Menú
Política / 20 de septiembre de 2018

Juliana Awada y Vanity Fair: del amor al odio en 15 notas

La revista española pasó de destacar su estilo “natural y audaz” a exponer las denuncias que enfrentó por explotación infantil. Y fue lapidaria con Mauricio Macri.

Por

De la sonrisa fresca y el glamour a la preocupación cambió la cara de Juliana Awada en poco más de un año. Por lo menos así lo reflejó la revista española Vanity Fair, que en los últimos días le dedicó un duro artículo al Presidente argentino y la primera dama, titulado “Cómo los Macri cayeron en desgracia”.

En el sitio web de la publicación, con la etiqueta que agrupa todas las notas sobre Awada, se puede ver el recorrido que sufrió su figura desde febrero de 2017 hasta la actualidad. La nota más antigua la muestra sonriente y abrazada a su esposo, mientras palpita un “duelo de elegancia” con Isabel Preysler, novia del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

Leer también: El uso político de Antonia Macri: Juliana Awada ¿es o se hace?

A la llamada “reina argentina”, Vanity Fair le dedicó un artículo donde la comparó con la Reina Máxima de Holanda y la Reina Letizia de España. El tono fue de glam total: “De origen sirio-libanés, la primera dama argentina posee un físico envidiable que ensalza con un estilo natural y sobrio. Es éste quizás su mayor distintivo: no hay nada en ella impostado. Por eso, está perfecta tanto en vaqueros, calzada con una t-bar de K Jaques Saint Tropez llevando a su hija Antonia al liceo, como subida en unos Rockstud de Valentino para recibir en Buenos Aires a la primera dama de Japón”.

También Macri recibió halagos de la revista, que lo calificó como “uno de los líderes más carismáticos de América”, “ambicioso”, “inteligente” y “coherente” estéticamente para elegir a sus parejas. Hasta que 15 notas después apareció como el presidente que “amenaza con llevar a Argentina a la quiebra”.

La última nota de Vanity Fair sobre la pareja presidencial ya no habla de cenas elegantes, “manuales para ser primera dama”, looks impecables, ni visitas a castillos. El pasado 11 de septiembre, Macri y Awada volvieron a la publicación con una foto gris.

Leer también: El día que los Barbier echaron a Juliana Awada de la casa en Punta del Este

“La primera dama, que se midió en elegancia con la mismísima reina Letizia en su visita a España en 2017, es propietaria de una marca de moda para niños que, en los últimos meses, se ha visto envuelta en diversas acusaciones de explotación infantil, algo que Awada achaca a estrategias políticas de desprestigio por parte de sus opositores”, dice ahora la revista top.

Leer también: Juliana Awada y el empoderamiento femenino

Vanity Fair recorre la crisis económica argentina, da cuenta de los cantitos populares contra Macri y marca un quiebre en la relación: “Los momentos de tranquilidad, de paz, de reflexiones nocturnas, de satisfactoria responsabilidad hace meses que quedaron atrás. Actualmente, no corren buenos tiempos para Mauricio”.