Menú
Noticias Uruguay / 17 de octubre de 2018

Nicolás Santo: los chinos, los negocios y el dulce de leche

Por

CONCIENCIA. Nicolás Santo cree que deberíamos entender que hay que dedicar más atención a China, principal socio comercial de Uruguay. //Foto: Agustina Cano

A los 16 años, cuando iba al liceo San Pablo, en el Prado, y todavía no le crecía la barba, Nicolás Santo tuvo claro que el futuro había llegado hacía rato… a China. Devoraba la sección de noticias internacionales y tuvo lo que llama “un momento eureka”: debía estudiar chino mandarín y prepararse para ir a buscar oportunidades allá donde estaban, en el gigante asiático de proporciones continentales. Y eso hizo: consiguió una profesora de mandarín, buscó estudiar en China y se mudó cuando ganó la primera beca. Estudió leyes y negocios en la prestigiosa universidad de Tsinghua, continuó sus estudios en Harvard hasta que volvió a China para liderar un equipo de chinos y extranjeros en la atracción de inversiones dentro del gobierno chino, en la próspera región de Foshan. Este joven consultor de negocios con China, factótum de que Zonamérica se instalara en Foshan, visitó Montevideo para presentar su libro “Un tango con el dragón. Un uruguayo en el gobierno chino y el ascenso de una potencia global desde adentro” (sello Aguilar, Penguin Random House). El libro es un ensayo sobre cómo su mudanza a China le cambió la vida, y sobre cómo las vicisitudes comerciales de la nación más populosa del orbe (gobernada por el Partido Comunista desde 1949) impactan e impactarán aún más en cada cosa que haga cualquier persona en cualquier parte del mundo. Porque el dragón, asegura, se despertó de la siesta y solo tiene planes expansionistas. Estados Unidos ya lo tiene claro, pero Uruguay todavía no calibra la dimensión del fenómeno y la conveniencia de estrechar aún más los lazos.

Noticias: Comenzás el libro diciendo: “no importa nuestra nacionalidad, profesión o lugar de residencia, China impactará profundamente en nuestras vidas”. ¿Por qué?

Nicolás Santo: Porque la magnitud del fenómeno chino es tal que alcanza muchas áreas de nuestras vidas, y todo el mundo hoy. Por ponerte un ejemplo, el 80% de los microondas del mundo se fabrican en Foshan, la ciudad en la que me tocó trabajar. Y porque creo que cuando se produce un fenómeno de este tipo en el mundo, de la magnitud de lo de China, no es un episodio más, como Japón, que se recuperó y llegaron los autos japoneses. No, en el mediano plazo China va a influir en todas las áreas de nuestra cultura, desde la comida que comemos hasta el aire que respiramos y las actividades económicas que desarrollamos.

Noticias: La República Popular China tiene dimensiones continentales, con unos 1.380 millones de personas y 56 grupos étnicos reconocidos por el gobierno, y es la segunda mayor economía a nivel mundial. Pero da la impresión de que hay una gran ignorancia sobre este país desde los ojos de Occidente…

Santo: A veces creo que los occidentales pecamos de egocéntricos, y te lo pongo con un ejemplo concreto que se lo escuché decir al profesor Kishore Mahbubani, que fue embajador de Singapur ante la ONU, y hasta hace poquito era decano de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew, el padre fundador de Singapur (exprimer ministro), y él ponía un ejemplo que a mí me encantó cuando lo escuché. Él preguntaba: ¿cuál fue el acontecimiento más importante del año 2001 para el futuro del siglo XXI? Te lo pregunto a vos: ¿cuál fue?

Noticias: La caída de las Torres Gemelas…

Santo: Eso es lo que cualquiera pensaría. Sin embargo, él dijo: “no, lo más importante pasó el 11 de diciembre de 2001, que fue el día en que China ingresó en la Organización Mundial de Comercio”. ¿Por qué? Porque cuando China ingresó en la OMC inmediatamente 800 millones de chinos, que eran la fuerza laboral china, se insertaron en la economía global, y eso le permitió a China desplegarse a una velocidad incomensurable. Para nosotros eso pasó desapercibido, pasaron los años y China seguía creciendo, y nosotros no le prestábamos atención tal vez porque no es un tema atractivo para los de tez blanca. Así llegamos al día de hoy, cuando tenemos empresas chinas como Tencent, que ya vale más que Facebook, y tenemos un universo paralelo en muchísimas industrias, en la que tenés empresas chinas gigantescas que para nosotros son perfectos desconocidos, pero que en muy poco tiempo estarán golpeando a nuestra puerta.

