Menú
Restaurantes / 30 de octubre de 2018

La pizza nuestra de cada día

Más ricas que en Italia. Las variedades de pizzas van desde una clásica Margherita hasta la excesiva Virginio con rúcula, brie, jamón crudo, peras y garrapiñadas de almendras.

Por

Foto: Gentileza La Particular de Virginio

La pasión porteña por la pizza se evidencia como nunca en el Muza5K, el maratón pizzero que desde hace siete años congrega a miles de personas. Se recorren más de 50 cuadras, con postas en pizzerías populares –media masa y “muzarela” chorreante–; pero el universo de la pizza es mucho más amplio, como bien cuentan los periodistas creadores de este calórico evento en su libro “Nuestra pizza. Una pasión redonda”.

Siempre hay lugar para una pizzería nueva, y más si a la pizza se suma otra pasión porteña, la pasta. Con esa premisa abrió sus puertas “La Particular de Virgilio”, una esquina donde todo sucede alrededor del horno –construido por Walter Cossalter, el experto más solicitado de la ciudad–.

El objetivo era darle una vuelta de rosca a la pizza. Aquí la masa se fermenta por 48 horas –cuanto más trabaja la levadura, más liviana es la masa– y se utiliza un blend de muzzarellas, 50% grasas y 50% lácticas, en un intento de equilibrar el gusto porteño con la tradición italiana. Las variedades van desde una clásica Margherita hasta la excesiva Virginio (con rúcula, brie, jamón crudo, peras y garrapiñadas de almendras); elaboradas con insumos, entre ellos la salsa de tomate y el jamón, importados de Italia.

Más ricas que en Italia. Las variedades van desde una clásica Margherita hasta la excesiva Virginio con rúcula, brie, jamón crudo, peras y garrapiñadas de almendras. Foto: Gentileza La Particular de Virginio

Las pastas secas también llegan de Italia, pero hay otras amasadas en casa, como los fussilli al fierrito (perfectos con ragú de osobuco), las pastas rellenas (ravioles y sorrentinos), y los ñoquis de papa. Las salsas son sabrosas y cuidadas, la cocción de la pasta es al dente, y el toque final “al forno”, les da un calor particular. También hay ensaladas y carnes con guarniciones, como la caponata, que también salen del horno. De postre, otra vez pizza, en polémica combinación de Nutella y frutos del bosque.

El nombre, un poco rebuscado, hace referencia al abuelo del dueño, Virginio Grego, creador de los cigarrillos Particulares, que empezó distribuyendo tabaco de forma particular. Un siglo atrás, el emprendedorismo era mucho menos riesgoso que hoy, pero hay que confiar en la pasión porteña por la pizza, que no se acaba nunca.

La Particular de Virginio. Juncal 2701 (esq. Agüero), Recoleta. 4823-4221. De lunes a jueves de 8.30 a 0.30. Viernes a domingo de 9 a 1. Reservas. Menú ejecutivo: $ 240. Precio promedio a la carta: $ 300.

Calificación

*** Cocina

*** Servicio

*** Ambiente