brasil, entre otros ejemplos. No descartemos que en la Argentina suceda algo similar, que candidatos no convencionales, con la ayuda de las redes sociales, escapen a los partidos tradicionales y puedan ser competitivos”;
  • “El mercado sobrerreacionó y sobrecastigó a los activos argentinos”;
  • “Si el Gobierno logra eliminar el desbalance macro, el de las cuentas fiscales en particular, el más alto ratio de deuda como porcentaje del PBI no será un problema. Dado el nuevo acuerdo con el FMI que se está renegociando, la probabilidad de default con Macri es baja o muy baja, pero las elecciones 2019 ya no son claras y los precios incorporan esa incertidumbre, el riesgo país mira más allá de 2020”.

En esta nota: , ,