Noticias: ¿Cómo nace su enamoramiento con China?

Santo: Yo me la jugué toda. Me acuerdo que me llamó mucho la atención que el expresidente chino Hu Jintao estaba visitando Brasil en 2004 y dio un discurso en el Congreso y dijo que pretendía llegar al comercio bilateral a los 100 mil millones de dólares en 10 años. Fue un momento eureka cuando leí eso, y le dije a mis padres que quería estudiar chino mandarín. Mis padres me miraron y me dijeron: “¿mandarín?”, pero me apoyaron. Yo salía de las clases pensando que estaba perdiendo el tiempo…. Pero empecé a pensar en estudiar en China y ese primer contacto fue fundamental para perderle el miedo al idioma. Lo que me deslumbró fueron las oportunidades de China. Me pareció que lo que estaba pasando con China era una tendencia que solo iba a crecer e iba a definir el futuro de mi vida.

Noticias: Fue admitido en la Maestría en Derecho de la Escuela de Leyes de la Universidad de Tsinghua, conocida como el “MIT chino”, donde estudiaron los dos últimos presidentes chinos. ¿Cuán importantes fueron esos estudios allí para su futuro?

Santo: Fue fundamental, en red de contactos, pero también en acceder a tener la chapa de Tsinghua. Mucha gente habla de la masonería como influyente y su red de contactos, pero yo creo que el equivalente hoy por hoy son las redes de contactos de alumnos y exalumnos de las universidades de élite. Te lo muestro acá en WeChat (NdeR: toma su celular y busca una red social tipo WhatsApp): es el grupo de Harvard South China, es la app propiedad de Tencent, que tiene mil millones de usuarios. Es la red social que más usan los chinos. Además, en la universidad no sólo aprendí mucho de Derecho, sino que también conocí a mi mujer. Después, cuando fui a la entrevista para trabajar en el gobierno chino el que me dio la entrevista también era exalumno de Tsinghua, y eso sirvió para conectar.

Noticias: En el año 2013 accede al Buró de Comercio de Foshan, la región más próspera de China, con ocho millones de habitantes y un gran patrimonio cultural. Lo novedoso es que dentro del gobierno de Foshan lidera un equipo de chinos y extranjeros al frente de las políticas de promoción de inversiones. La iniciativa mereció muchas notas en la prensa…

Santo: Por un lado, el gobierno chino es visto como algo misterioso, súper exclusivo. Y tener extranjeros dentro del gobierno era toda una novedad. Por otro lado, entrar a trabajar en el gobierno chino, ser funcionario público es el sueño de todo chino.

Noticias: ¿En qué consistió la estrategia de promoción de inversiones que diseñó?

Santo: Uno de los ítems fue no enfocarse en lo que se enfocaba todo el mundo. Si vos querés atraer inversiones a China, pensás escribirle a Tesla. Pero tenés 300.000 personas golpeando la misma puerta. Nosotros dijimos: “vamos a golpear otras puertas de empresas más chicas”. Y después, de alguna manera acercar al mundo occidental a muchas de estas organizaciones gubernamentales chinas que por su propia estructura, sus propias restricciones, no pueden abrirse una cuenta de Facebook o lanzar una “newsletter” que sea atractiva para la audiencia occidental.

Noticias: Ahora bien, hay que decir que China es gobernada por el Partido Comunista desde 1949 al influjo de Mao Zedong. Pero la ideología comunista no parece meterse con los mandatos de la economía. Al funcionario chino promedio le preocupa más captar inversión extranjera para mejorar la economía del país que la lucha de clases, como vos mismo lo decís en el libro…

Santo: Políticamente todavía es un estado de filosofía comunista, porque es un Estado súper vertical, de partido único, a pesar de que el discurso oficial es que hay algún otro partido, dicen que es un sistema pluripartidario dirigido por el Partido Comunista Chino. Hace poco Xi Jinping hizo un evento para celebrar el cumpleaños de Marx y lo llamó “el pensador más importante del milenio”. Desde ese punto de vista, político, son comunistas. Pero desde el punto de vista económico, China es una economía socialista de mercado, que en la práctica se traduce en ciertos controles estatales en ciertas actividades. Pero en los hechos, estando en Estados Unidos y estando en China no veo diferencias en las ganas de promover el espíritu emprendedor.

