Política / 24 de septiembre de 2018

Fiscal Federico Delgado: “El plan es quebrarme, hacerme vivir mal”

Denuncia aprietes tras investigar a la familia Macri, a Angelici y al jefe de los espías, Arribas. “Me inventaron dos causas”.

Por

Foto: Juan Ferrari.

En la oficina del fiscal Federico Delgado hay expedientes ordenados y mapas de investigaciones pegados en la pared. Una ventana abierta a la ruidosa calle Comodoro Py, que está en obra, y dos escritorios: uno para él y otro para su secretaria. Detrás de la puerta cuelga un traje viejo y, por lo que él dice, sucio. No lo usa hace mucho tiempo. “¿Cuando tiene una audiencia no se lo pone?”, pregunta este periodista. “No. Voy así”, dice para mostrar su look de remera negra y jean. “En la Justicia eso molesta más que tocar intereses internos”, dice y ríe. Es una radiografía rápida de un fiscal rebelde, que asegura que no se acomoda al poder y genera urticaria. Investigó al kirchnerismo, a jueces de la Corte y al macrismo. Ahora fue denunciado por el jefe de los espías de la AFI, Gustavo Arribas, y se siente arrinconado. “Claramente es un apriete”, asegura.

Noticias: ¿Qué sucedió en esa causa que pasó de investigador a investigado?
Federico Delgado: Le tomamos declaración a Leonardo Meirelles, el brasileño que firmó un acuerdo con la Justicia de su país como arrepentido por el Lava Jato, por lo cual si miente va preso 30 años. Lo usó Brasil, Perú y otros países como plena prueba. El tipo indica que Arribas recibió transferencias de él, entonces Arribas hace una denuncia contra Meirelles por falso testimonio. Y me denuncian a mí por tomar mal la declaración: no es así. En primera instancia dicen que no había delito, pero Arribas apela y en la Cámara, Martín Irurzun coincide, pero los jueces que designó y trasladó el Gobierno, Mariano Llorens y Leopoldo Bruglia, dicen que hay que recrear la escena del crimen: una teleconferencia en la cual tomamos la declaración que encima está filmada. Es una excusa para mantener la causa abierta. Un apriete.

Noticias: ¿Usted siente eso?
Delgado: Absolutamente. Y se enlaza con otro expediente que es el de la Time Warp donde el juez Martínez de Giorgi me imputa un secreto de sumario que no estaba vigente. Son dos aprietes. Dos causas inventadas por dos jueces. En estos años nosotros investigamos a Mauricio Macri, a Franco Macri, a Gianfranco Macri, a Gustavo Arribas, a Daniel Angelici, a Marcos Peña y al Gobierno de la Ciudad. Siete expedientes. Los siete o se cerraron o nosotros fuimos expulsados. La respuesta a todo esto fueron estas dos causas que abarcan a la burocracia judicial. Está difícil investigar la corrupción en esta Argentina. Y eso que muchas son denuncias de Elisa Carrió.

Noticias: ¿Y por qué lo atacan a usted y no a Carrió?
Delgado: Bueno, ese es su rol. Es una diputada y hace la denuncia que corresponde. El dato paradójico es que la causas no progresan y que los que investigamos terminamos siendo investigados. El mensaje es tremendo. Son espantosas las condiciones en las que trabajamos: debilidad institucional, soledad, falta de medios y te aprietan con causas truchas.

Noticias: ¿El Poder Judicial se amolda al Ejecutivo?
Delgado: Es una verdad absoluta. El Estado es muy poroso, tiene muchos agujeros por donde se cuelan intereses particulares. Entre otros efectos la Justicia es tolerante con el poder de turno y es feroz cuando esas personas dejan el poder. Es lo que hay que corregir.

Noticias: ¿Cómo se corrige?
Delgado: Hay que tener mecanismos de rendición de cuentas. Un fiscal o un juez que trabaja mucho o poco, es lo mismo. No hay incentivos. Deberían medir la productividad, yo no vería mal que me pregunten cuántos casos tuve y cuántos investigué. Además, nosotros somos servidores públicos y algunas cosas hay que resignar: privacidad, glamour y dinero.

Noticias: El doctor Oyarbide no hubiese estado de acuerdo en resignar glamour.
Delgado: (Risas). Bueno. Oyarbide, más allá de su personaje llamativo, juró por la Constitución pero siempre fue leal al poder. A mí me parece que eso es lo preocupante. Él sobresalió por lo colorido, pero yo siempre lo trato como un concepto acomodaticio: el concepto Oyarbide.

Noticias: ¿Cuál es su opinión sobre la causa de los cuadernos de la corrupción?
Delgado: Es una gran oportunidad para reconciliarnos con la ley. Si esto es verdad, se comprueba lo que muchos sospechan: que hay una microsociedad que funciona en base al delito. Yo soy optimista, porque me parece que no tenemos más margen los argentinos. A nosotros nos pasó con la causa de los sobornos en el Senado y del Megacanje: hechos muy graves donde había confesiones, pero después no pasó nada.

Noticias: ¿En qué estado está la causa de Time Warp que mencionaba antes?
Delgado: Estoy imputado. Es una causa trucha donde no me dejan defenderme. No me indagaron, pero me estoy defendiendo como si fuera un pirata del asfalto. Yo hice mi trabajo y descubrí que hubo cinco muertos en una fiesta electrónica. La indagatoria está suspendida porque hice un montón de planteos. La causa es ilegal. Y el objetivo de Martínez de Giorgi es hacerme declarar para procesarme y echarme. Él es parte de un dispositivo para echarme: hasta falseó pruebas.

Noticias: Usted investigó al kirchnerismo y al macrismo: está en lo más profundo de la grieta.
Delgado: Nosotros hicimos el trabajo que había que hacer. Lo triste es que por hacer tu laburo tengas que soportar semejante nivel de violencia.

Noticias: ¿Cómo lo procesa en su vida privada?
Delgado: Es espantoso. ¿Cómo vivirías vos sabiendo que te persiguen jueces que pueden hacer cualquier cosa con tu vida? Es una pelea muy asimétrica. Cuando está la decisión de arruinarte la vida es muy difícil. Lo pagás con el cuerpo y con mucha soledad institucional. A mí lo que más me preocupa son los indiferentes: así triunfó el fascismo, la dictadura y López Rega. Por los que por comodidad miran para el costado.

Noticias: ¿Usted sigue moviéndose en bicicleta y sin custodia?
Delgado: Sí. Yo mi vida personal no la cambio. Pero sé que después de la violencia institucional viene la física. Esto es elemental, la violencia crece, es un espiral. Por suerte en la calle recibo afecto. Muchísimo. En los bares, en el subte, en los colectivos. Yo creo que el plan es quebrarme, hacerme vivir mal. No es fácil sobrellevarlo. Es feo sentir la impotencia porque un grupo de personas con mucha impunidad utilizan la ley para arruinar a otros.

Noticias: ¿Su familia cómo lo vive?
Delgado: Yo de mi familia no hablo. Prefiero reservarme eso porque, como dice Mario Pergolini, “hay mucho garca suelto”.