Menú
Personajes / 13 de noviembre de 2018

Ronnie Arias: “Soy una promesa, me falta dar un salto”

Reclama un lugar en la TV y acaba de publicar su primer libro, “Fama”. En pareja desde hace 25 años, dice que es capaz de reírse de todo.

Foto: Juan Ferrari

Vestido en Prada vintage, Ronnie Arias se entrega al juego de las fotos como si fuera lo último que fuera a hacer en este mundo: con un entusiasmo que desborda. Su departamento, un piso en Recoleta, está a medio armar tras la mudanza, pero lo imprescindible está: sus cuadros, sus discos, sus libros y un vestidor fascinante, repleto de tesoros conseguidos en mercados de segunda mano. Consolidado en la radio (conduce “Sarasa” desde 2010), su última aventura es el libro “Fama: cómo ser una estrella pop”, una especie de manual del “lifestyle contemporáneo criollo” que combina diseño, gastronomía, belleza, viajes, arte, sexo y un cóctel de ítems de su batería de intereses.

Noticias: De Villa del Parque a un barrio top. No se puede quejar, consiguió fama y una buena dirección.
Ronnie Arias: Igual todavía soy una promesa, me falta dar un salto.

Noticias: ¿Por qué cree que no le llegó el momento?
Arias: Porque la tele sólo apuesta a productos de cuatro panelistas y una silla. Probé y no sé opinar de cualquier cosa, entonces prefiero mantenerme en la radio, donde me siento seguro. No estoy desesperado por brillar, me gusta trabajar. Si el libro funciona, podría escribir el resto de mi vida.

(Lea también: Gonzalo Costa: “Estaba desesperada por ser famosa”)

Noticias: ¿Cuál es el programa en el que se sentiría cómodo?
Arias: Me gusta el periodístico, la entrevista. Tampoco hay un programa periodístico en la tele, el periodismo callejero no existe más, los noticieros son magazines. Vivimos un momento que pide un cambio.

Noticias: ¿Con presupuesto libre, qué haría?
Arias: Haría un buen periodístico con millennials, me gustaría saber cómo piensan, qué les pasa. La tele está desesperada porque pase algo. Lo terrible es que no haya pruebas porque nadie tiene plata, pero la gente ve Netflix, está ávida de contenidos.

Noticias: Contaba y se reía de que sólo fueron nueve personas a que le firmaran el libro.
Arias: Fue un baldazo de agua fría porque me esperaba, no sé… Tini Stoessel. Tengo 200.000 personas en Instagram, un millón en Twitter. Vendí en todos lados que iba a presentar el libro y vienen nueve personas, de las cuales dos eran mi mamá y mi hermana.

Noticias: ¿Es capaz de reírse de todo?
Arias: Me gustaría que todos fuéramos capaces de reírnos de todo. Es lo más saludable. Los argentinos todavía tenemos un palo en el orto con respecto a lo que podemos hacer. La gente estaba horrorizada porque el día que falleció mi viejo hice una fiesta. Vine a mi casa y armamos como una noche de Navidad: los cinco hijos, mi vieja, los maridos de cada uno y los sobrinos. Festejamos que el tipo había estado en nuestras vidas 50 años. La gente me pregunta: ¿siempre estás contento? No, tengo unos bajones infernales.

Foto: Juan Ferrari

Noticias: ¿A qué edad salió del closet?
Arias: A los 16. No sentía presión, pero tenía miedo de tener cara de puto tipo Pedrito Rico. Siempre me gustó ser varón, nunca tuve problema con mi sexualidad.

Noticias: ¿Con Ernestina Pais qué pasó?
Arias: Ernestina es una boluda. Conté algo que ni siquiera era agresivo: que ella no estaba bien y que no había sido generosa. Un año que fue la peor pesadilla de mi vida. No había clima para trabajar. Era estar en un velorio.

Noticias: ¿“Mañanas informales” no tendría que haber seguido?
Arias: O haber esperado. Dije que el problema era que había una viuda real y una viuda televisiva. Ella salió tipo feminazi diciendo “la versión oficial la doy yo”.

Noticias: Dijo que no sabía hacer el programa.
Arias: Por eso ella después va a Metro y choca la primera mañana con un punto de rating. ¿Entonces ella no sabe hacer radio? No choqué “Mañanas informales”.

Noticias: ¿Sintió presión de reemplazar a Jorge Guinzburg?
Arias: Ojalá hubiera sentido la presión de reemplazarlo, no pude hacer nada. No me dejaron. No le echo la culpa a nadie. El tema es que uno tiene que trabajar. Tuve cáncer, estuve un año casi mudo y fui todos los días a la radio.

Noticias: En el libro también habla de drogas.
Arias: Cuando Juan (Castro) estaba mal, le dije: “Las drogas son hasta los 30, después hay que crecer”. Sé que hay gente que no puede. Las drogas son parte de la experimentación de la juventud, negarlo es tapar la realidad. La Argentina mata a su juventud. Represión, Guerra de Malvinas, drogas, pobreza; a los que más les afecta es a los adolescentes. No le damos valor a la juventud.

Foto: Juan Ferrari

Noticias: ¿Al cuerpo le da mucha importancia?
Arias: Muchísima, es otra adicción. Tengo una tendencia a engordar. Cuando hice “Mañanas informales” estaba tan deprimido que tomaba fernet a las diez de la mañana. Cuando terminó la temporada, me había cargado quince kilos, era Doña Tota. Hago calistenia, peso con mi cuerpo, mucho entrenamiento duro, me gusta estar fit.

Noticias: ¿Cómo se lleva con el poliamor?
Arias: No tengo la más puta idea porque amo a una sola persona. No hablo de fidelidad, sino de amor. En todo caso es polisexo. No creo que se pueda amar a dos personas al mismo tiempo.

(Lea también: El fin de la monogamia: ¿qué es el poliamor?)

Noticias: ¿Hace mucho que está enamorado de la misma persona?
Arias: 25 años.

Noticias: ¿Cómo se conocieron?
Arias: Él estudiaba ingeniería, tenía pelo largo, barba. Yo vivía en San Telmo y sacaba a pasear a la perra. Un día él me dijo: “Vos sos Ronnie Arias”. Empezamos siendo amigos porque él nunca había tenido una experiencia gay. Le dije que primero tenía que vivir su vida. Y lo hizo. Creo que estamos unidos porque somos de dos universos completamente diferentes. Me escucha en la radio y me dice lo que estuvo bien y mal.

Noticias: ¿Siente que se hizo a sí mismo?
Arias: Fue un aprendizaje a golpes. Abandoné el colegio en tercer año. Después compré un título secundario para poder estudiar cine pero cuando cursé dirección de fotografía, que había que hacer cuentas, dije “Esto no es lo mío”. Por muchos años pensé que había cometido un error, pero mi editor Gonzalo Gil me dijo que no hubiera sido la persona que soy hoy. Él me dio la primera posibilidad de escribir. Firmaba como Iván Trampa en la revista Venus. Tampoco estudié periodismo, me hice en la calle.

Cecilia Boullosa
@chicaelectrica