Noticias: ¿Cuál fue su participación en el acercamiento entre el gobierno chino y el de Uruguay?

Santo: Trabajando en el gobierno de Foshan la primera inversión uruguaya en suelo chino fue la llegada de Zonamérica, y no está en Foshan por casualidad. Con Orlando (Dovat) nos conocimos en 2012, empezamos a hablar de acercar China a América Latina, fueron conversaciones de muchos años, y luego en 2015 me visitó en Foshan, vimos algunas locaciones, en 2016 hice el estudio de factibilidad, elegimos el lugar, y se instaló.

Noticias: ¿Qué puede llegar a pasar cuando el poder ascendente de China desafíe al poder establecido de Estados Unidos? Hay analistas políticos que vislumbran casi una Tercera Guerra Mundial, por la “trampa de Tucídides”…

Santo: Es una teoría del profesor Greyham Allison, quien analiza 16 casos donde se enfrentan “una fuerza imparable chocando contra una fuerza inamovible”, esa paradoja de la física. Y ve que de los 16 casos, 12 terminaron en guerra y solo cuatro se resolvieron pacíficamente. Todo esto de la guerra comercial no solo debe ser visto como una más de las locuras de (Donald) Trump, sino que es una manifestación del movimiento de las plantas tectónicas del orden mundial que el ascenso de China está produciendo.

Noticias: Por eso es tan importante que China y Estados Unidos se lleven bien, para el resto de la humanidad… Ya sostuvieron una guerra comercial, de hecho, hasta que firmaron la paz.

Santo: Totalmente, al resto de la humanidad nos importa que se lleven bien. El presidente Xi Jinping fue muy gráfico cuando dijo: “tenemos mil razones para tener una relación fructífera y ni una sola para romperla”. Esa guerra comercial continúa, pero como dijo un exembajador de Estados Unidos en China: “China y Estados Unidos están unidos en matrimonio y el divorcio no es una opción”.

Noticias: Cuatro de los diez bancos más importantes del mundo son chinos, y las principales marcas chinas están detrás de los clubes de fútbol, que hoy atraen a grandes estrellas con cifras escandalosas. ¿La globalización de las empresas chinas es una política de Estado, más que una moda o fenómeno aislado?

Santo: Empezó como una política de Estado. Hoy es un fenómeno en sí mismo, en el sentido de que muchos chinos que antes soñaban con ser número uno a nivel local, hoy tienen la chance de ser número uno a nivel global. A los chinos les gusta más hacer negocios que a los rioplatenses comer dulce de leche.

Noticias: Hay dos mitos que se repiten: que las empresas extranjeras van a China porque la mano de obra es barata y que los productos chinos que nos inundan son baratos y de mala calidad. ¿Cuánto hay de cierto en estas dos creencias?

Santo: Son estereotipos de años anteriores, pero ya no se condicen con la realidad. Hay un ejemplo muy bueno, que es lo que dice Tim Cook, CEO de Apple: “yo no sé a qué parte de China fueron, porque adonde voy yo, todo es caro”. Y ya no todo es barato y de mala calidad. Hay un esfuerzo muy grande por construir productos de buena calidad. Hay políticas de Estado que apuntan a eso como el Made in China 2025, que apunta a que China sea un poder tecnológico para ese año -ya lo es, de hecho- y que sus productos no tengan nada que envidiarle a los alemanes o de Estados Unidos.

Noticias: ¿Cuál es el camino que debe tomar Uruguay, y América Latina toda, en su relacionamiento con el gigante asiático de cara al futuro?

Santo: Es fundamental generar conciencia acerca de la importancia de China. El tiempo y los recursos que le dedicamos a aprender sobre China y desarrollar la inteligencia cultural que va a trabajar el tema con China no se condice con la importancia que China tiene para nuestro país. Es el principal socio comercial de Uruguay y si ves la gente que se dedica a estudiar el tema es muy poca en comparación con la importancia que el país tiene para nosotros. Hay que pensar en una estrategia de Uruguay para con China para los próximos 30 años.