Menú
On Demand / 30 de octubre de 2018

La marca de la pantera

Un señor se enamora de una exótica señorita y se casa con ella. La señorita en cuestión es bastante celosa y posesiva, y además lleva en las venas algo extraño y primitivo. Hay otra chica en cuestión dando vueltas. Con estos elementos, Jacques Tourneur toma el melodrama de los celos y lo transporta al cielo del cine de terror.

Por

***** Un señor se enamora de una exótica señorita y se casa con ella. La señorita en cuestión es bastante celosa y posesiva, y además lleva en las venas algo extraño y primitivo. Hay otra chica en cuestión dando vueltas. Con estos elementos, el gran Jacques Tourneur toma el melodrama de los celos y lo transporta al cielo del cine de terror. El monstruo casi no se ve, porque todo es sugestión, fuera de campo, uso del sonido y de la luz para crear la idea de algo terrible y arcaico que acecha en la oscuridad. La marca de la pantera es una obra maestra en síntesis narrativa, aprovechamiento máximo de recursos mínimos, uso del fuera de campo y confianza en el cine como el hogar donde vive aquello que decidimos (por fantástico, por extraordinario, por escapar a lo puramente material) expulsar de nuestra vida. Porque también es una historia sobre la fe, sobre cierto saber tradicional que sigue perturbándonos aún en nuestro universo de causas y efectos. El productor Val Lewton tenía poca plata pero mucha inteligencia, y Tourneur, muchísimo talento. De esas películas que, sí o sí, hay que ver.

(EE.UU., 1942) Terror. Dirección: Jacques Tourneur. Con Simone Simon. Qubit.TV.